¿No te ha pasado que te ha dado hipo en el momento menos oportuno? ¿Tienes que hacer una presentación o hablar ante un público y de repente te ha dado hipo y no sabes cómo hacer que pare?

Aunque el hipo tan sólo suele durar unos minutos, suele ser bastante molesto, y también puede alargarse más de lo deseado. Por no hablar del sonido tan chistoso que produce este acto. Por eso si deseas saber cómo curar el hipo presta atención a este artículo de doncomos.com donde te ayudaremos a librarte del hipo en poco tiempo.

Qué es el hipo

El hipo es el movimiento involuntario del diafragma (músculo que participa en la respiración) que de forma repentina se contrae mientras se está respirando normalmente. Este hecho obliga a los pulmones a que suelte el aire de forma brusca y entrecortada. Además produce un cierre en las cuerdas vocales, lo que tiene el efecto de que se produzca el característico sonido que todos diferenciamos como tener hipo.

Lo más frecuente es que hipo tan solo dure unos minutos, pero este hecho puede alargarse, no solo horas, sino también días o semanas, pero en este caso deberemos acudir al médico, pues será un síntoma de que algo más está ocurriendo en nuestro cuerpo y debemos acudir al médico para ser diagnosticados cuanto antes.

Tipos de hipo

La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia ha clasificado el hipo según la duración de este. Podemos encontrar tres tipos de hipo:

El hipo agudo es el hipo más frecuente y es conocido como el transitorio. Su duración suele ser inferior a 48 horas, siendo el de menor duración.

El hipo persistente es el que puede tener una duración de entre 48 horas y un mes.

El hipo intratable es el último y este es el que dura más de dos meses. En este caso se debería hacer más pruebas y saber qué está ocasionando que el hipo no desaparezca.

La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia también ha llegado al acuerdo de que no saben que función tiene el hipo en nuestro cuerpo, ya que no es un síntoma con funciones protectoras, como pueden ser la tos, el vómito, etc, y tampoco se ha revelado que desempeñe ningún tipo de función fisiológica.

Causas del hipo

La Sociedad Americana contra el Cáncer ha establecido que el hipo puede ser causado por la irritación del nervio que controla el diafragma. Esta irritación puede producirse por algunos motivos, como pueden ser: sentirse nervioso, comer demasiado rápido, comer demasiado, tener el estómago o la garganta irritados y sufrir algunas enfermedades que irritan estos nervios (como pueden ser la neumonía o la pleuresía).

Otros motivos por los que se pueden irritar estos nervios son por tomar alimentos o condimentos picantes, debido a sufrir algunos problemas en el esófago, sufrir alguna presión sobre el estómago, haber pasado una cirugía en la zona del abdomen, o haber sufrido un accidente cerebrovascular o tumor que esté afectando al cerebro.

Por otro lado, también se puede decir que descartado todo lo anterior y otras posibles causas y enfermedades, no se pueda establecer una causa clara para tener hipo.

Cómo quitar el hipo

La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia dicen que para el hipo agudo no hay un tratamiento establecido, y que por sí mismo desaparecerá. En cambio en el caso de los otros tipos habrá que hacer pruebas y diagnosticar y tratar otra enfermedad que pudiese estar causando el hipo.

Aunque no existe un tratamiento para el hipo, y muchos médicos señalan que no se ha probado la eficacia certera de los remedios caseros y trucos que se han utilizado durante muchos años, se podría probar con ellos como forma alternativa para curar el hipo.

Aquí te presentamos algunos trucos que puedes realizar para curar el hipo y que sí que funcionan a la perfección según todas aquellas personas defensoras de estos trucos y que también afirman ser las mejores formas de curar el hipo:

Prueba a estornudar o toser rápida y profundamente.

Siempre se ha dicho que no hay mejor remedio para el hipo que un buen susto, para ello debes coger a la persona con hipo desprevenido, pero debes tener cuidado puesto que no es recomendable dar fuertes sustos a personas mayores o con problemas cardíacos.

Puedes probar con golpes secos en la espalda mientras vuelves a respirar.

Flexiona las rodillas encima del tórax, la posición fetal puede ayudarte a aliviar el hipo.

Levanta la úvula con una cuchara fría durante unos minutos.

También podrías respirar usando una bolsa de papel. Recuerda inhalar por la nariz y expulsar por la boca.

Aguanta la respiración el máximo tiempo posible. Es lo que se conoce estar en apnea.

Fuente: http://salud.ccm.net/faq/19182-hipo-causas-y-tratamientos

Por otro lado puedes probar con la maniobra de Valsalva, la cual consiste en expulsar el aire con la glotis cerrada o con la boca y la nariz cerradas.

Prepara un vaso de agua y una pajita (sorbete) tápate los oídos con ayuda de tus dedos y tómate el agua realizando unos cuantos sorbos. Con este método se asegura que aunque no se sabe cómo funciona, la sensación es como si te estuvieses tragando el hipo. Aunque no se sabe por qué este método funciona bien y a la primera con niños y personas jóvenes, en cambio, los adultos deben probar este método varias veces para lograr el objetivo.

Otro método para curar el hipo usando el agua es preparando otra vez un vaso de agua y esta vez utilizar dos pajitas, una dentro del vaso, como es lo habitual y otra haciendo presión fuera del vaso, en un lateral. Introduce las pajitas en tu boca a la vez y tómate el agua como es habitual, en esta ocasión intenta dar los sorbos lo más grandes y prolongados que puedas. En esta ocasión no hace falta que te tapes los oídos.

El siguiente método te llevará un poco de pericia pero también funciona. Prepara dos sillas una en frente de la otra. También llena un vaso de agua y colócalo sobre una de las sillas. Siéntate en la otra silla y ahora deberás inclinarte y sin tocar de ningún modo el vaso, y sin inclinar ni sostener el vaso toma toda el agua que puedas de una sola vez. Puedes repetir este proceso unas cuantas veces, pero nunca toques el vaso con las manos, si es preciso usa tus manos para agarrarte a la silla.

Para este método es preciso que llenes un vaso de agua hasta la mitad. Túmbate en una cama o el sofá dejando colgar la cabeza hacia atrás. A continuación tómate uno o dos sorbos del agua sin moverte de esta postura, a continuación levántate. Si el hipo no ha pasado podrías volver a tomar un poco más de agua en la misma posición.

Podrías dar un impulso a las terminaciones nerviosas de tu boca con un bocado de azúcar. Prueba a tomarte una cucharada de azúcar, pero en vez de tomarla como de costumbre puedes ponerla en el fondo de la lengua, es ahí donde se detecta el sabor ácido, y por tanto el efecto del azúcar será mucho más intenso. Si esto no funciona después de dos o tres cucharadas no sigas tomando más azúcar pues es perjudicial para tu salud.

En el caso contrario podrías cortar una rodaja de limón, morderla y chupar todo el jugo de una vez. Si es demasiado para ti podrías añadir un poco de azúcar. No obstante, la intensión es que la reacción sea similar al susto que podría provocarte alguien. También puedes hacer este proceso añadiéndolo al limón unas pocas gotas de amargo de angostura.

Aunque no te guste este remedio también parece ser eficaz. Deberás tomarte media cucharadita del jugo de los pepinillos o de vinagre hasta que el hipo se cure entre 7 y 10 segundos cada vez.

Otro remedio muy dulce y que también funciona consiste en coger una cucharada grande de mantequilla de cacahuete. Coloca la cuchara llena en tu boca y déjala ahí durante 10 segundos. A continuación trágala de golpe sin masticarla ni nada. La saliva habrá actuado suavizando un poco la consistencia y hará que sea más fácil de tragar. Si no tienes mantequilla de cacahuete también puedes usar la mantequilla de almendras o incluso la nutella, lo importante es que tengan esa consistencia pegajosa.

En el caso contrario, en vez de optar por el azúcar también puedes probar con una cucharadita de sal. En este caso toma una cuchara de sal pequeña seguida de un vaso de agua. Debes hacerlo despacio y respirando y manteniéndote relajado.

Este método también es efectivo. Debes tomar aire profundamente, bebe un vaso de agua y después exhala. Únicamente puedes tomar agua, ya que otras bebidas no funcionarán del mismo modo. Este método es probable que no funcione siempre en el primer intento.

Puedes curar el hipo usando un método de respiración combinado. En este caso coge aire profundamente todo lo que puedas por la boca. Traga. Mantén el aire sin soltar nada. Si puedes volver a tomar aire hazlo, y vuelve a tragar. Repite el proceso tantas veces como seas capaz sin necesidad de soltar el aire y hasta que no te veas capaz de coger más aire ni de tragar. Una vez que llegues a este límite exhala todo el aire poco a poco. Después ya puedes volver a respirar como de costumbre.

Este método consiste en tragar con la boca abierta. En este caso mantén la boca abierta durante unos minutos. Seguro que sentirás la necesidad de tragar, por lo que hazlo pero dejando siempre tus labios separados y la boca lo más abierta posible. Además, puedes tragas saliva cada vez que sientas que el hipo va a volver, de este modo comenzarás a controlarlo. El hipo desaparecerá después de que hagas este método durante tres minutos. Siempre es preciso que no tengas nada haciendo presión ni en tu cuello ni en tu pecho, pues podría perjudicarte aún más.

Con el siguiente método de respiración vamos a taparnos los oídos con la ayuda de tus dedos. Comienza inhalando y exhalando como siempre pero despacio. Mientras estés exhalando expulsa todo el aire que puedas hasta que tu cuerpo necesite que inhales otra vez. Toma todo el aire que puedas y saca tu lengua a la vez que mantienes la respiración durante 40 segundos sin que se escape nada de aire. Después expulsa el aire poco a poco. Lo habitual es repetir este proceso tres veces para que funcione.

Recuerda que el hipo agudo no tiene realmente importancia, pero si dura más de tres días deberías acudir a tu médico para solicitar una revisión y un diagnóstico médico, puede que no te ocurra nada, y puede que sí, pero siempre es mejor prevenir que lamentar. Además puedes probar con estos consejos para curar el hipo, aunque su validez no esté científicamente probada, son trucos que han servido a muchas personas durante muchos años.

Este artículo también te puede ser de mucha utilidad y seguro que también lo encuentras interesante:

Cómo Quitar el Hipo

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.