El esternón es el hueso que se encuentra en la parte media y anterior del tórax, y tiene como función proteger a los órganos vitales como el corazón y los pulmones de posibles daños físicos. Este hueso juega un papel importante en el funcionamiento normal del cuerpo.

La fractura del esternón no es muy frecuente. Ocurre cuando se produce un golpe fuerte en el hueso, rompiéndolo. Suele ocurrir en accidentes de tráfico, o debido al cinturón de seguridad.

Los síntomas o signos para detectar una fractura de esternón son los siguientes:

  • Un crujido o ruido en el lugar de la contusión.
  • Inflamación,moratones y dolor en el área del pecho.
  • Dificultad para respirar o molestias al estornudar, toser o reír.
  • Visible deformación de la caja torácica.

Instrucciones para tratar una fractura de esternón

  1. Si usted ha sufrido algún tipo de golpe y sospecha que pudiera tener una lesión en este hueso debe acudir inmediatamente al médico.
  2. Una vez en el hospital u otro centro de atención sanitaria, el primer procedimiento para descartar una posible lesión en el esternón o en las costillas es una radiografía de rayos X. Si los resultados no señalan que el hueso esté roto o dañado, lo más probable es que el médico le recete algún medicamento para los hematomas, como Thrombocid, Thrombocid forte o Fulgium.
  3. Si, por el contrario, el doctor detecta una contusión, rotura o fisura del hueso tendrá que seguir las instrucciones prescritas por el médico. En este caso, lo más seguro es que le recete anti inflamatorio y analgésico, para el dolor.
  4. Se comprobará que ningún órgano adyacente ha sido dañado.
  5. En este tipo de fracturas no se puede proceder como es habitual, es decir, enyesando la zona o aplicando vendas. El método a seguir es reposo, sobretodo de actividades que provoquen movimientos en la zona del pecho.
  6. Estas instrucciones van dirigidas a lesiones que se consideran leves; en el caso de que la fractura fuera más grave, incluso pudiendo llegar al desplazamiento óseo, el doctor/a podría creer necesaria la intervención quirúrgica para volver a estabilizar el hueso. Para esto podrían llegar a emplearse clavos o placas. Pero este tipo de intervenciones no suelen realizarse, ya que es estos casos son los mínimos.

Una vez diagnosticada la fractura de esternón se pasa al estado de reposo, es conveniente seguir algunas pautas. En primer lugar, en las primeras 72 horas tras el impacto, es de utilidad aplicar hielo en la zona para calmar el dolor y bajar la posible hinchazón. Tras este período de tiempo, es recomendable no apresurarse y entender que este tipo de lesiones conllevan tiempo y que tardará en volver a su rutina habitual. Generalmente, el médico suele optar por recomendar fisioterapia especializada que ayude a recuperar la movilidad y fuerza del pecho.

Durante las dos primeras semanas es importante que no realice ningún tipo de movimiento brusco, además de permanecer en cama (a ser posible muy cómoda) todo el tiempo posible. Una vez transcurrido los días, puede usted intentar dar paseos para irse incorporando a su vida normal y para no estancarse, ya que los huesos necesitan estar en movimiento. Estos paseos pueden ser breves y lentos al principio, e ir aumentando poco a poco la velocidad y la distancia. Estas pautas debe seguirlas según su mejoría, ya que este proceso es muy personal y cada paciente sigue una evolución diferente. De esta forma, un paciente puede recuperarse en cuestión de semanas y otro tardar meses; todo depende del daño que recibió el hueso, órganos y huesos adyacentes.

Por esto, es altamente recomendable seguir las instrucciones y consejos que el especialista le haya dado, tomar los medicamentos durante el tiempo que estén prescritos y acudir en busca de atención médica cuando note algún cambio o crea que la curación no sigue el curso que debería o el que le ha dicho el doctor.

Durante el período de recuperación, deberá acudir a revisión según se le indique en el centro de salud y, como ya se ha comentado con anterioridad, posiblemente hacer rehabilitación. Puede que dicha rehabilitación no le resulte beneficiosa al principio, ya que es posible que le cause dolores y malestar, sobretodo cuando la esté practicando, pero debe enfocarse en que es lo mejor para usted y que, aunque a corto plazo no vea resultados, con paciencia podrá comprobar que al final le resultará muy útil y mejorará notablemente la curación.

Para una mejor adaptación al proceso terapéutico, puede seguir estos consejos.

Consejos para tratar una fractura de esternón

  1. En primer lugar, no es recomendable que se tumbe boca abajo ni que haga actividades que supongan presión o impacto directo en el esternón. Esto es un punto clave, sobre todo en las primeras semanas después del golpe. Tampoco debería levantar objetos pesados.
  2. En  las primeras etapas de la curación, la realización de ejercicios o deporte, sobre todo si se trata de deportes de contacto, no es aconsejable. Pero, a medida que van pasando las semanas, sí que se puede hacer ejercicios para mejorar la flexibilidad, la postura y evitar la rigidez de movimientos o, en algunos casos, volver a realizar los que, debido a la lesión, ya no podía ejecutar.
  3. Siga todas las indicaciones que le diga el fisioterapeuta que le esté ayudando con la rehabilitación y, si le han mandado ejercicios para hacer en casa, hágalos aunque le suponga una molestia, ya que esto influirá más de lo que se piensa en su recuperación.

¿Que necesitas para tratar una fractura de esternón?

  1. Una cama cómoda donde descansar, almohadas o cojines blandos.
  2. Analgésicos, cremas u otros medicamentos que le haya recetado el médico.
  3. Mucha paciencia, y esto es muy importante, ya que la recuperación llevará tiempo y es mejor asegurarse de que la fractura ha sanado del todo.
  4. Apoyo de sus familiares, amigos y personas más allegadas, sobre todo durante los primeros días, donde dispondrá de menos movilidad. Cuando avancen los días, podrá comprobar que irá adquiriendo mayor autonomía.

Según algunos datos estadísticos, el pronóstico para la recuperación de una fractura de esternón media suele oscilar entre las 10 y 24 semanas pero, como se ha dicho antes, este es un dato relativo, ya que intervienen múltiples factores, la mayoría fácilmente controlables por el propio paciente. Tenga en cuenta que el dolor estará presente en la mayor parte del proceso de curación, siendo aconsejable tomar los medicamentos analgésicos que haya recetado el doctor, pero siempre sin abusar, ya que es preferible sentir una ligera molestia antes que sobre medicarse. Por otro lado, la recuperación suele ocurrir sin ningún incidente y hay altas probabilidades de que sea total, siempre que se sigan las recomendaciones del médico y se tome el reposo necesario.

 

¿Te ha gustado?
60 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.