Conocer los síntomas que podrían indicar que estás sufriendo una apendicitis, puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Antes de conocer los síntomas de una las patologías más comunes y más sufridas por la población mundial, explicaremos brevemente las principales características del órgano en cuestión:

El apéndice vemiforme, apéndice cecal o simplemente apéndice que es su nombre más popular es un órgano, el cual se dispone como una terminación cilíndrica del ciego intestinal. El apéndice se considera un órgano vestigial, es decir es considerado como un órgano sin función aparente, el cual ha perdido toda su importancia a través del paso del tiempo y con ayuda de la evolución.

Esto es verdad hasta cierto punto, porque también hay diversos estudios, en los cuales se demuestra que una amplia gama de animales herbívoros disponen de esta terminación intestinal, la cual presenta en su interior un conjunto de bacterias mutualistas que permiten la absorción de la celulosa procedente de las paredes celulares, que presentan  las células vegetales. Por esta razón los seres humanos no disponemos de la capacidad de degradar la celulosa en otros bioelementos más simples como sucede con los animales herbívoros.

Presta atención a estos dos artículos que también te interesarán:

Una vez explicado lo que es el apéndice, estamos preparados para saber lo que es la apendicitis, que consiste en una enfermedad, la cual causa una inflación de dicho órgano. Esta inflamación se produce debido a que la luz intestinal se cierra, esto a su vez, puede surgir por una amplia variedad de razones, entre las que están la Hiperlasia de folículos linfoides, que consiste en la inflamación de los folículos linfoides apendiculares, los cuales aumentan su tamaño en presencia de cuerpos extraños como pueden ser virus o enfermedades cegando la luz intestinal, o también por la aparición de lo que se conoce como Fecalito, que consiste en la obstrucción del propio órgano debido a pequeños excrementos que ciegan la luz intestinal.

Una vez conocidas las causas principales de la aparición de la apendicitis podemos saber cómo prevenirla o tratarla, en este artículo vamos a aprender, a reconocer los principales síntomas de la apendicitis.

Instrucciones para reconocer la apendicitis

Vómitos, mareos, pérdida del apetito: cuando sufres cualquiera de los 3 síntomas o simplemente los 3 simultáneamente, puede ser que padezcas apendicitis. Aunque también hay que tener en cuenta que estos síntomas pueden haberse dado por otro tipo de dolencias como puede ser una gastroenteritis, o una diarrea , o simplemente un virus pasajero, muy común en los cambios estacionales debido a los cambios de temperatura.

Fiebre: cuando nuestro apéndice esta obstruido, puede aparecernos algo de fiebre, cuyos valores suelen oscilar entre 37.5 ºC y 38ºC. Esto implica la inflamación de los linfocitos, debido a la presencia de agentes infecciosos. En casos excepcionales, puede darse una  fiebre muy alta  cuando existe una perforación del apéndice, suponiendo la salida de restos fecales del ciego intestinal a la cavidad abdominal.

Diarrea y colitis: es un síntoma que muy pocas veces está asociado a una apendicitis, pero darse la situación en la que la inflamación del ciego intestinal empuja al recto que generando un dolor abdominal así como la descomposición fecal  y la falta de absorción de los nutrientes por parte del intestino.

Dolor abdominal: es lo más típico para deducir que un individuo está sufriendo apendicitis. El dolor empieza sobre toda la zona abdominal, este dolor es intermitente, sufriendo pinchazos agudos por la zona de tal manera que causa un malestar general, seguido de un dolor de cabeza y cansancio. Después de eso el dolor para temporalmente, volviendo poco después, pero ahora solo se recoge sobre un lateral del abdomen que evidentemente es la zona donde está alojado el apéndice. El dolor es más intenso e incluso si presionas en la zona llega a doler aun más.

Leucocitosis: es un síntoma que solo se puede detectar en el laboratorio. Cuando nuestro cuerpo  se encuentra inmerso en un proceso infeccioso, tiende a producir más glóbulos blancos  entre los que se encuentran los leucocitos. Esta respuesta del cuerpo, nos está indicando que el cuerpo sufre una infección, si además, sufrimos un dolor abdominal acompañado de fiebre, es bastante probable que estemos sufriendo una apendicitis, por esa, razón el nivel de leucocitos en sangre es extremadamente importante dado que gracias a ellos podemos identificar con mucha precisión el estado de nuestro organismo.

Consejos para reconocer la apendicitis

Revisa tu temperatura corporal todos los días: si tu temperatura se mantienen dentro de los valores límite, estate tranquilo/a dado que no hay fiebre y por lo tanto no hay infección.

Trata de llevar una dieta equilibrada: de esa manera tu intestino producirá residuos fecales con menor esfuerzo, evitando así que la luz intestinal quede cegada.

Ve a realizarte un chequeo médico cada cierto tiempo: Gracias a los chequeos médicos podrás conocer los niveles en sangre que posees de glóbulos blancos así como si tienes deficiencias en tu organismos no solo de glóbulos, sino también de otras sustancias muy importantes para el correcto desarrollo de tus funciones vitales.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.