El tabaco perjudica gravemente la salud. En el momento que nuestros pulmones aspiran el humo estamos matándonos lentamente. Es sabido que por cada cigarro fumado nos quitamos cinco años de vida. Las cifras no son tan exageradas, porque sino muchas personas ya no estarían aquí, pero sí que es cierto que la esperanza de vida de una persona fumadora es inferior a la de un no fumador. Fumar puede matar y acabar con muchas vidas.

Ten en cuenta que no solo perjudicas tu salud, sino la de quienes te rodean y no solo ennegreces tus pulmones, haces que los de los demás también. Éstos se denominan fumadores pasivos ya que, aunque directamente no fuman, cuando están cerca de alguien que lo está haciendo, sus pulmones están respirando ese aire.

Si crees que tú solo no vas a poder, acude a un especialista. El médico podrá darte algunas pautas para mejorar tu salud, así como informarte de las enfermedades y problemas respiratorios más comunes derivados del tabaquismo.

Instrucciones

  1. Tu familia. Piensa en ellos cada vez que quieras fumar. Acuérdate de todos los momentos vividos, de las risas…y sobre todo piensa hasta cuándo quieres seguir teniendo esos momentos. Si la respuesta es “durante mucho tiempo” estás en el camino correcto. Por cada cigarro que consumas estás perdiendo un momento con tus seres queridos, y ya no es solo eso, piensa que tú puedes ser el responsable de convertir en pasivo a alguno de los tuyos.
  2. La salud es lo primero y es probable que a lo largo de nuestra vida padezcamos algunas, contra las que no podremos hacer nada. Entonces, ¿Qué sentido tiene darle al cuerpo un motivo mas para ponerse enfermo? No todas están en nuestras manos, pero las derivadas del tabaco, si. La más común es cáncer de pulmón, con el que mueres más del 80% de los fumadores o cáncer, que engloba a un 30%.Cómo controlar la ansiedad al dejar de fumar
  3. Promételo. Cuando haces una promesa a alguien y te comprometes es más fácil cumplir un objetivo. Habla con alguien de tu círculo cercano y coméntale tu decisión de dejar de fumar y no solo eso, prométeselo, hazle testigo del paso tan importante que te has decidido a dar.
  4. Da ejemplo. Si eres padre o madre, predica con el ejemplo. No puedes pedirle a tus hijos que no fumen o que les castigues por ello cuando tú lo haces constantemente. Eres el ejemplo, el modelo a seguir por tus hijos, ellos se fijarán en muchas cosas en ti. Con qué cara les prohíbes hacer algo que te ven hacer cada día. No seas un mal ejemplo para ellos.
  5. Por ti. Al fin y al cabo tú eres el protagonista y es tu salud la que está en juego. Si te has propuesto dejar de fumar es porque quieres dejar de contaminar tu cuerpo y porque sabes que tiene consecuencias negativas. Lo más difícil ya lo has hecho, has dado el paso, has tomado la decisión y tienes que llevarla hasta el final.

Consejos

  • Proponte metas. Probablemente no lo dejes de golpe y lo que hagas será reducir paulatinamente el número de cigarros. Quítate cigarros y aprovecha las situaciones propicias para fumar para no hacerlo. Si sales a tomar algo seguro que te apetece fumar, tu meta es llegar a casa sin consumir. Así como a decir “no” cuando alguien te ofrezca.
  • No pases por donde vendan. Evita estancos, bares o lugares donde se venda tabaco. Al menos al principio. Lo mejor que puedes hacer es evitar la tentación para no caer en ella.
  • No abandones. Supérate a ti mismo y demuéstrate que puedes lograrlo. Tendrás momentos de debilidad, pero aguantar y soportarlos será lo que te ayude a cumplir tu propósito de dejar de fumar.

Que Necesitas

  • Fuerza de voluntad
  • Ganas de mejorar tu salud
  • Un especialista
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.