Fumar es un hábito nocivo, pero si además lo hacemos durante el embarazo, no solo estamos perjudicando nuestra salud, sino la del bebé. Si no quieres que esto ocurra deja de fumar, al menos hasta que des a luz, aunque si llegas a ese punto, lo mejor es que dejes el tabaco para siempre.

El tabaco trae consigo muchos problemas de salud, pero si en el momento que se está consumiendo la mujer está embarazada el bebé es el testigo directo de lo que ocurre. Algunas de las consecuencias de fumar durante el embarazo son:

  1. Abortos. Algunos abortos son espontáneos por problemas de malformación del feto, pero cuando la madre es fumadora, la causa directa del aborto es el tabaco y esto ocurre en más de un 10% de los abortos espontáneos.
  2. Órganos vitales. El tabaco puede provocar hemorragias repentinas, así como problemas en la placenta, que es el órgano del cual depende el bebé para seguir sano dentro del cuerpo de la madre. Si este órgano falla, el bebé puede nacer con problemas respiratorios.
  3. Prematuro. A causa del tabaco el bebé puede nacer antes de tiempo, lo que supone que su órganos vitales no han terminado de formarse dentro de la placenta y tendrá que estar un tiempo en una incubadora. Esto hará que pese menos de lo que debería o incluso que nazca sin vida.
  4. Muerte. Si tu bebé llega a nacer, la probabilidad de que fallezca en los primeros años de vida aumenta, y se eleva cuanto mayor número de cigarros fumes.

Instrucciones para dejar de fumar si estoy embarazada

  1. Decídete. Has recibido la noticia de que estás embarazada, y te has dado cuenta que tienes que dejar de fumar por el bien de tu bebé. Ahora tienes que pensar por dos y aunque la nicotina te produzca el llamado ‘mono’, debes resistir por la salud de tu hijo. Éste es el paso más importante.
  2. Apoyo. Informa a tus amigos y familiares del esfuerzo que para ti supone dejar de fumar y que te ayuden. Si alguno de ellos fuma y tenéis una comida familiar, que intenten no hacerlo. Ya no solo por ti para que se te haga más fácil, sino porque si hay alguien a tu alrededor fumando, tú estás siendo fumadora pasiva y, aunque no en la misma proporción, esos gases llegan a tu hijo.
  3. Trampas. Cada vez que tengas ganas de fumar primero piensa en tu bebé y después haz cualquier otra actividad que te mantenga ocupada. Come una manzana, bebe agua o ponte a leer. Estarás entretenida y si comes o bebés además tendrás la boca ocupada y no tendrás tantas ganas de fumar.
  4. Metas. Cuando te apetezca fumar o pienses en un cigarro, evita fumarlo, pero después ponte una meta. Si llegas hasta el miércoles sin fumar te das un capricho de un bollo de chocolate; si estás una semana, puedes irte de compras…y así cada vez que tengas ganas. Esto además te motivará, porque estarás consiguiendo no fumar y te llevas ‘recompensas’.Cómo dejar de fumar en el embarazo
  5. Médico. Acude a tu médico y dile que estás intentando dejar de fumar. Él puede proveerte de parches u otros medios para que el proceso sea más fácil.

Consejos para dejar de fumar si estoy embarazada

  • En pareja. Si tu pareja también fuma, que también lo deje. El bebé es de los dos y el esfuerzo puede ser muy grande para ti si la persona con la que estás está fumando todo el tiempo. Verlo siempre como que es por el bien de vuestro hijo.
  • Hasta el final. Si has sido capaz de dejar de fumar por tu hijo, no recaigas. El daño que le harás una vez ya ha nacido no será tan grave como cuando estaba dentro tuya, aun así convertirás a tu hijo en fumador pasivo y ello puede traer consigo problemas respiratorios.
  • Este artículo también te puede ser de mucha utilidad: Cómo Dejar de Fumar en el Embarazo

¿Que necesitas para dejar de fumar si estoy embarazada?

  • Fuerza de voluntad
  • Ayuda
  • Médico
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 0,00% le ha gustado.