El café y el té verde son sin duda las dos bebidas más utilizadas para despejar la mente y despertarnos. Son muchas las personas que todas las mañanas recurren a estos dos tipos de estimulantes para poder hacer frente a la jornada. ¿Te imaginas una mañana de esas que tienes que despertarte antes de que salga el sol sin ningún tipo de cafeína o tenía en tu cuerpo? No, ¿verdad?

Pues bien, si eres uno de esos asiduos a cualquiera de estas dos bebidas, queremos demostraste que el consumo de café no es tan recomendable como el del té. Increíble, ¿verdad? Pues así es. La teína y la cafeína funcionan de manera diferente en nuestro cuerpo, y, aunque la mayor parte de la población es asidua al café para despejarse, las propiedades del té verde son mucho mejores y su capacidad para despertarnos mayor.

¿Hemos sembrado la semilla de la duda en ti, amante del café? Pues si es así, prepárate para leer las 5 razones por las que has de reemplazar el café por el té verde. Estamos seguros de que después de terminar de leer este post, tendrás en una mano una taza cargada de riquísimo té. ¡Comencemos!

Por qué reemplazar el café por el té verde. Razón 1: la adicción a la cafeína

¿Nunca te has preguntado por qué la gente consume de manera tan ansiosa el café? Pues bien, una de las razones más claras es el alto contenido en cafeína. Por si no lo sabías, la cafeína es muy adictiva. Y, si esta le sumas el consumo de azúcar y leche, el cóctel explosivo ya está servido.

La mayor parte de las personas piensa erróneamente que el consumo de cafeína ayuda a aumentar la energía, pero esto no es así. La cafeína, además de provocar adicción, lo que ofrece es un aumento de la actividad cerebral ya que estimula la activación de las neuronas. Esto, sumado al consumo de azúcar, que sí que da energía, crea esa falsa teoría de que el café despeja y despierta.

5 Razones por las que has de remplazar el café por el té verde

Pero seamos realistas, ¿no has tomado alguna vez un café estando muy cansado y lo único que has logrado es ponerte nervioso, más alerta y seguir abatido? Pues esto es precisamente lo que puede provocarte la cafeína si no estás acostumbrado a ella. Lo normal es que te genere ansiedad, dolores de cabeza, insomnio y un alto grado de agitación, pero no te despierta. La cantidad máxima que has de consumir al día es de 500 mg, lo que equivale aproximadamente a 2 tazas y media de café con leche al día.

¿Y qué te ofrece a cambio el té verde en estos casos? El té verde (o cualquier otra variedad de té) también incluyen cafeína en su composición, pero en una cantidad mucho menor que el café. Para que te hagas una idea, si un café contiene unos 200 mg de cafeína, una taza de té tiene unos 40 mg. Esto te permite consumir más asiduamente esta bebida. Pero, además, tiene otra importante ventaja: el té contiene también L-teanina, aminoácido que es capaz de reducir muchos de los efectos negativos que tiene la cafeína.

Es decir, que si tomas té con azúcar generarás más energía, tus neuronas se activarán y evitarás el mal trago que produce en el cuerpo humano el consumo de cafeína sin el filtro de la L-teanina.

Por qué reemplazar el café por el té verde. Razón 2: mucho mejor para el estómago

Otro de los inconvenientes de tomar un exceso de cafeína a través del consumo de café, es llegar a padecer graves problemas estomacales. La acidez de la cafeína puede llegar a provocar malestares estomacales y dolores abdominales muy severos. Si le sumas a la propia acidez de la cafeína, la acidez de otros muchos compuestos del café, como son los taninos, los ácidos alifáticos o los clorogénicos, te da como resultado un nivel de ph para el café que se ubica alrededor de 5, frente al nivel de ph del té verde que se encuentra en el 7. Piensa que cuanto más bajo es el nivel de ph de los alimentos y bebidas que consumimos, mayor es su grado de acidez y peores son las consecuencias para nuestro estómago. En el caso del té verde, su nivel de ph lo convierte en una bebida alcalina, a diferencia de lo que sucede con el café. Y no hay que olvidar que las bebidas alcalinas son las más adecuadas para el estómago y el buen funcionamiento de la flora intestinal. No hay que olividar, que, además del alto grado de acidez, el café contiene otras sustancias que provocan irritación a nivel gastrointestinal.

5 Razones por las que has de remplazar el café por el té verde

Haznos caso y pásate al té verde. Tu estómago y tus intestinos te lo agradecerán.

Por qué reemplazar el café por el té verde. Razón 3: el consumo de té ayuda a reducir la hormona del estrés

Como lo lees. El té verde, el negro y el resto de variedades, como el blanco o el oolong, contienen una sustancias, los flavonoides, con unas propiedades excelentes para la salud. Según recientes estudios médicos, los flavonoides disminuyen los casos de enfermedades del corazón. De hecho, el consumo de té reduce el riesgo de padecer un infarto de miocardio y sirve como un fiel aliado para luchar contra las enfermedades cardiovasculares.

Además, otras de las características particulares del té y de los flavonoides, es que nos permiten reducir, y mucho, la producción de la hormona del estrés. Por este motivo el té, además de despejarte, te ayuda a combatir la ansiedad de manera natural.

5 Razones por las que has de remplazar el café por el té verde

Por qué reemplazar el café por el té verde. Razón 4: el consumo de té ayuda a adelgazar

Las propiedades adelgazantes del té verde son conocidas por todos. De hecho, esta bebida se utiliza de forma habitual como parte de múltiples dietas de adelgazamiento. Además, según estudios médicos, puedes llegar a perder el 4.6 % de tu peso en 3 meses si consumes 3 tazas diarias de té verde. Gracias a las propiedades termogénicas de esta bebida, el metabolismo se acelera, lo que nos ayuda a quemar grasas más fácilmente. No obstante, ten en cuenta que el té no es milagroso. Es necesario combinarlo con una buena alimentación y la práctica regular de ejercicio físico para que pueda hacer efecto.

Otro de los efectos positivos de la aceleración del metabolismo es que, al favorecer la quema de grasas, nos ayuda a reducir el colesterol en sangre. Si a esto le sumas sus propiedades diuréticas, la eliminación de líquidos y toxinas nocivas es muy elevada.

5 Razones por las que has de remplazar el café por el té verde

Por qué reemplazar el café por el té verde. Razón 5: el consumo de té ayuda a protegernos frente a ciertos tipos de cáncer

Hoy en día, en una sociedad enferma por el cáncer, el poder protegerse contra esta terrible enfermedad de manera natural es un hecho muy a tener en cuenta. Aunque los expertos no se ponen de acuerdo en este último punto, existen ciertos estudios de prestigiosos centros médicos que parecen demostrar que el consumo de té puede ayudarnos a proteger nuestro cuerpo del cáncer de colon, del cáncer de mama, de piel, de estómago, de esófago y del cáncer de pulmón.

Además, entre sus múltiples ventajas, el té verde también protege contra los radicales libres, los causantes del proceso de oxidación y de envejecimiento del organismo.

5 Razones por las que has de remplazar el café por el té verde

 

Está claro que las propiedades del té verde son muchas y muy variadas, y pueden resultar muy útiles para encontrarnos más sanos y despejados a lo largo del día. Además, el consumo regular de té nos ayuda a protegernos de la deshidratación, algo muy importante en las épocas de mayor calor y entre las personas mayores. Consumir té verde puede convertirse desde hoy y para siempre en una costumbre muy sana y saludable dentro de tu dieta. Y si eres de las personas a las que les cuesta mucho beber agua, agradecerás tener té verde para paliar este problema. Mézclalo con un poco de hierbabuena, como el té moruno y añádele una pizca de azúcar morena y tendrás una bebida energética y refrescante que podrás consumir a lo largo del día. Puedes prepararla por las mañanas, llenar botellas de litro y medio con ella y tomarla a ratos en la oficina. Además, si te apetece fresquita, sólo tienes que dejarla en la nevera para darle un toque refrescante y único. Añádele una rodajita de limón si te apetece un sabor más ácido e intenso. Te encantará el resultado. Para preparar este tipo de infusiones es mejor que compres té al peso en tiendas como tea shop. Calcula un par de cucharas de postre por cada 33 ml de agua. Es decir, que si vas a preparar un litro de té, necesitarás unas 6 cucharadas si te gusta que tenga un sabor intenso. Lo mejor para prepararlo es que pongas un litro de agua a hervir, y, una vez hecho, añadas el té. Deja que repose unos 3 o 4 minutos, no más, pues el té amarga rápidamente. Cuela el agua y déjalo en botellas para su consumo a lo largo del día.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.