Cuando a una persona le diagnostican una enfermedad grave o crónica se le viene el mundo encima. Los pensamientos negativos inundan su cabeza y, si no los echa rápidamente, se quedan a vivir ahí, impidiendo la felicidad de la persona.
Ser feliz con una enfermedad es muy importante ya que es la mejor manera que tenemos para que mejore nuestra calidad de vida. Si crees que ser feliz en esta situación es difícil para ti, sigue leyendo, ¡cambiarás de opinión cuando descubras lo sencillo que puede ser!

¿Que necesitas para ser feliz con una enfermedad?

  • Cambiar tu mentalidad.

Instrucciones para ser feliz con una enfermedad

  1. Asume tu enfermedad. Negarla, resistirse u oponerse sólo sirven para sentir más dolor y dificultad el proceso emocional que necesitamos llevar a cabo para poder vivir en armonía con nuestra enfermedad.
  2. Diferencia qué cosas dependen de ti y cuáles no en relación a tu enfermedad. Después asume esto y empieza a hacer lo posible para tratar tu enfermedad positivamente. Sabes que padecer una enfermedad no es voluntad tuya, pero sí lo es el cuidarte, pasarlo bien, rodearte de gente que te ayude y te apoye, seguir las instrucciones del médico, etc.
  3. Visualiza tu salud. Creer es el paso más importante para que las cosas ocurran. Necesitamos estar convencidos. Tienes que verte sano, venciendo tu enfermedad. Eso sí, no divagues hasta el punto de engañarte. Sólo tú conoces los límites de tu enfermedad.
  4. Ten en cuenta que es muy posible que sí venzas tu enfermedad. Sea cual sea, la ciencia avanza a pasos agigantados. Cada día aparecen mejoras y curas para cientos de enfermedades. Nunca olvides esto.Cómo ser feliz con una enfermedad
  5. Sé optimista con todo aquello que tiene que ver con tu enfermedad, y también con lo que no. Entrena cada día para obtener una actitud optimista ante la vida.
  6. Pon espacio de por medio entre tu enfermedad y tú. Es importante que no dejes que esta controle tu vida. Podrá limitarte en algún aspecto, pero no en todos. Sé el dueño de tu vida y de tu cuerpo, tomando tus propias decisiones.
  7. Haz cosas que te gusten. Estas te harán ver que puedes seguir haciendo -o empezar a hacer- aquello que te motiva e ilusiona.Cómo ser feliz con una enfermedad
  8. No dejes que tu enfermedad se apodere de ti.
  9. Realiza alguna práctica relajante como la meditación o el yoga. Son altamente beneficiosos para la salud ya que te hacen desconectar, estar relajado y predispuesto.
  10. Come. Una alimentación adecuada hace que nuestro sistema inmunológico se encuentre en condiciones de luchar contra todo aquello que intenta dañarnos. Tus defensas estarán a tope y tú te sentirás más sano, más vivo.
  11. No te estreses. El estrés produce efectos desastrosos en la moral de las personas. Por lo tanto, afloja el ritmo, no te exijas tanto.Cómo ser feliz con una enfermedad
  12. No des de lado tus sentimientos negativos ni te sientas culpable o acabado por sentirlos. Todos, enfermos o no, debemos aprender a convivir con nuestro lado más gris. Hay tiempo para todo en la vida.
  13. No te obsesiones con lo que pasará, si no, te olvidarás de vivir el presente. A menudo, nos perdernos lo que está pasando y vivimos angustiados pensando que todo podría ser mejor de lo que ha sido o está siendo.
  14. Utiliza la cabeza. Esto significa que seas objetivo, que pienses claramente qué te pasa, qué necesitas, qué te puede ayudar, qué te dificulta tu día a día, etc. y trabajes para conseguir que todo salga lo mejor posible.
  15. Rodéate de gente que te pueda ayudar, ya sea un grupo de apoyo, un psicólogo, amigos o tus familiares. Según la situación, habrá momentos que necesites la ayuda de unos o de otros, pero no te olvides que están disponibles para ti.

Consejos para ser feliz con una enfermedad

  • Pregunta siempre a un facultativo antes de comenzar a cambiar tu vida, sobretodo en temas de ejercicios de relajación, vacaciones o círculo social. Él es el profesional y sabrá asesorarte mejor que nadie.
¿Te ha gustado?
13 usuarios han opinado y a un 92,31% le ha gustado.