El dolor de cabeza o comúnmente llamado jaqueca es un síntoma muy frecuente en la población. Dicha jaqueca, que se da en todo tipo de paciente, sin preferencia de edad o sexo, aunque es más frecuente en mujeres de entre 15 a 45 años que en hombres, puede estar provocada por numerosas causas, sensibilidad al ruido o luz, dolores menstruales, alergias, cansancio físico, lesión o tumores cerebrales, depresión… No obstante, una de las causas más frecuentes es la tensión o estrés en la vida diaria. En este sentido podemos distinguir dos tipos principales de jaqueca: jaqueca sin aura o común (se da en la mayor parte de la población) y jaqueca con aura. En el primer caso, el dolor de cabeza va expandiéndose poco a poco, acentuándose con movimientos bruscos y ejercicio físico y llevando consigo síntomas como vómitos o naúseas. El segundo tipo de jaqueca o jaqueca con aura, suele venir precedida de visiones borrosas, olores extraños o visión de luces chispeantes de corta duración y que da paso a los síntomas de dolor de cabeza moderado-intenso de la jaqueca común.

Artículo Recomendado: Remedios Caseros para el Dolor de Cabeza

En cuanto a la duración, suele ser de 4 a 72 horas, intercalándose con momentos de acentuación o mayor levedad y siendo diferentes si se dan durante el día o durante la noche, existiendo migrañas o jaquecas que quedan activas solo durante la noche y que dan lugar a graves problemas o alteraciones en el sueño, como son despertares frecuentes, impedimento para conciliar el sueño o incluso insomnio total.

Con todo esto, no es difícil saber que estos dolores de cabeza o jaqueca son profundamente molestos, llegando a causar en la persona un malestar terrible, debido a causas muy variadas y que, desafortunadamente, no se pueden intuir a través de los fármacos típicos como ibuprofeno, aspirina, paracetamol… Ya que, su única función es paliar o tratar el dolor de cabeza que se origina pero no tratar la causa de ello. Es por esto por lo que, en este artículo, nos encargaremos de contar algunas de las pautas o consejos básicos a seguir para tratar o prevenir la jaqueca producida por el estrés o la tensión acumulada que es, como ya mencionamos anteriormente, la causa más típica en toda la población.


De este modo, algunas de las pautas que aquí mostraremos para detectar y prevenir la aparición de este dolor de cabeza o jaqueca producida por el estrés son: Beber abundante agua y estar bien hidratado, dormir las horas necesarias y en condiciones idóneas de temperatura, realizar ejercicio físico, preferentemente por la tarde y no a pocas horas de conciliar el sueño, evitar cualquier alimento o situación de estrés que promueva una mayor tensión o estado de alerta en el organismo y evitar, entre otras, el consumo excesivo de alcohol, bebidas con cafeína (sustituyéndolas en dicho caso por té, melisa o tila) y el consumo de tabaco u otro tipo de drogas.

mujeres alcoholizadas

 

Sin embargo, a parte de prevenir, el principal objetivo de esta entrada es el hecho de poder aliviar manualmente o de forma casera estos molestos síntomas procedentes de la jaqueca, para ello, un paso clave es aprender a manejar dichas cefaleas, sabiendo identificar los momentos de máximo estrés y los factores desencadenantes, además de saber como actuar cuando dicho dolor se presenta y aprender a tomar la medicación en caso necesario (ya que las cefaleas por tensión o estrés suelen responder bien al tratamiento farmacológico) o consultar a un profesional de la salud, que en ningún caso deberá ser obviado.

En referencia a lo explicado anteriormente mostramos a continuación una serie de consejos y formas de aliviar la jaqueca una vez que esta se presenta:

Lo primero y más importante que debemos hacer y que, en muchos casos pasamos por alto, es que si dicha jaqueca esta producida por tensión, sobreesfuerzo intelectual o sobrecarga de trabajo, será intentar relajarnos (de este modo estaremos evitando en gran medida la tensión muscular originada en cara, cuello y hombros que dan lugar a estos molestos dolores de cabeza). Otras medidas para aliviar dicho dolor una vez que aparece serán:

  1. Evitar o reducir la hipertensión.
  2. Vigilar nuestra temperatura, sobre todo si el dolor se encuentra mayormente asociado al frío.
  3. Evitar posiciones incómodas durante un largo tiempo y usar almohadas eficientes que nos permitan un descanso óptimo.
  4. Alejarnos del ruido, el tráfico o sonidos molestos durante los episodios de dolor.
  5. Evitar zonas con demasiada luz o demasiada gente.
  6. Mejorar la respiración con ejercicios de insuflación profunda y lavados nasales, lo cual nos permite reducir la tensión.
  7. Masajear aquellos músculos adoloridos de cuello o cabeza.
  8. Dormir y descansar bien.
  9. Reducir la tensión craneal y mejorar la circulación con productos como lecitina de soja (que reduce el colesterol en sangre y, a largo plazo, mejora la fluidez en el riego).
  10. Toma de infusiones con plantas relajantes que contengan pasiflora, melisa o tila.
  11. Uso de antifaz de gel refrigerante, sobre todo si hemos tenido una mala noche, hemos dormido poco o hemos estado llorando, siendo este un truco sencillo para disminuir la inflamación en los ojos y reducir la tensión ocular.
  12. Ejercicios de relajación o meditación que nos permitan dejar la mente en blanco, tales como el yoga, para disminuir el estrés de la vida diaria.
  13. Biorretroalimentación, que es una técnica que nos permite controlar y medir algunas de nuestras funciones corporales para así poder cambiar dichas funciones mediante la relajación o la visión de imágenes placenteras.
  14. Acupuntura, que es una forma de medicina alternativa, donde se insertan algunas agujas finas en puntos estratégicos del organismo para aplicar calor, presión o láser en una amplia gama de enfermedades.

También podremos usar alguna medicación de venta libre como ibuprofeno, ácido acetilsalicílico o aspirina, paracetamol y relajantes musculares. En todo caso, siempre habrá que tener en cuenta que el uso de dicha medicación durante un largo tiempo puede ocasionar cefaleas de rebote, hepatopatías, coagulopatías y graves problemas teratogénicos en embarazadas.

Es por ello por lo que la información aquí descrita no podrá nunca superponerse a la de un profesional médico, ni mucho menos sustituirla, siendo necesario ponerse en contacto con ellos ante situaciones más graves o en las que no exista mejoría de los síntomas, tras haber intentado paliar el dolor de las diversas formas mencionadas. Algunos de estos casos que requerirán una mayor atención serán:

  • Si el dolor se presenta de forma repentina y con una intensidad nunca vivida anteriormente.
  • Se produce junto con vómitos y náuseas.
  • Se experimenta además aumento de temperatura, con fiebre, malestar general o escalofríos.
  • Aparecen mareos, visión borrosa y dificultad para mantener el equilibrio.
  • Problemas en el habla o dificultad para mantenernos alerta.

También avisar al médico si:

  • Los patrones del dolor de cabeza o el dolor cambian, acentuándose o situándose en otra zona.
  • Los tratamientos usados y que en otras ocasiones fueron útiles ya no sirven, siendo necesario aumentar la dosis o la pauta.
  • Presenciamos efectos secundarios como latidos cardíacos irregulares, piel pálida o azul, tos persistente, vómitos, diarrea, estreñimiento, calambres, sequedad en la boca o mucha sed.
  • Estás embarazada o existe posibilidad, estando totalmente contraindicado el uso de algunos fármacos durante el embarazo.

Como conclusión final y para el mejor aprovechamiento de este artículo cabe decir que, en la mayor parte de los casos, la prevención de los dolores de cabeza se considera más importante que el tratamiento, dado que muchas de las causas son conocidas y, por tanto, podrían evitarse fácilmente con ejercicios domésticos o caseros que nos permitirían disminuir o aliviar los dolores de cabeza originados por la jaqueca en un 90% de los casos.

Instrucciones para aliviar jaquecas

De este modo, algunas de las pautas que aquí mostraremos para detectar y prevenir la aparición de este dolor de cabeza o jaqueca producida por el estrés son: Beber abundante agua y estar bien hidratado, dormir las horas necesarias y en condiciones idóneas de temperatura, realizar ejercicio físico, preferentemente por la tarde y no a pocas horas de conciliar el sueño, evitar cualquier alimento o situación de estrés que promueva una mayor tensión o estado de alerta en el organismo y evitar, entre otras, el consumo excesivo de alcohol, bebidas con cafeína (sustituyéndolas en dicho caso por té, melisa o tila) y el consumo de tabaco u otro tipo de drogas.

mujeres alcoholizadas

¿Que necesitas para aliviar jaquecas?

Sin embargo, a parte de prevenir, el principal objetivo de esta entrada es el hecho de poder aliviar manualmente o de forma casera estos molestos síntomas procedentes de la jaqueca, para ello, un paso clave es aprender a manejar dichas cefaleas, sabiendo identificar los momentos de máximo estrés y los factores desencadenantes, además de saber como actuar cuando dicho dolor se presenta y aprender a tomar la medicación en caso necesario (ya que las cefaleas por tensión o estrés suelen responder bien al tratamiento farmacológico) o consultar a un profesional de la salud, que en ningún caso deberá ser obviado.

 

Consejos para aliviar jaquecas

Como consecuencia de lo explicado anteriormente mostramos a continuación una serie de consejos y formas de aliviar la jaqueca una vez que esta se presenta:

Lo primero y más importante que debemos hacer y que, en muchos casos pasamos por alto, es que si dicha jaqueca esta producida por tensión, sobreesfuerzo intelectual o sobrecarga de trabajo, será intentar relajarnos (de este modo estaremos evitando en gran medida la tensión muscular originada en cara, cuello y hombros que dan lugar a estos molestos dolores de cabeza). Otras medidas para aliviar dicho dolor una vez que aparece serán:

  1. Evitar o reducir la hipertensión.
  2. Vigilar nuestra temperatura, sobre todo si el dolor se encuentra mayormente asociado al frío.
  3. Evitar posiciones incómodas durante un largo tiempo y usar almohadas eficientes que nos permitan un descanso óptimo.
  4. Alejarnos del ruido, el tráfico o sonidos molestos durante los episodios del dolor.
  5. Evitar zonas con demasiada luz o demasiada gente.
  6. Mejorar la respiración con ejercicios de insuflación profunda y lavados nasales, lo cual nos permite reducir la tensión.
  7. Masajear aquellos músculos adoloridos de cuello o cabeza.
  8. Dormir y descansar bien.
  9. Reducir la tensión craneal y mejorar la circulación con productos como lecitina de soja (que reduce el colesterol en sangre y, a largo plazo, mejora la fluidez en el riego).
  10. Toma de infusiones con plantas relajantes que contengan pasiflora, melisa o tila.
  11. Uso de antifaz de gel refrigerante, sobre todo si hemos tenido una mala noche, hemos dormido poco o hemos estado llorando, siendo este un truco sencillo para disminuir la inflamación en los ojos y reducir la tensión ocular.
  12. Ejercicios de relajación o meditación que nos permitan dejar la mente en blanco, tales como el yoga, para disminuir el estrés de la vida diaria.
  13. Biorretroalimentación, que es una técnica que nos permite controlar y medir algunas de nuestras funciones corporales para así poder cambiar dichas funciones mediante la relajación o la visión de imágenes placenteras.
  14. Acupuntura

También podremos usar alguna medicación de venta libre como ibuprofeno, ácido acetilsalicílico o aspirina, paracetamol y relajantes musculares. En todo caso, siempre habrá que tener en cuenta que el uso de dicha medicación durante un largo tiempo puede ocasionar cefaleas de rebote, hepatopatías, coagulopatías y graves problemas teratogénicos en embarazadas.

Es por ello por lo que la información aquí descrita no podrá nunca superponerse a la de un profesional médico, ni mucho menos sustituirla, siendo necesario ponerse en contacto con ellos ante situaciones más graves o en las que no exista mejoría de los síntomas, tras haber intentado paliar el dolor de las diversas formas mencionadas. Algunos de estos casos que requerirán una mayor atención serán:

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.