La amoxicilina es una medicina que fue creada por farmacéuticos en los inicios de los años setenta, lo que hicieron fue combinar la penicilina con amino, un radical, teniendo así el resultado de amin – penicilina. Continúa leyendo Amoxicilina – Para qué sirve y Dosis pediátrica

Qué es la amoxicilina

Es un medicamento de tipo antibiótico cuya sustancia activa es la amoxicilina, la cual se deriva de la penicilina, este medicamento es uno de los más usados para combatir infecciones que se hayan dado a causa de alguna bacteria. La amoxicilina se encarga de debilitar y alterar las paredes celulares bacterianas, logrando así que se mueran las bacterias y haciendo de este modo que desaparezca la infección. La ventaja que tiene este medicamento es que puede ser utilizado por niños y por mujeres que se encuentran en embarazo.

Después de ser absorbida, el tiempo de la acción puede estar entre sesenta y noventa minutos, este antibiótico es absorbido mayoritariamente por el intestino delgado y la duración en el organismo puede estar entre seis y dieciocho horas, pasadas veinticuatro horas el mismo será desechado a través de las vías urinarias y de esta manera el cuerpo no lo metaboliza.

Este artículo relacionado seguro que también te resultará interesante: Amoxicilina, Indicaciones, Uso y Efectos Secundarios

Para qué sirve la amoxicilina

Este medicamento pertenece a aquellos antibióticos llamados de amplio espectro, lo que quiere decir que esta medicina puede matar muchas bacterias diferentes, por eso por lo general es recetado por médicos para tratar diferentes infecciones entre las que podemos encontrar las siguientes:

  • Aquellas infecciones que se dan en las vías respiratorias como: faringitis, neumonía, sinusitis, otitis, bronquitis, entre otras.
  • La enfermedad llamada de Lyme.
  • Algunas enfermedades que se dan por transmisión sexual como por ejemplo clamidiasis y la gonorrea.
  • Infecciones que son de tipo gastrointestinal.
  • Infecciones en la piel.
  • Alguna infección en la vía urinaria.
  • Infección de furúnculo.

Este medicamento también es utilizado combinado con otras medicinas para poder combatir el helicobacter pylori.

La amoxicilina no servirá para infecciones causadas por virus.

Cómo se usa la amoxicilina

Esta medicina viene en diferentes presentaciones y tiene diversas maneras de administración, por lo general a los adultos se les receta en cápsulas o en comprimidos que son solubles, estos últimos se deben  agitar bien y disolver en ½ vaso de agua, se debe revolver bien y beberlo de inmediato. En caso de tomar las cápsulas se deben tragar sin masticarlas y pasarlas con mucha agua.

Los tratamientos que son con antibióticos no deben ser interrumpidos, deben tomarse hasta el final, el tiempo que el médico haya indicado, si se olvida una toma se debe ingerir apenas se recuerde, a no ser que ya esté muy cerca la hora donde se debe tomar la siguiente dosis, si esto ocurre se deberá ingerir esa dosis cuando se finalice el tratamiento y así tomar el número de pastillas que han sido prescritas.

Dosificación

Este medicamento viene en diferentes concentraciones, encontramos de 250 mg y de 500 mg, el médico es quien debe indicar cuál es el que necesita la persona, cada cuánto la debe tomar y cuánto debe durar todo el tratamiento, eso dependerá mucho de la enfermedad que se esté tratando, por lo general, tanto en niños como adultos desde los 40 kg, será de 500 mg desde dos hasta tres veces en el día.

La toma se distribuye en el día y de forma regular, ya sea cada ocho horas o cada doce horas, en los niños que pesan por debajo de los 40 kg, el médico indicará cuál será la dosis adecuada.

Es importante siempre tomarlo todos los días a la misma hora, se deben seguir al pie de la letra las instrucciones y preguntarle al médico todas las dudas que se tengan, no se debe parar el tratamiento y tampoco tomar por más tiempo de lo que haya indicado el galeno.

Las gotas para los niños y las soluciones líquidas se deben agitar bien cada vez que se vayan a utilizar.

También existen tabletas que son masticables, estas deben masticarse muy bien o triturarse antes de ingerirse.

Insistimos en que no se debe parar el tratamiento, así la persona ya se sienta aliviada, esto provocaría que las bacterias se vuelvan resistentes a diferentes antibióticos.

Amoxicilina en niños

La amoxicilina es una medicina antibiótica que es apropiada principalmente para aliviar las infecciones de tipo bacterianas que les dan a los niños, es importante seguir algunos consejos a la hora de administrar este medicamento. Este antibiótico es bastante utilizado en pediatría, es semisintético y se deriva de la penicilina, el mismo pertenece al grupo llamado betalactámicos.

  • Este antibiótico solo será efectivo contra aquellas infecciones que han sido causadas por una bacteria, hay que tener en cuenta que el 80% de las infecciones se dan a causa de virus donde la amoxicilina no se recomienda.
  • Este medicamento no se le debe administrar al niño si el mismo es alérgico o lo ha sido a la penicilina.

Miremos más a fondo aquellos motivos por los cuales no se deben utilizar antibióticos sin haber tenido una indicación del médico.

  • Si el niño presenta fiebre, el pediatra lo valorará y buscará cuál es el foco de aquella infección, habrá varios indicios que le indicarán si la fiebre la está causando una bacteria o un virus.
  • Como ya mencionamos, el 80% de las infecciones se dan a cusa de virus, por lo que los antibióticos no tendrían efecto alguno.
  • Los antibióticos sólo serán efectivos para combatir las infecciones bacterianas, el hecho de que se presente fiebre o la misma dure por varios días no indica que la infección sea de tipo bacteriana, si después de haber ido donde el pediatra la fiebre continúa por dos días o más, es importante volver para una nueva valoración. En ocasiones las infecciones de tipo bacterianas salen a flote un par de días después de que hayan empezado.
  • Los antibióticos no son inofensivos cuando se toman y se tiene una infección de tipo viral, estos mismo se encargan de matar aquellas bacterias que son malas cuando las mismas existen, pero así mismo también se encargarán de matar aquellas que son buenas, que son con las que siempre vivimos y hacen parte de nuestro organismo y la flora normal, cuando tomamos antibióticos muy seguido, todos aquellos gérmenes y bacterias buenas que se encuentran en la flora se comienzan a debilitar, haciendo que las bacterias malas nos ataquen con más facilidad. Aclaramos que sí se deben usar los antibióticos cuando lo indique el profesional, pero no se debe abusar de los mismos si no es necesario (no auto medicarse).
  • Cuando se toman antibióticos se recomienda el consumo de prebióticos para poder restablecer la flora intestinal.

Dosis pediátrica

La dosis pediátrica de este medicamento sería de la siguiente manera: se deben suministrar desde 40 mg por cada Kg de peso hasta los 90 mg por kg de peso, esto sería por día, por lo general esto estaría dividido en tres dosis con una toma cada ocho horas, aunque hay presentaciones que son para cada doce horas. La dosis baja por lo general se usa para infecciones en la garganta y las dosis más altas en infecciones más complicadas como por ejemplo una neumonía, de igual modo el médico pediatra es quien debe decir cuál es la dosis adecuada para el niño.

Se debe utilizar el gotero para proceder a medir la dosis que le hayan mandado al niño, ya sea las gotas o la solución líquida se pueden poner sobre la lengua del pequeño, o agregarlas ya sea a un jugo, agua, leche o algún otro líquido que esté frío o a la leche materna y luego debe tomarse de inmediato.

Efectos secundarios

Entre los efectos secundarios más conocidos podemos encontrar los siguientes

  • Enfermedades gastrointestinales: dolores de estómago, también diarrea y náuseas.
  • Erupción o picor en la piel, si esto pasa es necesario consultar al médico.
  • Micosis en la vagina o en la boca.

A continuación pondremos una lista de aquellos efectos adversos que podrían ser graves para salud, teniendo en cuenta que no son muy comunes y se presentan rara vez, si esto llega a pasar es importante acudir al médico de inmediato.

  • Erupción severa en la piel
  • Crisis convulsivas
  • Urticaria
  • Si la piel y los ojos se ponen amarillos
  • Moretones o hemorragias que son inusuales.
  • Cansancio en exceso
  • Palidez
  • Fatiga

Pueden también aparecer otros efectos adversos que no están descritos en este artículo, así que es importante acudir al médico si se observa algo extraño durante la toma de esta medicina.

Contraindicaciones

Si la persona presenta hipersensibilidad a la amoxicilina o a algún otro antibiótico que sea derivado de la penicilina, no debe tomar este antibiótico.

Es importante indicarle al médico si la persona sufre de trastornos renales o de alguna enfermedad que sea grave.

Este medicamento se puede tomar junto con otros, como por ejemplo anticoagulantes, de igual modo es importante indicar al médico qué medicinas se están tomando para que éste las tenga en cuenta.


Embarazo y lactancia

Este medicamento puede ser tomado por mujeres lactantes o en embarazo, siempre habiendo teniendo una consulta previa con  el médico, se debe seguir al pie de la letra la dosis que se haya indicado.

En la conducción

No hay restricción para poder conducir después de la toma de este medicamento.

La dieta

No hay que hacer cambios en la alimentación que lleva a diario la persona, a no ser que el médico así lo indique.

Desechar y almacenar el medicamento

El medicamento se debe mantener en su envase, siempre bien cerrado, se debe poner donde los niños no lo alcancen, debe ser almacenado a temperatura del ambiente y no debe estar cerca  de fuentes de calor ni de humedad (por ello no debe guardarse en el baño).

La solución oral se puede meter con preferencia a la nevera, pero igual se puede dejar a la temperatura del ambiente.

El medicamento no se debe congelar.

Si el medicamento está vencido o ya no se utiliza, se debe desechar, puede consultar en las farmacias más cercanas cómo hacer eso.

Importante

La amoxicilina es una medicina antibiótica, muy utilizada para el tratamiento de infecciones de tipo bacterianas, por lo que nunca se debe utilizar sin que un médico la haya recetado, no es recomendable automedicarse con antibióticos.

Este medicamento se utiliza en los niños desde que están muy pequeños, pero insistimos que siempre con la indicación del médico pediatra.

No debe darse a personas alérgicas a la penicilina.

Hay muchas personas que les dan antibióticos a sus niños, solo porque éstos presentan una fiebre, esto no debe hacerse.

Si este medicamento se le suministra a diabéticos, se deben tener precauciones muy altas, pues el mismo puede causar que se eleven altamente los niveles de glucosa encontrados en la orina.

Cuando se suministra el medicamento por un tiempo prolongado, esto puede causar que aparezcan infecciones causadas por hongos y también bacterias que se vuelven resistentes.

Este medicamento no es para tratar los resfriados o la gripa.

No se debe consumir alcohol ni ningún excitante mientras se consume este antibiótico.

No debe ser mezclado con otros químicos, a no ser que el médico lo indique.

Otras personas no deben tomar tu medicamento, cada persona es diferente y el médico es quien debe determinar qué es lo mejor para cada uno.

Te invitamos a leer el siguiente artículo

Amoxicilina, indicaciones, uso y efectos secundarios

 

 

 

 

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.