Desde siempre hemos escuchado que hay que beber unos dos litros de agua al día o lo que viene siendo 6 u 8 vasos de agua. Esta medida también depende de la complexión de la persona, y de los alimentos que ingiera y es que algunos alimentos como la fruta o batidos, ya tienen en su composición agua y contarían dentro de esos dos litros diarios que los expertos recomiendan.

El agua tiene muchos efectos positivos en el cuerpo desde limpiar las impurezas, hasta permitir perder peso, solamente hay que saber sus cualidades para poder aprovecharlas de la mejor manera posible.

Nuestro organismo está compuesto por un 75% de agua, lo que significa que su consumo es de vital importancia para nosotros. Tenemos que intentar que ese porcentaje se mantenga más o menos estable, de ahí la importancia de beber agua. En un momento de deshidratación producido por un calor excesivo o por una actividad física elevada, nuestro porcentaje de agua corporal se reduce y si no ingerimos la cantidad perdida, nuestro cuerpo empezará a darnos señales negativas de ello.

Lo ideal es no beber el agua ni demasiado fría ni demasiado caliente. De hecho, cuando hace mucho calor y bebemos agua muy fría, esto hace que tengamos aún más sed. Es porque nuestro cuerpo tiene una temperatura muy alta, justo lo contrario que el agua y esto hace que no nos terminemos de saciar. Del mismo modo que si hemos sudado mucho o tenemos mucho calor y nos damos una ducha de agua más bien fría, el resultado será peor del esperado porque el cuerpo no es capaz de regular tales extremos de temperatura. Del mismo modo que beber poca agua es malo, beber mucha también, aunque es muy difícil superar los tres litros de ingesta diaria.

Los beneficios del agua son tales que se dice que una persona puede estar sin comer 40 días y sobrevivir, pero no puede estarlo sin beber agua más de 10 días, contando con que no se haga ejercicio físico ni ninguna actividad con mucho movimiento, sino la cantidad se reduciría a 4 días.

Instrucciones

  1. Elimina toxinas. El agua es depurativa ya que gracias a ella vamos al baño con mayor facilidad, por lo que elimina los residuos de nuestro cuerpo. Por eso mientras comemos es importante beber agua, porque ayuda a realizar la digestión y que las comidas pesadas no nos produzcan una digestión muy larga.
  2. Hidrata. Cada vez que bebemos agua estamos hidratando nuestro cuerpo y esto tiene consecuencias positivas para nuestra piel, ya que nos aporta mayor brillo y luminosidad, además de notarse un mejor aspecto. Además, ayuda a eliminar la celulitis y las varices porque favorece la buena circulación sanguínea.
  3. Regula el apetito. Dicen que beber un vaso de agua antes de cada comida ayuda a reducir el apetito, por lo que directamente te ayuda a perder peso. Del mismo modo que dicen que tomarte de postre una fruta antes de comer hace que ingieras menos comida, que también hace que pierdas peso. Además, como el agua elimina toxinas, te ayuda a perder peso. Muchas veces crees que tienes hambre pero lo que ocurre es que tienes gula, si bebes agua cuando eso ocurre se te quitarán las ganas de comer porque te hincharás de líquido, y eso siempre hará que acabes perdiendo peso.
  4. Evita el estreñimiento. Como limpia el organismo, todas las sustancias acaban siendo eliminadas por tu cuerpo, por lo que reduce el estreñimiento.
  5. Previene infecciones. El agua, como ya hemos dicho, limpia y desintoxica, por lo que si tienes alguna infección de orina por ejemplo, hará que se te cure con mayor rapidez.
  6. Más energía. El agua lucha contra la deshidratación. Cuando es verano, estás al sol y no tienes nada líquido que llevarte a la boca, tu cuerpo está más cansado y sin ganas, sin embargo si te bebes un vaso de agua fresquita, tu organismo lo notará al instante y esa sensación de desgana desaparecerá.
  7. Ataques al corazón. Si bebes agua regularmente estás ayudando a tu corazón y a reducir su probabilidad de sufrir un ataque.
  8. Dolores de cabeza. Cuando te duele la cabeza muchas veces es por problemas de hidratación. Un claro ejemplo es cuando te levantas la mañana siguiente de haber ido de fiesta, tu cuerpo está deshidratado y ello hace que te duela la cabeza, entre otras cosas. Por eso dicen que si bebes un par de vasos de agua antes de acostarte después de una noche de fiesta, te levantarás sin resaca y sin dolor de cabeza.
  9. Más ejercicio. Si no bebes agua tendrás menos fuerza para realizar ejercicio, por eso es importante que bebas antes, durante y después del ejercicio. Antes para preparar tu cuerpo ante la pérdida de líquido, durante por la deshidratación al sudar, y después para recuperar y llevar a tu cuerpo al estado original.Cuáles son los beneficios de beber agua
  10. Reduce el riesgo de cáncer. Los expertos han realizado experimentos y llegado a la conclusión de que beber agua ayuda a reducir el riesgo de cáncer de vejiga y de colón, a causa de que ayuda a eliminar toxicas y al mejor funcionamiento del organismo.
  11. Ligamentos. Como el agua ayuda a lubricar las articulaciones y a darles mayor movilidad, esto hace que se reduzca el riesgo de rotura en los ligamentos y los músculos. Algo muy positivo en los deportistas, que son más propensos a sufrir estos riesgos.
  12. Bacterias. En la boca tenemos muchas bacterias y al beber agua hacemos que la boca se limpie y esas bacterias desaparezcan. En caso de que no ingirieras mucha agua es probable que acabes teniendo gingivitis, que es la inflamación de las encías.
  13. Órganos. Al beber agua los órganos como el corazón, los riñones o el hígado realizan mejor sus funciones y hacen que los problemas que se desarrollan en ellos, desaparezcan o por lo menos se reduzcan.
  14. Envejecimiento. Quien bebe agua suele tener una mejor piel, como hemos mencionado antes, y regula la acidez de su cuerpo, tanto la que proviene de las comidas, como del propio organismo, por lo que su apariencia será más joven.
  15. Problemas respiratorios. Consumir agua ayuda a que se reduzcan los problemas de mucosas. Cuando una persona está constipada y bebe agua, el moco que se almacena en los pulmones se limpia y hace que el constipado pase más rápido.
  16. Retención de líquidos. Muchas personas se sienten hinchadas a causa de la retención de líquidos, beber agua les ayuda a ir al baño y expulsar los líquidos, por lo que la sensación de hinchazón se va a reducir poco a poco.

Consejos

  • Cuando te levantes bebe un vaso de agua. Así ayudas a tu cuerpo tras la deshidratación nocturna, ya que durante las 7 u 8 horas que has dormido no has ingerido una sola gota. Además, el beber uno o dos vasos de agua nada más levantarte ayuda a tu organismo a despertarse y a desintoxicar para lo que queda de día.
  • Cuando te acuestes llévate un vaso de agua o una botella y déjatela cerca de la cama. A veces nos despertamos por la noche porque nuestro organismo está deshidratado y debemos tener agua cerca para suplir esa falta.
  • No te centres en beber únicamente agua. Los batidos, la leche o la sopa también son líquidos que cuentan dentro de esos dos litros de agua que hay que beber al día.
  • Si acabas de hacer ejercicio y estás muy sediento, bebe con mesura. Tu cuerpo está deshidratado y si de pronto le metes una gran ingesta de agua sin parar, puede acabar sentándote mal.
  • Si estás cansado de beber agua, lo que puedes hacer es exprimir un limón y hacer agua con limón. De este modo seguirás bebiendo agua, pero con un sabor diferente. En caso de que no te guste el limón puedes hacerlo con una naranja o con lo que más te guste.
  • No esperes a tener sed para beber agua. En el momento que tenemos la sensación de sed es porque nuestro organismo está deshidratado y eso no debe pasar. Tenemos que beber antes de que el cuerpo nos de la señal de que lo necesita y, sobre todo, si ya nos ha dado la señal, ingerir el líquido.
  • La cantidad de agua que hay que ingerir depende de la persona. No es lo mismo para un niño que para un adulto, por eso existe una fórmula para que te hagas una idea de cuántos vasos de agua deberías beber al día: deberías beber 35 ml de agua por cada kilo que pesas, por lo que si tu peso es de 54 kilos tendrías que multiplicar ese peso por 35, y el resultado que en este caso sería 1890 indica que tienes que beber casi 1900ml, es decir, casi 2 litros de agua. Si cada litro contiene cuatro vasos (de 250ml cada uno), quiere decir que al día deberías beber casi 8 vasos de agua. Eso sí, en caso de que hagas deporte o el día sea muy caluroso, es probable que la cantidad de agua que ingieras sea mayor, porque tienes más riesgos de sufrir deshidratación.

Que Necesitas

  • Agua

Video

Si te gustan nuestros vídeos síguenos
¿Te ha gustado?
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.