¿Os acordáis cuando estábamos enfermos que tenías que guardar cama al menos una semana? Pues un medicamento que desde hace tiempo está haciendo furor entre los niños es el Dalsy. El dalsy, simplemente es ibuprofeno pero adaptado para los más pequeños. Sin embargo no está absento de comentarios así cómo de defensores y detractores pues baja la fiebre y los dolores de forma muy rápida. De esta forma, el niño no ha de guardar cama o lo ha de hacer de una forma mínima, por lo que se ha acabado el “incubar” y guardar cama.

Aunque se nos anuncia de forma inofensiva lo cierto es que se han de tener muchas cosas en cuenta antes de tomar el Dalsy pues a pesar de que en principio está adaptado al sistema inmunológico de los más peques de la casa, y que su consumo está aprobado para que lo tomen a partir de los tres meses, además de tener un rico sabor para que no sea rechazado, lo cierto es que cómo todo medicamento tiene sus efectos secundarios así cómo ciertas condiciones para tomarlo.

Entre estas condiciones está que el niño o niña no padezca ninguna enfermedad de riñón. También han de tenerse en cuenta el tema de las alergias hacia los fármacos antiinflamatorios, cómo la aspirina, problemas estomacales cómo úlceras, vómitos, así como diarreas. Otra cuestión a tener en cuenta es que no se tome conjuntamente con medicamentos anticoagulantes, sean del tipo que sean. Debido a que los mayores también pueden consumir el Dalsy, siempre se ha de considerar requerimientos especiales siempre que la persona esté o se sospeche que está embarazada, así cómo tomar con cuidado si la persona tiene más de 60 años. Obviamente todos estos hechos han de estar bajo vigilancia médica. Y al mismo tiempo, ser críticos con lo que el médico nos da así como informarnos a través de los diversos medios existentes, cómo vademecums, sobre el Dalsy.

Y es que aunque tan sólo sea ibuprofeno adaptado para los niños, hay problemas como la retención de líquidos, el consumo de Dalsy durante más de dos semanas consumido al mismo tiempo con antidepresivos, corticoides o diuréticos o problemas respiratorios, que influyen de forma negativa con el consumo de este medicamento, que parece inofensivo pero que, cómo todos los medicamentos no deja de tener sus efectos secundarios y contra indicaciones. Todo ello a tener en cuenta, sobre todo, si se sufren enfermedades graves o cualquier tipo de trastorno aparecido una vez se ha empezado el tratamiento con Dalsy.

Presentación: en principio el Dalsy se comercializa cómo jarabe. Ello no debe hacernos pensar que es algo inofensivo, cómo un jarabe contra la tos, sino que ha de abrirnos los ojos y ver que es sólo una presentación, que al estar destinada a los niños se presenta bajo estas características. Otra cuestión es que al no ser en tabletas es mucho más fácil su consumo y por lo tanto una sobredosificación del mismo.

Otra duda que aparece si nos hemos quedado sin Dalsy es si se puede cambiar por el ibuprofeno. Este hecho depende de a quién vaya destinado. Y es una consulta ideal para hacerla al médico de cabecera o pediatra antes de hacerlo. Por lo tanto se ha de tener en cuenta de preguntar en el mismo momento en que el pediatra nos recete Dalsy. Porque no es lo mismo un bebé de dos meses que un anciano de 60 o un niño o niña de 12 años. Por todo ello, mejor preguntar que encontrarnos solas ante este tipo de situaciones.

¿Que necesitas para calcular la dosis de Dalsy?

Simplemente para calcular las dosis necesitas conocer el peso exacto de tu hijo o de la persona que la va a tomar y un medidor para calcular los miligramos de Dalsy que se toman.

Instrucciones para calcular la dosis de Dalsy

  1. Calcular la dosis es una de las cuestiones más peliagudas. Existen calculadoras online, en webs de pediatría, como www.mipediatraonline.com, que nos dan las medidas exactas tiendo en cuenta factores como la edad y el peso del niño. Aunque nuestro pediatra nos ha de informar exactamente de cuales son las dosis exactas a tomar, hay unos ciertos patrones orientativos que vamos a exponer a continuación:
  2. De tres a seis meses: en principio se calcula como promedio que el bebé ha de pesar entre unos 5 y unos 7 kilos. Si no es así, por favor, consultar inmediatamente con el médico ante cualquier duda. Si el peso está entre los 5 y los 7 kilos se calcula aproximadamente que la dosis es de 2,5 miligramos. Esta dosis se ha de repetir durante tres veces cada día.
  3. De seis meses a un año de edad. Aquí se considera como medida estandard que el bebé pesará entre 7 y 9 kilos. Si este es el peso real, entonces la dosis a tomar sería de 2,5 miligramos pero aumentando una vez más. Es decir, entre tres y cuatro veces cada día.
  4. De un año a tres años. Considerado el peso entre los 10 y los 15 kilos, la dosis aumenta de 2,5 a 5 miligramos entre tres y cuatro veces cada día. Es importante ver la reacción del niño ante el aumento del doble de medicamento. Ante cualquier efecto que nos parezca “raro” o fuera de lo normal lo mejor es llevar al niño inmediatamente al pediatra.
  5. De cuatro a seis años. Aquí la dosis a tomar sería de 7,5 miligramos, unas tres o cuatro veces cada día. Como en las otras ocasiones el peso es fundamental: se considera que ha de estar entre los 16 y los 20 kilos. Una variación en el peso haría también variar la dosis de Dalsy.
  6. De siete a nueve años. 10 miligramos al día entre tres y cuatro veces por día. El peso standard es en este caso, considerado entre los 21 y los 29 kilos.
  7. De diez a doce años. Aquí el peso se considera que debería estar entre los 30 y los 40 kilos. La dosis a tomar estaría en los 15 miligramos tres veces o cuatro por día.
  8. En cuanto a los adultos la dosis es mucho más variable y se tendría que guiar uno por el consejo tanto del farmacéutico como del médico de cabecera. De todas formas, al ser ibuprofeno, el adulto puedo consumirlo perfectamente en tabletas que es la forma convencional de hacerlo.

Bebe

Consejos para calcular la dosis de Dalsy

Aunque obviamente es recomendable un consumo ininterrumpido para que el medicamento haga efecto, siempre hemos de tener en consideración y no obviar el efecto que produce tanto en nuestros hijos como en personas adultas que lo estén consumiendo.

También, cómo hemos comentado, su agradable sabor, concretamente a fresa, puede hacer que el niño o la niña, “abusen” de él. Por ello, recordad que es un medicamento y que siempre han de estar bajo vigilancia de un adulto. No dejar nunca al niño o niñas, sólos con estos medicamentos.

Un olvido nos puede acabar pasando factura y un susto que nos lleve a urgencias.

grumpy-967505-m

¿Te ha gustado?
12 usuarios han opinado y a un 83,33% le ha gustado.