Un medicamento antihistamínico es todo medicamento capaz de curar cualquier tipo de alergia, siendo un medicamento muy popular y muy usado en todo el mundo.

Estos medicamentos surgieron para contrarrestar la acción de la histamina,es decir, para bloquear esa sustancia que es capaz de aumentar los síntomas de una alergia.

Una alergia no es más que una reacción del cuerpo como mecanismo de defensa ante un cuerpo extraño. Las alergias se producen cuando nuestro cuerpo por la razón que sea detecta alguna sustancia como la lactosa, el polen o los ácaros como extraña, formando la histamina para cotrarrestar su aparición y tratar de expulsarla en la mayor brevedad posible.

Lo malo de la histamina es que muchas veces pueden producirnos mucho malestar, ya que tiene reacciones adversas para el cuerpo humano, como por ejemplo sequedad de globo ocular, inflamación de tejidos, malestar general e incluso reacciones demasiado fuertes que podrían provocar la muerte.

Los antihistamínicos también se usan para dormir, ya que uno de los conocidos efectos secundarios de estos son su capacidad somnífera. El conocido medicamento dormidina es un antihistamínico capaz de hacerte dormir plácidamente sin apenas efectos nocivos para la salud(si lo comparamos con calmantes como el Diazepam).

Tanto si quieres dormir como si tienes alergia, tomar esta clase de medicinas puede ser bueno para ti, sin embargo, siguen siendo medicinas, es decir, que hay que tener cuidado para poder tomarlas con seguridad y de esta manera, evitar dañar nuestro cuerpo y evitar que el cuerpo se haga tolerante a los efectos de este tipo de medicamentos.

Si quieres aprender cómo se deben tomar los antihistamínicos para maximizar sus efectos y si quieres aprender cómo se deben usar sin riesgos, estás en el lugar correcto. Presta mucha atención a lo que te voy a contar sobre ellos, ya que sólo de esta manera vas a poder aprender todo lo necesario sobre estos medicamentos.

Instrucciones para y cuándo tomar antihistamínico

  1. Cuando tomarlo:
    De lo primero que vamos a hablar en esta sección de instrucciones acerca de cómo y cuando tomar antihistamínico es de las situaciones en las cuales lo debemos tomar. Este medicamento está creado específicamente para estas situaciones, por lo tanto, es casi seguro que vamos a acertar si lo tomamos en una de estas situaciones. Esto nos va a permitir lograr dos efectos, en primer lugar, vamos a estar prevenidos ante la aparición de las alergias, ya que al haber antihistamínicos en nuestro cuerpo, vamos a poder tener los niveles de histamina siempre bajos, haciendo que el cuerpo no tenga estas reacciones alérgicas tan fuertes. En segundo lugar, vamos a estar protegidos en caso de ataques de alergia, pudiendo bajar rápidamente los niveles de histamina y por lo tanto, curarnos rápidamente, pudiéndonos incluso salvar la vida si se hace bien. Vamos a ver los tres casos más populares en los cuales se deben usar antihistamínicos.

    1. En épocas de alergia:
      La primera regla para usar antihistamínicos es usarlos cuando hay época de alergia, una época que suele ser más en primavera que en otra estación. Obviamente esta época depende del tipo de alergia que tengas y del lugar en el que vivas. Por ejemplo, la gente con alergia al polen va a tener más problemas de alergia en primavera y en lugares con mucho campo, entonces deben tomar antihistamínicos en primavera.En caso de duda, es mejor consultar con tu alergólogo acerca de cuando es la época de alergia típica y sobre si tu zona es peligrosa. El médico resolverá encantado tus dudas y te ayudará a tener las ideas claras y la cabeza despejada.
    2. En lugares con proliferación de alérgenos:
      La segunda regla de los antihistamínicos es que se deben llevar en lugares donde hay muchos alérgenos, es decir, donde haya mucho de aquello que te produce la alergia. Si por ejemplo vas a visitar el campo y tienes alergia al polen, toma antihistamínico antes de ir, si vas a visitar a un perro y eres alérgico, también lleva antihistamínico y tómalo antes de ir y si vas a algún lugar con mucho polvo y tienes alergia a los ácaros, tres cuartos de lo mismo. Anticípate a las situaciones y siempre lleva el antihistamínico por si acaso, por si tuvieras algún tipo de crisis de alergia.
      Cómo y cuándo tomar antihistamínico
    3. Con síntomas de alergia:
      La tercera regla del antihistamínico y la más obvia es la de tomarlo con síntomas de alergia. Cuando tenemos estos síntomas no hemos conseguido actuar a tiempo para prevenir la alergia, por lo tanto, debemos usar en este caso el antihistamínico como medida de protección para eliminar los picores en la zona afectada. Vamos a tomarlo en la mayor brevedad posible, dándonos prisa en tomarlo y haciéndolo de la manera correcta. Pronto notaremos como la hinchazón empieza a desaparecer y que los síntomas de la alergia van bajando poco a poco gracias a los antihistamínicos.
      Cómo y cuándo tomar antihistamínico
  2. Cómo tomarlo:
    Para tomar antihistamínicos debemos tener en cuenta varias cosas, ya que este apartado es crucial si quieres que estos funcionen correctamente. Digamos que no solo es suficiente con saber cuándo se deben tomar, ya que si se toman incorrectamente, podríamos sufrir algunos síntomas no deseados. Entre estos síntomas tenemos el exceso de producto, el cual podría producir algún tipo de efecto secundario, el otro síntoma es la toma indiscriminada sin receta, haciendo que se causen efectos desconocidos y finalmente está el no poder tomar ciertos antihistamínicos porque son dañinos para nuestro organismo en concreto, algo que nos siempre se sabe. Ahora vamos a ver los tres casos acerca de cómo se debe tomar este medicamento, para enseñarte así a hacerlo de la manera correcta y de esta manera evitar todo tipo de problemas.

    1. Leer el prospecto y tomar la dosis correcta:
      Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de tomar antihistamínicos es que debemos leer el prospecto y tener mucho cuidado con la dosis. El prospecto es esa hoja que viene en los medicamentos con instrucciones precisas sobre cómo tomarlo. Si por ejemplo dos dice que debemos tomarlo cada 8 horas y 1 pastilla, no debemos tomar más de esa cantidad,ya que si nos pasamos, podríamos sufrir problemas graves de salud en forma de efectos secundarios no deseados. Los prospectos están creados con el fin de informar al paciente de la manera correcta, así que no dudes en leerlos a fondo en caso de tener dudas con el producto en cuestión.
    2. ¿Con receta o sin receta?:
      Lo segundo que debemos tener en cuenta es sobre si los antihistamínicos se deben tomar con receta o sin receta. Mi consejo es que siempre que se pueda sea con receta, más que nada porque una receta significa que el médico te ha dado permiso para tomar este tipo de medicamento, es decir, que ha reconocido que tu cuerpo está preparado para soportar los efectos de este medicamento y este será capaz de curarte. Sin embargo, si eres un habitual de las alergias y ya sabes de memoria lo que te suelen recetar, puedes adquirir antihistamínicos sin recetas, con el fin de tenerlos para una emergencia y por si ocurre algún tipo de imprevisto no deseado.
      Cómo y cuándo tomar antihistamínico
    3. Tener cuidado con los efectos secundarios:
      Finalmente hay que informarse acerca de los efectos secundarios del antihistamínico y mirar a ver si estos efectos son demasiado nocivos para nosotros. Por ejemplo, si en un medicamento antihistamínico se indica que se producen taquicardia y nosotros no podemos tener taquicardias por tener problemas de corazón, es mejor evitar este tipo de medicamentos a toda costa. También revisa a ver en qué dosis aparecen estos efectos secundarios y estate prevenido ante los efectos secundarios inevitables. Si por ejemplo un antihistamínico da ardor de estómago, ten preparada sal de fruta o algo que te permita regular el PH del estómago. Si por ejemplo el medicamento antihistamínico tiene como efecto secundario dolor de cabeza, puedes tratar de contrarrestar los efectos con una aspirina, siempre que esté autorizada la mezcla de ambos medicamentos por tu médico o tu farmacéutico.
      Cómo y cuándo tomar antihistamínico

Consejos para y cuándo tomar antihistamínico

  • Efecto de dormir: Los antihistamícos se suelen recetar como sonmíferos a personas con insomnio leve, ya que causan un efecto de sonmolencia en el cuerpo humano. Un ejemplo clásico es el medicamento dormidina, el cual causa que el cuerpo se relaje y quedemos dormidos. Por este motivo, muchos médicos recetan estos medicamentos a personas con insomnio, aunque no tengan ningún tipo de alergia a ninguna cosa. Este es de aquellos casos en los cuales los efectos secundarios de un medicamento se pueden aprovechar para algo positivo, ya que esta somnolencia ayudará a personas con insomnio a tener un mejor descanso. Además los antihistamínicos son menos peligrosos que otros medicamentos como los calmantes y los depresores del sistema nervioso, ya que no son más que un medicamento para la alergia con un pequeño efecto secundario. Los depresores son muy peligrosos porque relajan demasiado el sistema nervioso, pudiendo producir depresión, somnolencia extrema y problema motores entre otros muchos efectos secundarios. De todas maneras, no tomes antihistamínicos muy a menudo, ya que el cuerpo los acabará tolerando al igual que con otros medicamentos. Si por ejemplo tienes insomnio y tomas dormidina, no la tomes a diario, sino que solamente tómala los días que necesites descansar de verdad, ya que de esta manera, los efectos se van a mantener intactos y non va a haber problemas de ningún tipo a la hora de tener tolerancias.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.