Contenido del Artículo

La naranja es una fruta cítrica conocida por su alto contenido en vitamina C, que ayuda al crecimiento y a superar con mayor rapidez los catarros y gripes. Es un alimento básico en la alimentación por ello y tanto en fruta como en zumo aporta muchos nutrientes. A pesar de que su aporte de vitamina C es su propiedad más conocida, no es la única, ya que las naranjas contienen vitaminas A, B y G y minerales como el calcio, el potasio, el magnesio y el fósforo.

Los antioxidantes que contiene favorecen la cicatrización cuando se tiene alguna herida y es beneficiosa para las enfermedades del corazón, cardiovasculares y prevención del cáncer.

La mejor forma de tomar la naranja es al natural, ya que si se compran bricks de zumos, éstos habrán perdido prácticamente todas las propiedades naturales y de poco servirá tomarlos. Si optas por hacerte un zumo que sea recién exprimido. Aunque también puedes innovar un poco y hacerte un batido o un helado de naranja, sobre todo cuando está entrando el verano y al cuerpo le apetecen cosas fresquitas.

Algunas de las propiedades de la naranja son:

  1. Vitamina C. Si consumimos cada día una naranja, estaremos aportando al organismo la cantidad de vitamina C que el organismo requiere. Al día un adulto debería ingerir 90mg de vitamina C y una naranja de un tamaño medio le aporta el 66% de la cantidad recomendada, por lo que si cada día te tomas dos naranjas estarás cubriendo las necesidades básicas de tu organismo de vitamina C.
  2. Hidratos de carbono. No es su propiedad más conocida, pero su alto contenido en fructuosa, que es un azúcar de fácil asimilación para el cuerpo, mejora la tolerancia a la glucosa.
  3. Minerales. La naranja es buena para el sistema nervioso debido a su concentración de calcio, fósforo, potasio y magnesio.
  4. Fibra. Ésta se encuentra en la corteza blanca de la naranja, por eso es recomendable no apartarla cuando nos la vamos a comer. Gracias a la fibra el sistema intestinal funciona mejor y ayuda a prevenir los problemas intestinales como el estreñimiento o las hemorroides.
  5. Ácido cítrico. Éste facilita las digestiones, es depurativo, analgésico y elimina el dolor de estómago entre otros beneficios.Cuáles son las propiedades de la naranja
  6. Colesterol. En el organismo hay dos tipos de colesteroles, el bueno y el malo. El malo es el responsable de la obstrucción de las arterias y de múltiples problemas vasculares, sin embargo el colesterol bueno es necesario para el organismo y la naranja lo aporta.
  7. Enfermedades degenerativas. Los antioxidantes que contiene la naranja hacen que el envejecimiento se retrase, por lo que las enfermedades que surgen del envejecimiento precoz se retrasan.
  8. Evita resfriados. Por este motivo se aconseja consumir naranjas en otoño e invierno, ya que los resfriados son más habituales y disminuyen su aparición.
  9. Sexo. Las naranjas aumentan la libido, lo que hace que las relaciones sexuales funcionen mejor. Consumir una naranja al día te ayudará en tu vida íntima.
  10. Circulación. La naranja contiene vitaminas del grupo B que ayudan a fortalecer los vasos sanguíneos y por lo tanto a mejorar la circulación.
  11. Rejuvenecer. La vitamina revitaliza las células del organismo y hace que el cuerpo se ponga en funcionamiento, lo que hace que el envejecimiento de las células sea más tardío.
  12. Cáncer. Reduce el riesgo de esta enfermedad debido al contenido en hesperidina, una sustancia que protege los capilares. Si se consume una naranja al día, el riesgo de padecer cáncer de mama y de colon se reduce.
  13. Colesterol. Los nutrientes de la naranja penetran en las paredes del intestino y ayudan a acabar con el colesterol malo.
  14. Circulación. Las naranjas hacen que la sangre fluya con mayor rapidez, lo que mejora la circulación acabando con los problemas de obstrucción.
  15. Huesos. El calcio que contiene la naranja ayuda a la formación de los huesos, así como al retraso del envejecimiento de los mismos.
  16. Peso. La naranja ayuda a adelgazar a causa del potasio, agua y poco sodio que contiene. Además es diurética, lo que hace que la retención de líquidos sea menor y la pérdida de peso sea más rápida.
  17. Embarazo. Las naranjas tienen ácido fólico, una sustancia que protege al bebé de contraer la enfermedad de la espina bífida y anemias, por lo que es muy beneficiosa para las mujeres embarazadas.
  18. Mal estar. Sus propiedades alivian la fiebre, los problemas de hígado y los de estómago.
  19. Piel. Al tener antioxidantes y depurar el cuerpo, la naranja hace que la piel brille mucho más. Retrasa el envejecimiento de la piel y la aparición de arrugas. Para aprovechar mejor sus propiedades puedes hacerte una mascarilla casera de naranja. Lo que debes hacer es exprimir el zumo de las naranjas y coger una gasa que tendrás que humedecer con el jugo. Espárcetelo por la cara, escurriendo bien la gasa, y espera unos 5 minutos antes de enjuagarte. Lo mismo puedes hacer con el pelo, ya que aporta mucho brillo. En la cara te ayudará con el acné y en el pelo reducirá la grasa.
  20. Vista. Además de vitamina C, la naranja tiene provitamina A que es lo que le aporta su color y este componente mejora la visión de las personas. Por este motivo es muy saludable que las personas mayores consuman habitualmente naranjas, ellos son más proclives a problemas oculares como cataratas y pérdida de visión y las naranjas que ayudarán a que estas enfermedades aparezcan más tarde.
  21. Ejercicio. La naranja aporta mucha energía, por lo que es bueno que las personas que realizan actividad física beban un zumo de naranja recién exprimido antes de comenzar la actividad deportiva.

Consejos

  • Si no te gusta la pulpa que queda después de haber exprimido las naranjas, lo que puedes hacer es pasar el zumo por un colador y así no notarás la textura.
  • La mejor forma es comerte las naranjas naturales, ya que si decides hacer un zumo tendrás que exprimir bastantes manzanas para que tengas un vaso. Sin embargo si consumes una naranja entera, te llenarás antes y no tendrás que usar varias.
  • Lleva siempre encima una naranja. No abulta mucho y puedes recurrir a ella cuando te entre hambre, además de tener muchos beneficios no tiene casi calorías.
  • Si no te gusta mucho la naranja lo que puedes hacer es prepararte un sorbete. Mezcla jugo de naranja con leche, mueve bien la mezcla y mételo al congelador durante una hora para que enfríe pero sin que se forme un bloque de hielo. Cuando lo saques, con una cuchara machaca el hielo, que no debería estar en bloque. Así tendrás un rico helado/sorbete de naranja.
  • Si eres propenso a resfriarte en invierno lo mejor que puedes hacer es desayunar o merendar todos los días una naranja. Notarás como tus defensas aumentan y serás menos proclive a constiparte.
  • Si te preparas una mascarilla, ya sea para el pelo o para la piel, no tardes mucho tiempo en aplicártela desde que la has preparado, ya que las propiedades las aprovecharás mejor cuanto menos tiempo esté la naranja en reposo.
  • Si has estado malo durante un tiempo, lo que puedes hacer es consumir varias naranjas al día para recuperar esa energía y esos nutrientes que has perdido bajo tu constipado.
  • Si estás embarazada no te olvides de tomar abundantes naranjas ya que además de tener buenos beneficios para la madre, el feto estará protegido de muchas enfermedades.

Que Necesitas

  • Naranjas
  • Colador

Video

Si te gustan nuestros vídeos síguenos
¿Te ha gustado?
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.