El alcoholismo es una de las adicciones más graves de nuestra época. Y la que más consultas a las unidades de salud mental produce. Esta adicción afecta tanto a hombres como a mujeres. A jóvenes a adultos e incluso a ancianos.

Se considera que una persona es alcohólica cuando no tiene capacidad de dejar de beber alcohol. En el momento en el que el consumo de alcohol se convierte en una necesidad para funcionar tanto física como psicológicamente comienza el largo proceso de la adicción. Si quieres saber más sobre qué es el alcoholismo, puedes consultar nuestro artículo al respecto.

Por desgracia, el alcoholismo no tiene cura. Una vez que se cae en sus garras se es presa de él para siempre. Sin embargo existen una serie de tratamientos que permiten a los pacientes rehabilitarse. Estos tratamientos incluyen una fase de desintoxicación tanto a nivel físico como a nivel psicológico. Si quieres conocer más datos sobre cómo rehabilitarse, no dejes de leer el artículo que hemos redactado al respecto.

4 causas del alcoholismo

Y como esta adicción, que pasa a convertirse en una enfermedad que afecta tanto a nuestro cuerpo como a nuestra mente, no tiene cura, lo mejor es prevenir su aparición. Y para hacerlo nada mejor que conocer las 4 causas del alcoholismo. Detrás de estas causas están la mayor parte de los casos de adictos al alcohol.

Desde doncomos vamos a tratar de explicártelas con claridad y simpleza para que las entiendas bien. Sin embargo, recuerdo que no somos médicos. Este contenido es meramente divulgativo. Si tienes dudas, crees que eres alcohólico o que lo es alguien de tu entorno, lo mejor es que acudas a un especialista de salud mental. Estos especialistas sabrán cómo ayudarte y crearán el tratamiento más adecuado para ti a para tus seres queridos.

Recuerda que no estás solo, y que siempre se puede conseguir controlar el alcoholismo. A pesar de que no tenga cura. Ahora que ya hemos aclarado algunos conceptos es el momento de comenzar a explicar estas causas. ¡Vamos a ello!

Que Necesitas

  • Leer este artículo.
  • Conocer las 4 causas del alcoholismo.
  • Acudir a un experto de salud mental si crees que tú o algún ser querido puede ser alcohólico.
  • No perder la esperanza.
  • Acudir a Asociaciones de Ayuda contra el alcoholismo.

Instrucciones

En este apartado podrás conocer las 4 causas del alcoholismo

  1. Causas genéticas. Parece ser que existe cierta predisposición genética a padecer esta adicción. De hecho hay ciertas familias en la que esta enfermedad se transmite de generación en generación. Hoy en día existen muchos estudios que demuestran la presencia de ciertos genes que parecen estar detrás del alcoholismo. Sin embargo no existe un consenso a día de hoy al respecto. Entre estos estudios hay uno realizado en el año 2006 en la Universidad de Granada que parece demostrar cierta predisposición genética. Este estudio se titula Alcoholismo y Drogadicción. Esta predisposición está directamente asociada a un nivel bajo de beta- endorfinas en el organismo. Parece ser que el alcohol podría suplir el bajo nivel de beta- endorfinas que tiene la persona afectada. Estas hormonas, que se sitúan en el cerebro, tienen una función muy parecida a la morfina. Son capaces de inhibir la transmisión del dolor. Y resultan necesarias para la vida. Al parecer el nivel de beta – endorfinas bajo está relacionado con la genética. Aquellos individuos cuyo cerebro segrega menos cantidad de esta hormona, tienen más posibilidades de desarrollar una dependencia al alcohol. Este estudio se llevó a cabo en más de 200 familias granadinas donde por lo menos uno de los padres era alcohólico de tipo crónico. En todos los casos los niveles de beta – endorfinas de la siguiente generación y del propio miembro de la familia que era alcohólico resultaron inferiores a la media.
  2. Factores psicológicos. Otra de las causas que está detrás de esta adicción es el factor psicológico. Por norma general las personas que recurren al alcohol suelen tener ciertos problemas para relacionarse e incluso baja autoestima. La tendencia más habitual es que tengan baja autoestima o se enfrente a mucho estrés cada día. Los caracteres más solitarios, las personas con muchas emociones negativas o que tienen tendencia a la tristeza suelen acabar acunados en los cálidos brazos del alcohol. Por desgracia esta sustancia consigue hacer frente a muchos de los miedos que estas personas tienen. El alcohol desinhibe, hace más sociales a las personas que lo toman y deja a un lado la tristeza. Al menos al comienzo de su consumo. Este consumo logra ofrecer al adicto una sensación de placer que no obtienen de otro modo. Muchas personas acaban siendo alcohólicas porque usan la bebida como una manera de obtener un refuerzo positivo. También hay quien usan esta sustancia como sustituto de ciertas actividades que puede que no tengan o que no les causen placer (como por ejemplo salir, leer un libro, escuchar música, estar con la familia). Otros, por su parte, la utilizan para aumentar todavía más las emociones positivas. Por ejemplo cuando se sale por ahí de fiesta con los amigos. En general muchos alcohólicos comienzan a beber porque piensan que las bebidas alcohólicas serán capaces de curar el malestar emocional que sienten. A sus ojos tanto la ansiedad, como el estrés o la depresión, parecen tener una salida rápida con las bebidas alcohólicas. En otros casos el alcohol se usa para aumentar el refuerzo positivo de algunas experiencias. Muchos creen que consumir esta sustancia les permitirá disfrutar todavía más de la vida o de las situaciones que les divierten.
  3. Por encajar mejor en la sociedad. Si lo piensas seguro que esta causa no te resulta desconocida. Es normal que cuando la gente sale a divertirse, beba. No en vano la bebida es una droga de tipo social que está bien vista. Y se bebe en grandes cantidades cuando se es más joven. Es la edad ideal para experimentar y querer obtener el mayor refuerzo positivo de cada una de las experiencias que se viven. Hasta tal punto que a veces la presión del entorno obliga a las personas a consumir alcohol. Sobre todo en el caso de los jóvenes que comienzan a frecuentar nuevos círculos y tienen problemas con encajar. Estas personas suelen tener una baja autoestima y terminan por recurrir al alcohol como medio para encajar. Muchas veces la presión social obliga a jóvenes a entrar en el círculo del alcohol. Y el problema es que terminan por depender de esta sustancia par desinhibirse o ser capaces de decirles a alguien lo que piensan o sienten. De esta manera muchas personas consiguen encajar en un grupo. O al menos es lo que piensan. Que gracias al alcohol forman parte de un conjunto mayor. Y que sin él no serían capaces de lograrlo. De hecho el alcohol se ha llegado a convertir en la principal droga social. Primero porque es fácil de conseguir y segundo porque no está prohibido. También es común el consumo del alcohol en ciertos tipos de profesiones. Por ejemplo en la música o en profesiones de tipo artístico donde sea normal frecuentar fiestas. El beber o el drogarse suele formar parte de este entorno social. Y hacerlo es algo común.
  4. Para hacer frente a los problemas personales. A veces la vida se complica. Y cuando no estamos preparados para ello esto es un gran problema. Muchas personas intentan evadirse de las complicaciones de uno u otro modo. Y una de las maneras más sencillas de hacerlo es bebiendo alcohol. Es normal que los jóvenes que se encuentran en ambientes conflictivos terminen por consumir esta sustancia u otras mucho más adictivas. Al no ver solución a sus problemas buscan un método de evadirlos y sentirse mejor temporalmente. Pero esto no sucede solo entre los jóvenes. Las personas adultas también pueden tener este problema. Por ejemplo aquellas que lidian con grandes cargas de estrés o no saben qué hacer porque se encuentran haciendo frente a baches emocionales profundos. Y lo que puede comenzar como un parche temporal para hacernos sentir bien puede acabar en una grave adicción. Pronto estas personas se enfrentan a una realidad nueva: llevan muchos años bebiendo y ya necesitan hacerlo para sentirse bien. Ya no se trata de un método de evasión sino de una necesidad física. Y teniendo en cuenta que la tolerancia al alcohol aumenta conforme más se consume, pronto se comienza a beber con mucha más frecuencia y en mayores cantidades.

Consejos

¿Cómo puedo hacer frente al alcoholismo?

Para hacer frente al alcoholismo lo mejor que puedes hacer es conocer las causas que lo provocan. En el apartado de instrucciones has podido conocer cuáles son las 4 causas del alcoholismo más comunes. Conocerlas y modificar tus conductas para sentirte mejor contigo mismo será de suma importancia para evitar esta adicción.

Otro de los caminos que has de seguir si ya has comenzado a beber es poner freno a esta actividad en cuanto notes algunos de sus síntomas.

Muchos alcohólicos, sin embargo, ponen todo tipo de excusas par ano iniciar un tratamiento. Una de las más comunes es alegar que no conocen el motivo por el cual bebe. Y que al desconocer el motivo es imposible que no vuelvan a caer en esta adicción.

Pero esta idea no es correcta. Un alcohólico nunca podrá mejorar si no comienza un proceso de rehabilitación completo. Y jamás podrá averiguar qué es lo que le lleva a beber si no comienza a mejorar tanto física como psicológicamente.

Hoy en día los tratamientos de desintoxicación para esta adicción son multidisciplinares. Son muchos y muy variados lo expertos que se necesitan para luchar de manera efectiva contra el alcoholismo.

Hasta hace unos años el periodo de desintoxicación consistía en lograr que el cuerpo pudiera hacer frente a la dependencia que produce la abstención. Este tipo de tratamientos privaban por completo del alcohol al paciente hasta que su organismo se iba recuperando. Sin embargo hoy en día los tratamientos de desintoxicación son mucho más completos e implican también la recuperación a nivel cerebral. De esta manera es mucho más complicado volver a recaer en esta adicción.

Sea como fuere, y una vez desintoxicado, no está demás mantener contacto con las asociaciones que luchan contra el alcoholismo. Las charlas con otras personas que viven lo mismo que tú pueden servirte de inspiración para seguir sin probar una gota de alcohol el resto de tu vida.

Puedes encontrar asociaciones de alcohólicos anónimos a lo largo y ancho del planeta. En España hay algunas que funcionan muy bien y que pueden serte de gran ayuda. Por ejemplo:

Esperamos que este artículo te sirva para conocer mejor las causas que provocan en alcoholismo. Si tienes información que pueda servir de interés al resto de lectores no dejes de compartirla con nosotros en el apartado de comentarios.

Si quieres conocer más datos sobre esta adicción o cualquier otro tema relacionado con la salud, no dejes de visitar nuestra página web.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.