El dolor de garganta puede ser algo leve pero molesto o puede ser un síntoma de una infección, ya sea de las amígdalas o de la faringe. Se trata de un síntoma que en numerosas ocasiones se presenta con las bajas temperaturas y puede desaparecer con remedios caseros, reposo o calmantes.

Cuando el dolor de garganta se agrava suele deberse a bacterias o virus y por ello, ante la persistencia o agravamiento del síntoma, debes acudir al médico de cabecera, quien hará un diagnóstico preciso de lo que realmente te pasa. No dejes de acudir a su consulta si en pocos días no desaparecen o aminoran los síntomas.

A continuación te indicamos una serie de consejos para que sepas cómo curar el dolor de garganta siempre y cuando este sea leve.

¿Que necesitas para aliviar el dolor de garganta?

  • Agua
  • Sal
  • Infusiones
  • Compresas de gasa
  • Manta eléctrica
  • Caramelos
  • Analgésicos
  • Aerosoles
  • Un barreño
  • Bebidas calientes

Cómo curar el dolor de garganta

Instrucciones para aliviar el dolor de garganta

  1. Haz gárgaras. En un vaso de agua pon una cucharadita de sal. Mézclalo bien y lo bebes, sin tragarlo. Mantenlo en la garganta unos segundos, inclina la cabeza hacia atrás y haz gárgaras. Después, escupe el líquido. Después, enjuágate la boca para que no te quede mal sabor. Si quieres un efecto más potente, pon una pizca de zumo de limón o de vinagre en el agua con sal.
  2. Infusiones. Las infusiones de hierbas son excelentes para el dolor de garganta debido a que hidratan y suavizan al aportar agua y por los principios activos que contienen, a la vez que calientan aportando una sensación de bienestar. Son muy recomendables las de eucalipto, tomillo y romero.
  3. Compresa caliente. Toma una compresa de gasa o un pequeño paño, intróducelo en una bolsa de plástico, o sin ella, en el microondas, durante uno o dos minutos y póntelo alrededor del cuello. Puedes utilizar algún tipo de almohadilla, manta eléctrica o una bolsa de agua caliente envuelta en un paño aplicados a la garganta.
  4. Compresa de manzanilla. Es la misma solución, una compresa caliente, pero empapada en infusión de manzanilla. Moja la gasa cuando esté tibia, la escurres para que no gotee y te la aplicas a la garganta o cuello todo el tiempo que necesites.
  5. Caramelos. Con o sin analgésico, los caramelos siempre ayudan con los dolores de garganta leves, la suavizan y permiten aliviar las molestias. Los de menta, de miel y limón, los de hierbas, son los más comunes. Aquellos que llevan cierta dosis de analgésico entran en el capítulo de los medicamentos sin receta, y no debes tomarlos durante más de tres días seguidos, para no enmascarar una molestia o dolor que puede ser el síntoma de una afección que debe ver el médico.Cómo curar el dolor de garganta
  6. Aerosoles. Son medicamentos también, sin receta, y calman el dolor de garganta perfectamente. Debes leer las instrucciones para usar las dosis apropiadas, y el farmacéutico te podrá aconsejar e informar apropiadamente.
  7. Sal marina y agua. Mezcla dos tazas de sal marina y media taza de agua templada. Haz una pasta homogénea y ponla en una toalla, enrrollándola alrededor del cuello. Ponte encima otra toalla, seca. Tienes que estar un rato largo con las dos puestas, al menos media hora.
  8. Humidificador. Usa un humidificador del aire, que evitará que la garganta se reseque y te ayudará a mejorar tu situación. Pero evita que la humidificación se dé en una habitación fría.
  9. Vapor. Pon a hervir un cazo con agua. Cuando hierva ponla en un recipiente -le puedes poner limón, jengibre o una bolsa de manzanilla-. Cúbrete con una toalla la cabeza y pon la cara sobre el recipiente y respira el vapor, profundamente. Es uno de los remedios más clásicos y más potentes para mejorar e incluso curar el dolor de garganta.
  10. Analgésicos. La forma más rápida de calmar el dolor de garganta es que tomes una pastilla de paracetamol o de ibuprofeno. También puedes usar aspirinas, pero no con niños o adolescentes menores de 20 años. Es importante que sigas las instrucciones del prospecto sobre las dosis máximas cada ocho horas.
  11. Buen descanso. Dormir y descansar te ayudará mucho a mejorar los síntomas del dolor de garganta. Procura pasar en la cama unas doce horas para conseguirlo.
  12. No a las comidas y bebidas frías. No consumas nada frío con dolor de garganta, pues el síntoma empeorará, y al revés, es muy recomendable que tomes bebidas calientes, tal como infusiones, tés o leche. El agua habitual es mejor que la tomes del grifo o si es mineral, a temperatura ambiente.
  13. Lavarse las manos. El lavado de manos frecuente es una poderosa prevención pues a través de las manos nos infectamos fácilmente, pues nos tocamos la cara después de tocar todo tipo de objetos. Es una medida igualmente importante si se tiene un resfriado o una gripe.
  14. Mucho líquido. Toma mucho agua y líquidos, porque el agua fluidifica todas las mucosas interiores de la garganta y fosas nasales, eliminando la sequedad y procurando una hidratación general del organismo que ayuda a combatir las infecciones, incluidas las de garganta. Es recomendable tomar como mínimo dos litros de agua al día.

Consejos para aliviar el dolor de garganta

  • Toma duchas y baños completos con mucha frecuencia mientras tengas el dolor de garganta, pues el calor y el vapor te ayudarán a reducir los síntomas.
  • Protege el cuello en todo momento, pero sobre todo al salir a la calle, con una bufanda, o en verano, con un pañuelo si no hace un calor excesivo.
  • Vigila el dolor de garganta durante tres días, y si no desaparece, o si antes ves que tienes fiebre (temperatura corporal por encima de 37 grados) o el dolor sube de intensidad, acude a tu médico de cabecera.

Cómo curar el dolor de garganta

¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.