El nivel de hematocritos es una factor muy importante para el bienestar de nuestra salud. Los hematocritos o glóbulos rojos, son elementos que se encuentran en nuestra sangre, cuya función, entre otras muchas, consiste en transportar el oxigeno al conjunto de órganos, fibras, articulaciones, músculos que componen nuestro cuerpo.

Para comprender lo que es un hematocrito, comenzaremos con una breve definición, con el fin de entender mejor este concepto,  podemos definir hematocrito de la siguiente manera:

“Un hematocrito,  glóbulo rojo o hematíe es un elemento, el cual se encuentra en la sangre, y este compuesto es el que presenta mayor proporción en la misma. Los glóbulos rojos disponen en su interior, un compuesto químico denominado hemoglobina. La hemoglobina es un pigmento rojo, el cual se encuentra todas las especies que componen el reino de los vertebrados, cuya función principal es el transporte de oxígeno, a través de los glóbulos rojos  a todos los tejidos del cuerpo.”

Una vez entendido el concepto de hematocrito, podemos comenzar a analizar sus niveles, dado que su importancia es vital, para nuestra salud. Los niveles de hematocritos, no son los mismos en todas las personas, sino que hay una serie de condicionantes como pueden ser:

  1. La complexión corporal del cuerpo: no todas las personas tenemos el mismo tamaño, por lo tanto, nuestra necesidad de oxigeno es variable de unas personas a otras. Esto plantea un problema, que se soluciona con los niveles de glóbulos rojos en sangre , cada persona, tendrá más o menos glóbulos rojos en función de su tamaño (altura, volumen, masa corporal etc).
  2. El sexo: el género masculino o femenino, dependiendo de si es hombre o mujer es muy importante en este tema. Como norma general el hombre es más alto y dispone de más masa corporal que la mujer, por lo tanto, el sistema circulatorio masculino tenderá a ser mayor que el de la mujer , con lo cual, este necesitará mayor cantidad de oxígeno para cubrir de la demanda de oxígeno que necesita su cuerpo.
  3. La edad: este factor también influye en el nivel de hematocritos, dado que a diferentes edades el aporte de oxígeno será mayor o menor, dependiendo de la edad del sujeto. En los bebes, comprendidos en edades de 0 a 1 años, es menor el desgaste físico que en otros que ya caminan, entonces, su demanda de oxígeno es menor que en otros más mayores. En definitiva, el desgaste que se produce es menor que en individuos adultos ,que se encuentran en plenas facultades para desarrollar cualquier tipo de actividad. Por el contrario, un anciano esta condicionado a realizar un menor número de actividad que los niños y adultos, esto se traduce en que necesitan una menor cantidad de oxígeno para cubrir sus necesidades básicas.

Una vez explicados cada uno de los condicionantes ligados al nivel de hematocritos, veamos los porcentajes de glóbulos rojos en el volumen de sangre que posee cada individuo en base a los condicionantes explicados anteriormente:

  • En los hombres oscilan entre el 40,3% y el 50,7% .
  • En las mujeres entre el 36,1%  y el 44,3%.
  • En los recién nacidos entre el 45% y 61%.
  • En los lactantes entre el 32% y el 42%.

Como podemos ver, estos son los valores medios para que nuestro organismo funcione correctamente y son variables dependiendo del sexo, el tamaño del cuerpo y las actividades que desarrolla cada persona.

Se les denomina técnicamente “ Policitemia”. Lo definiremos como una enfermedad que se desarrolla en la médula osea y consiste en que esta crea más cantidad de glóbulos rojos o hematocritos de los que el cuerpo necesita para su buen funcionamiento.Existen varios tipos de Policitemia que explicaremos brevemente:

  • Policitemia primaria o vera: como hemos explicado anteriormente, esta anomalía se produce en la médula osea y consiste en que esta crea más glóbulos rojos de las que nuestro cuerpo necesita para su buen funcionamiento.Hematocritos Altos: Causas y Tratamiento

Los síntomas son; vértigos, cefaleas o dolores de cabeza, hipertensión, formación de coágulos de sangre  y en la exploración física aparecerán anomalías en el hígado.

Dentro de este tipo de policitemia nos podemos encontrar con la policitemia primaria familiar que no es más que una enfermedad congénita.

  • Policitemia secundaria: ocurre cuando existen altos niveles de testosterona, neoplasias, hipoxias cuando está vinculada a una enfermedad, latrogénetica o bien por vivir en zonas con mucha altitud.
  • Policitemia producida por alteraciones en los órganos de recogida de oxigeno: esta se origina por causas hereditarias.
  • Policitemia relativa: Se produce cuando nuestro cuerpo pierde fluídos, puede ser por una quemadura, que dependiendo del tamaño de esta, perderemos fluídos en mayor o menor cantidad, por deshidratación que no es más que la falta de ingesta de los líquidos necesarios para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, el estrés, en ocasiones solemos maifestar el estrés con sudoración con lo cual, nuestro cuerpo pierde líquidos a mayor velocidad, y como última causa y que no es muy frecuente puede ser ocasionada por el sindrome de Gaisböck que afecta a personas obesas y de mediana edad, a fumadores,  a hipertensos y a personas que aumentan el consumo de la ingesta de alcohol.

A continuación explicaremos las causas por las cuales nuestros glóbulos rojos pueden aumentar su concentración:

Instrucciones para Causas y Tratamiento

  • La deshidratación: Ocurre cuando no ingerimos los líquidos necesarios para nuestro cuerpo, será más rápida sobre todo si vivimos en una zona calurosa o bien practicamos actividades físicas, entonces el porcentaje de glóbulos rojos aumentará y el volumen de sangre disminuirá.
  • La policitemia vera: esta enfermedad consiste en que la médula ósea produce más cantidad de lo normal de glóbulos rojos. Los síntomas son, enrojecimiento de la cara, dificultad en la respiración, fatiga y dolor de pecho. Puede ser mortal.
  • El consumo de la eritropoyetina y otras drogas (gentamicina y metildopa) :

La eritropoyetina,  una hormona que producen los riñones para mantener constante la cantidad de glóbulos rojos en la sangre. Como norma general, los glóbulos rojos se crean y se destruyen a la misma velocidad, cuando el riñón percibe la disminución de la circulación de glóbulos rojos libera esta hormona para estimular  a la medula ósea y que esta les produzca.

Si nuestro organismo está realizando esta función bien y consumimos esta hormona como fármaco,  bien,  para contrarrestar los efectos secundarios de la quimioterapia o bien, para aumentar el rendimiento atlético, estaríamos contribuyendo  a que  la médula ósea produzca más cantidad de glóbulos rojos.

 

  • Aumento de glóbulos rojos como mecanismo de compensación:Si nuestro cuerpo crea más cantidad de glóbulos rojos de los necesarios, para aumentar la cantidad de oxigeno que transporta la sangre, la respuesta de este será, enfermedades que reducen la respiración normal, como enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedad cardíaca congestiva.

Este aumento de glóbulos rojos se puede dar por motivos externos como por ejemplo, vivir a una altitud muy elevada.

 

 

Una vez realizado el análisis de sangre, será nuestro médico el que ponga el tratamiento, pero nosotros podemos seguir los siguientes pasos:

  • Cambiar nuestra dieta alimenticia: evitaremos alimentos con alto contenido en hierro (vegetales verdes, brócoli, espinaca, pollo pavo, jamón, carne de ternera, pescados almejas, mejillones y cereales). Nuestro médico de cabecera nos aconsejará las cantidades y los alimentos que debemos ingerir.
  • Mantener nuestro cuerpo hidratado: como ya hemos dicho anteriormente si nuestro cuerpo no está bien hidratado, aumentarán nuestros niveles de hematocrito.

El agua de coco,  bebidas energéticas y jugos no concentrados como por ejemplo, zumos de manzana y piña son las mejores opciones.

Debemos evitar la ingesta de las bebidas que contengan cafeína y alcohol ya que son diuréticas y facilitan la deshidratación.

  • Consumo de antioxidantes: pasas, bayas, ciruelas y frijoles, estos alimentos contribuyen a que el transporte de  oxigeno a nuestra sangre sea más fácil y la sangre circule correctamente.
  • Realizar actividades de forma gradual: realizar un descanso si se está corriendo, caminando, o realizando algún tipo de deporte, no es conveniente exigir a nuestro cuerpo más de lo que puede dar.
  • Donar sangre: elimina el exceso de hierro de nuestro organismo y limpia el cuerpo mientras este está reponiendo la cantidad de sangre que ha perdido. Si recurrimos a este recurso debemos consultar con nuestro médico.
  • Tomar aspirina: este sería el último recurso para reducir los niveles de hematocritos y siempre consultando con nuestro médico.La aspirina hace que nuestra sangre sea más líquida y en caso de hemorragia puede dificultar  la coagulación de esta produciendo  mareos y otros déficits neurológicos.
  • Mantenerse en terreno plano: En las zonas elevadas hay una baja concentración de oxigeno que en las zonas de menor altitud, sería conveniente mudarse a una zona de menor altitud.
  • Evitar el consumo de tabaco: La nicotina y otras sustancias que contiene el tabaco dificultan la circulación sanguínea y alteran la capacidad de transportar el oxigeno de los glóbulos rojos, con lo cual, nuestra médula ósea para solucionar el problema creará más hematocritos.

Consejos para Causas y Tratamiento

Los principales consejos que podemos daros para vuestros noveles de hematocritos sean estables son:

  • Una vida saludable: realiza ejercicio con regularidad, evita actividades como pueden ser el tabaquismo, el alcoholismo o la drogadicción. Intenta realizar un alimentación saludable, comiendo alimentos bajos en grasas no esenciales, de tal manera que te aporten la energía necesaria para tu día a día.
  • Ve a ver a tu médico: hazte una serie de chequeos cada cierto tiempo con el fin de tener la información adecuada sobre tu estado de salud en general.
¿Te ha gustado?
6 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.