En la actualidad cada vez son más las personas que caen en el vicio del tabaco, ya sea personas adolecente, joven o adulto. En los últimos años se ha incrementado la cantidad de adolescentes que comienzan a fumar, ya sea por formar parte de un grupo y no sentirse excluido o por rebeldía.

Tomar la decisión de dejar de fumar es indispensable para el comienzo de un tratamiento, no tenemos que dejar por pedido de nuestra mama, papa, pareja, familia, si no que por nuestra propia iniciativa ya que así trataremos de hacer las cosas al pie de la letra por que fue nuestra decisión y la queremos cumplir lo mejor posible para que el resultado final sea bueno. Los miembros de la familia, los amigos y los compañeros de trabajo pueden servirnos de apoyo, pero para tener éxito tenemos que tomar nosotros mismos conciencia.

La mayoría de las personas que han sido capaces de dejar de fumar exitosamente hicieron al menos un intento infructuoso en el pasado. Por esto, tratemos de no ver los intentos pasados por dejar de fumar como fracasos, sino más bien como experiencias de aprendizaje. Más de la mitad de los fumadores intentó dejarlo alguna vez, mientras que 4 de cada 10 dicen que lo harán en los próximos 6 meses. Dejar el cigarrillo es sumamente difícil, ya que la nicotina contiene un producto que hace adictivo y que cada vez necesitamos consumirlo más. Por eso mismo, para empezar nuestro tratamiento primero tenemos que fijar una fecha para comenzar y dejar por completo ese día, no sirve ir dejando de a poco, porque llega el fin de semana y fumamos todo lo que no consumimos en la semana, asique tiene que ser de un día para otro. Obviamente que si podemos ir dejando de fumar en cantidad hasta el día que nos propusimos en dejar por completo el cigarrillo sería mejor.

Instrucciones para dejar de fumar

  1. Primero y principal, fijar la fecha para empezar nuestro tratamiento, esto sirve para ir mentalizándonos.
  2. Debemos deshacernos de todos las cajas de cigarrillos justo antes de la fecha en la que vamos a dejar de fumar.
  3. Luego debemos hacer una lista de las principales razones por las cuales queremos dejar el cigarrillo, pensemos en los beneficios a corto y largo plazo.
  4. Después tenemos que identificar los momentos del día en que tenemos el mayor deseo o probabilidad de encender un cigarrillo como cuando vamos conduciendo, mientras vemos televisión, mientras jugamos a un juego de cartas con amigos, cuando salimos a bailar o a algún bar nocturno, cuando tomamos alcohol, durante un descanso en el trabajo, después de que tengamos relaciones sexuales, cuando estamos estresados, cuando tomamos café, etc. Con esto tendremos que ver algo que reemplace el cigarrillo en esas circunstancias.fumar_1
  5. Cambiemos el estilo de vida, es decir cambiemos los horarios y hábitos diarios. Comamos a horas diferentes o consumamos varias comidas pequeñas en lugar de tres grandes. Sentémonos en una silla diferente o incluso en un cuarto diferente.
  6. Para que podamos ser constantes con este proceso, debemos establecer metas para dejar de fumar y mientras las vamos cumpliendo nos recompensamos por nuestro logro. Como el simple ejemplo de guardar en un frasco la plata que nos gastamos diaria en cajas de cigarrillos, a fin de mes tendremos juntado el dinero suficiente como para darnos el gusto de comprarnos algo que nos guste y nos de confianza para seguir.
  7. En un momento del proceso de dejar de fumar, si se nos hace muy difícil abstenernos a volver a probar un cigarrillo es conveniente Averiguar sobre parches, goma de mascar y aerosoles de nicotina, esto nos ayudara a seguir adelante con un mejor control. cigarros
  8. Debemos conocer los síntomas que se deben esperar cuando dejamos de consumir tabaco. Los síntomas comunes abarcan:
  • Un intenso deseo de nicotina.
  • Ansiedad, tensión, inquietud, frustración o impaciencia.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Somnolencia o problemas para dormir.
  • Dolores de cabeza.
  • Incremento del apetito y aumento de peso.
  • Irritabilidad o depresión.

¿Que necesitas para dejar de fumar?

  • Primero que nada, tener el deseo de dejar de fumar
  • Fijar una fecha específica del comienzo del tratamiento
  • Cambiar la rutina
  • Apoyo incondicional de nuestros familiares, pareja, amigos y compañeros de trabajo.
  • No buscar excusas
  • Pensar positivamente
  • Hacer mucho ejercicio
  • Beber líquido

Consejos para dejar de fumar

  • El ejercicio nos ayuda a relajarnos, incluso una breve caminata nos ayudará o ir al gimnasio también.
  • Preguntémosle nuestro medico de confianza sobre medicamentos que nos pueden ayudar a dejar la nicotina y el tabaco y evitar que tengamos una recaída.
  •  Cuando nos den ganas de fumar llamemos a alguien a quien le comentamos que planeamos dejar de fumar y a quien podremos recurrir para recibir motivación y apoyo a lo largo del proceso.
  • En momentos de mucho estrés, recordemos que cada día sin fumar implica que tu cuerpo está más saludable.
  • El dinero que usábamos para comprar cigarrillos lo guardamos y luego nos compramos algo que realmente nos guste, para sentirnos satisfechos y contentos con lo que vamos logrando lentamente.
  • En lugar de fumar, comamos una fruta o algo que nos guste
  • Evitemos el exceso de té y café: tomemos infusiones descafeinadas o jugos de frutas.
  • Consumamos las comidas regulares y no comamos demasiadas golosinas ni alimentos dulces.
  • Nos conviene elegir aquellos lugares donde sea imposible fumar: cines, teatros, etc.
  • Después de las comidas, es mejor levantarnos de la mesa y buscar alguna actividad, como lavar los platos, ya que después de comer, es el momento donde más nos apetece fumar un cigarrillo.
  • Debemos pedirles a nuestros amigos que no fumen cerca de nosotros. Si no estaríamos en constante tentación.
  • En el trabajo debemos  modificar la rutina de las pausas y salgamos a tomar aire.
  • Debemos iniciar nuevas actividades de tiempo libre que mantengan ocupada nuestras manos y nuestra mente.
  • Recordemos que la mayoría de los fumadores tienen una recaída por la tarde o por la noche, por lo tanto tenemos que estar atentos.
  • Ante todo, no nos desanimemos en caso de no ser capaz de dejar de fumar la primera vez. La adicción a la nicotina es un hábito difícil de romper. Intentemos algo diferente la próxima vez. Desarrollemos nuevas estrategias y lo intentamos de nuevo. Muchas personas lo intentan varias veces hasta que finalmente dejan el hábito.

 

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 0,00% le ha gustado.