Entre los profesionales de la salud mental encontramos a los psicólogos y a los psiquiatras. Estas dos ramas pueden confundirse con facilidad ya que muchas veces los problemas que tratan y las prácticas utilizadas son semejantes. No obstante existen diversas diferencias entre un psicólogo y un psiquiatra que pueden serte de utilidad a la hora de distinguirlos ya sea por curiosidad, cultura o porque necesitas ir a alguno de estos especialistas y no sabes a cuál dirigirte.

Lo primero que debes saber es que la psicología analiza el comportamiento, las emociones y el modo en que piensan las personas. Ahora te enseñaremos cómo diferenciar un psicólogo de un psiquiatra fácilmente.

Instrucciones para diferenciar un psicólogo de un psiquiatra

  1. Formación. La principal diferencia es que estos dos profesionales se han formado de distinta manera. El psicólogo ha estudiado psicología, un grado o licenciatura que ronda entre los 4 y 5 años, aunque luego puede haber estudiado algún tipo de especialidad como la clínica, con la que podrá atender a personas con problemas psicológicos y que no tengan que tomar medicación.
    Por otro lado el psiquiatra ha estudiado medicina y luego se ha especializado en psiquiatría.
    El psicólogo tiene más conocimientos sociales y culturales, en cambio el psiquiatra tiene mayores conocimientos en neurología y el cuerpo humano, centrándose en la fisiología y la química para diagnosticar y tratar las enfermedades. No obstante, alguno también podría dar psicoterapia además de centrarse en la farmacología.
    Cómo diferenciar un psicólogo de un psiquiatra
  2. Enfoque. Teniendo en cuenta su formación es lógico que el psicólogico enfoque su tratamiento del paciente en el estudio del problema del paciente, sus relaciones sociales, la situación en la que se encuentre socialmente hablando, etc. En cambio, el psiquiatra se enfocará en el estudio fisiológico del paciente, intentando averiguar qué aspecto del cuerpo anda mal para tratarlo. Podría ser por ejemplo centrándose en las hormonas, en el sistema nervioso, neurología, etc.
    Cómo diferenciar un psicólogo de un psiquiatra
  3. Tratamientos. En cuanto a los tratamientos también difieren bastante, sobre todo si nos centramos en el hecho de que los psiquiatras están legalmente capacitados para prescribir recetas médicas, y los psicólogos no. Se podría decir que los psiquiatras tratan problemas mentales muy graves y sus métodos pueden diferir pero normalmente son muy invasivos, ya se recurre desde un principio a la prescripción farmacológica para el tratamiento de la enfermedad o trastorno. Esto no quita que los psiquiatras no puedan tratar enfermedades graves, sí que pueden hacerlo, aunque no es tan habitual. Los tratamientos empleados por los psicólogos y métodos y recuperación se basan en el estudio y puesta en práctica de técnicas rutinarias, habilidades, costumbres, etc.
    Some pills for the Brain. Symbolic for Drugs, Psychopharmaceuticals, Nootropics and other Medications. 3d rendered Illustration.
  4. Ejemplo. Un caso frecuente es el tratamiento de las depresiones. Una simple depresión puede ser tratada y curada por un psicólogo, pero en casos en los que la persona depresiva tenga pensamientos sobre acabar con su vida, como por ejemplo pensando en el suicidio, entonces es frecuente combinar la psicoterapia con la administración de medicación antidepresiva recetada por un psiquiatra.
    Cómo diferenciar un psicólogo de un psiquiatra

¿Que necesitas para diferenciar un psicólogo de un psiquiatra?

Información al respecto

Consejos para diferenciar un psicólogo de un psiquiatra

  • Se podría establecer un tratamiento conjunto, es decir un psiquiatra proporcionando tratamiento médico y un psicólogo usando la psicoterapia.
  • Aunque no tengas una enfermedad mental reconocida un psicólogo puede ayudarte con tus problemas emocionales y confusiones.
  • Es aconsejable comenzar con tratamiento psicológico y que sea éste u otro médico especialista el que recomiende el paso de acudir a un psiquiatra, pues el tratamiento con medicación es realmente invasivo, dañino y no es recomendable el uso y abuso de estos medicamentos. Además, suelen ser tan fuertes que normalmente no se podrán retirar de golpe y será el psiquiatra el que deba indiciar la forma de suspensión del tratamiento.
¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.