La maltodextrina es un polímero de glucosa resultante de la hidrólisis de, en general, el almidón o la fécula; un aditivo natural. Si bien, conforme su uso se ha ido extendiendo, la maltodextrina ha pasado a constituirse hidrolizando también trigo, yuca o centeno, incluso plátano y arroz.

Su formato más extendido es de polvo blanco fino, insípido y fácilmente diluible. Se ingiere mezclado con agua, batidos, o alimentos que permitan esta disolución y se recomienda que se acompañe de un suplemento proteico.

Actualmente se distribuye en la industria alimentaria, vendiéndose como un producto que va a caballo entre los carbohidratos simples y los complejos, atribuyéndosele los beneficios de ambos tipos. Por este motivo, la maltodextrina se considera un producto con alto éxito en esta industria. Sus cualidades permiten que se use como espesante, humectante, conservante y estabilizante. No es de extrañar entonces, que la maltodextrina se encuentre en muchos de los alimentos que compramos sobretodo en la comida preparada.

En la cocina, la maltodextrina destaca por su reacción con algunos alimentos. Por ello, se utiliza en la cocina creativa. También se está extendiendo su uso como edulcorante ya que, en términos generales, “es más suave” que el azúcar u otros edulcorantes artificiales.

Este producto ha causado sensación también en el mundo deportivo ya que aporta un gran número de calorías sin suponer -como el azúcar simple- molestias en nuestro organismo. Por ejemplo, no causa diarrea y no produce picos de azúcar en sangre, ya que se libera poco a poco. También ayuda a evitar la fatiga y el catabolismo muscular al aumentar el nivel energético muscular.
Según su composición, también se utiliza para perder o mantener el peso ya que su condición espesante hace que la bebida a la que se agregue dé una sensación de estómago lleno.

Especialmente positiva es la opinión que este compuesto merece en relación a la diabetes, puesto que su procesado rápido hace permite que la persona diabética recupere los valores normales de glucosa rápidamente pero también de manera gradual, algo que el azúcar simple no consigue.

Maltodextrina: Efectos secundarios de la Maltodextrinaa

 

¿Que necesitas para Efectos secundarios de la Maltodextrina?

  • Maltodextrina.
  • Alimento donde diluir la maltodextrina.

Instrucciones para Efectos secundarios de la Maltodextrina

Además de estos beneficios, la maltodextrina, como todo producto, tiene también ciertos efectos secundarios muy a tener en cuenta a la hora de controlar su consumo.

  1. El principal efecto secundario de la maltodextrina -o de cualquier azúcar- es la producción de demasiados picos de insulina.
  2. Puede causar reacciones alérgicas. En la actualidad, en la maltodextrina no es obligatorio que aparezca su procedencia. Por este motivo, no podemos diferenciar la maltodextrina de trigo de la de yuca o una mixta. Aunque podemos tener alergia a cualquiera de los alimentos utilizados en el proceso de hidrólisis, este problema viene especialmente dado cuando son personas celiacas quienes la consumen.Maltodextrina: Efectos secundarios de la Maltodextrinaa
  3. Debido a una reacción alérgica se pueden producir prurito y erupciones cutáneas y problemas de respiración, incluida la aparición del asma.
  4. El consumo de maltodextrina provoca también hinchazón y flatulencias.
  5. La maltodextrina puede agotar las reservas vitamínicas y de minerales de nuestro organismo. Esto es así ya que, a diferencia de los carbohidratos complejos, este compuesto sólo tiene moléculas de glucosa, por tanto, para metabolizarlo nuestro cuerpo debe utilizar sus propias reservas.
  6. Podemos observar que al igual que ocurre al tomar otros compuestos artificiales, la maltodextrina puede provocar que nuestro peso aumente inexplicablemente.
  7. La maltodextrina causa una disminución en el número de bacterias beneficiosas para el organismo.
  8. También causa cambios intestinales que pueden limitar la eficacia de algunos medicamentos.

Consejos para Efectos secundarios de la Maltodextrina

  • Consume maltodextrina sólo si considera que puede suponer un beneficio en relación a sus desventajas.
  • No tomes maltodextrina si deseas bajar de peso. Aunque su propiedad espesante hace que te sientas saciado, su contenido en hidratos de carbono equilibra la balanza calórica, e incluso la revierte. En este caso busca otro espesante menos calórico como el glucomanano (de venta en la mayoría de supermercados).
  • No tomes maltodextrina si eres una persona que se decanta por el dulce. Está comprobado que su consumo crea cierta necesidad de tomar más glucosa.
  • La maltodextrina se aconseja para combatir el sobreesfuerzo. Si realizas ejercicio moderado, este compuesto está contraindicado.
  • La maltodextrina se ha de tomar durante y después del deporte. Antes de practicarlo es más aconsejable ingerir carbohidratos complejos.
  • Modera el consumo de maltodextrina de manera que no se generen demasiado picos insulínicos.
  • No tomes maltodextrina por períodos muy largos de tiempo. El organismo debe descansar de la ingesta de este compuesto y del esfuerzo que dicha ingesta conlleva.
  • Toma maltodextrina si eres diabético, siempre que tu médico así lo considere.
  • Si tomas la maltodextrina como edulcorante, intenta buscar otros sustitutos no artificiales para consumir glucosa, por ejemplo, la fruta.

Maltodextrina: Efectos secundarios de la Maltodextrinaa

¿Te ha gustado?
176 usuarios han opinado y a un 96,02% le ha gustado.