Blastoestimulina: Indicaciones, Usos y Efectos Secundarios

La Blastoestimulina es uno de los medicamentos más utilizados para ayudar a cicatrizar las heridas. Permite que el proceso cicatrizante se acelere y además contiene una acción antibiótica. Por norma general se aplica en pomada, aunque también existen otros formatos. Aunque suele recetarse por su capacidad cicatrizante, sin embargo la Blastoestimulina se puede utilizar para muchos más usos. ¿Quieres conocer sus indicaciones, usos y efectos secundarios? En ese caso has llegado al lugar adecuado. En este artículo vas a aprenderlo todo.

Comencemos por lo básico.

¿Qué es la Blastoestimulina?

A grandes rasgos la Blastoestimulina es un medicamento con carácter antibiótico y efecto cicatrizante. Entre sus componentes el principal es la centella asiática. Esta planta de tipo herbáceo pertenece a la familia de las Apiaceae que crece de manera natural en Asia.

En la medicina ayurvédica y en la china las cualidades medicinales de esta planta se llevan utilizando desde hace milenios. Y han demostrado ser tremendamente eficaces para mejorar la salud. Incluso en fresco la centella asiática tiene gran cantidad de propiedades que nos ayudan a curarnos de todo tipo de enfermedades. Por ejemplo propiedades anticonceptivas psconeurológicas, angiogénicas, antiinflamatorias, cicatrizantes o antioxidantes.

Precisamente la centella presente en la Blastoestimulina es la que ofrece su capacidad cicatrizante y contra las infecciones a este medicamento.

Además de centella asiática, otro de los componentes principales de la Blastoestimulina es la tetracaína. ¿Y este para qué sirve?, te preguntarás. Pues bien, la tetracaína ofrece a este medicamento una capacidad antibacteriana y anestésica increíble. Gracia a estas propiedades ayuda a acabar con los gérmenes que se pueden concentrar en una herida. Debido a su gran poder curativo la tetracaína se encuentra incluida en el listado de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

Usos de la Blastoestimulina

La Blastoestimulina se presenta de manera habitual en 3 formatos diferentes:

Blastoestimulina en pomada

La Blastoestimulina en pomada es la que más suelen recetar los médicos. Se presenta en diferentes tamaños más o menos económicos. Normalmente los tamaños más grandes suelen resultar algo más baratos. Sin embargo es mejor comprar la cantidad necesaria y no dejar que nos sobre. Piensa que no sabes cuándo vamos a volver a necesitarla.

Se usa para ayudar a cicatrizar las heridas y para luchar contra las heridas infectadas. Suele recetarse tras una operación quirúrgica, cuando se tiene alguna herida abierta o frente a cualquier úlcera o eccema que se presente en la zona cutánea.

Por norma general esta pomada se ha de extender entre 1 y 3 veces al día sobre la zona que se ha visto afectada. Lo normal cuando se utiliza es que pueda aparecer cierta sensación de picor sobre la herida. Si esto te sucede no te preocupes. Es uno de los efectos secundarios más habituales de esta pomada. Sin embargo suele afectar únicamente de este modo a personas que tienen la piel muy sensible.

Blastoestimulina en polvo

Este formato es el menos utilizado dentro de la Blastoestimulina. Su acción es similar a la de la Blastoestimulina en pomada. La Blastoestimulina en polvo se suele recetar para cicatrizar heridas de gravedad media baja. Recuerda que si la gravedad es mayor o la extensión de la quemadura es muy grande, este medicamento no te servirá en ninguno de sus tres formatos.

Blastoestimulina en óvulos

Este tipo de formato es muy recetado a aquellas mujeres que pueden padecer infecciones de tipo vaginal. Este formato, junto con la pomada, son los más recetados y conocidos de la Blastoestimulina.

En este caso el formato tiene aspecto de pequeños óvulos que se insertan en la vagina. Y sirven a la perfección para luchar contra la vaginitis, la vulvitis o algún tipo de candidiasis.

Es también ideal para luchar contra leves desgarros vaginales gracias a su efecto cicatrizante. Muchos médicos la recetan a las mujeres que acaban de dar a luz o a aquellas que han tenido alguna relación sexual algo dolorosa.

Además, la centella asiática sirve para mejorar la higiene de esta zona tan íntima. Por norma general aquellas mujeres que usan Blastoestimulina en óvulos han de introducir 1 óvulo una vez al día en la vagina. Suele ser recomendable suministrarlo de noche, antes de acostarse, para que sea más sencillo que la mujer se encuentre en casa.

Se puede colocar como un tampón, es decir, erguida y con una pierna elevada sobre la cama o el wc. También se puede colocar en posición horizontal. Es decir, tumbada sobre la cama antes de irse a acostar. En cualquier caso hay que tener cuidado al introducirla e intentar colocarla lo más dentro posible de la vagina. De esta manera se irá disolviendo en el interior del útero sin problemas.

Indicaciones de la Blastoestimulina

La Blastoestimulina está indicada para hacer frente a los siguientes problemas médicos:

Blastoestimulina en pomada o en polvo

  • Cicatrización de heridas. Es uno de los medicamentos más utilizados para lograr acelerar el proceso de cicatrización de las heridas.
  • Úlceras y llagas. Gracias a su efecto cicatrizante y a su capacidad antibacteriana, la Blastoestimulina es ideal contra las úlceras y las llagas.
  • Escaras.
  • Quemaduras. Es útil siempre que la quemadura no sea excesivamente grave y grande.
  • Tatuajes. Muchas veces, si no cuidamos bien los tatuajes después de hacérnoslos, pueden terminar infectados. La Blastoestimulina es un remedio muy utilizado para luchar contra este problema gracias a su amplia capacidad cicatrizante y antibacteriana. Si quieres saber más sobre Cómo tratar un tatuaje infectado, no dejes de leer este artículo.

Blastoestimulina en óvulos

En cuanto a la Blastoestimulina en óvulos es recetada clínicamente para hacer frente a muy diversos problemas médicos. Comúnmente se usa para luchar contra la vaginitis y cervicovaginitis de tipo bacteriana o irritativa, los desgarros vaginales que pueden provocarse tras dar a luz o debido a una relación sexual agresiva. La vulvitis o la tricomoniasis.

Consideraciones importantes antes de utilizar Blastoestimulina

Antes de utilizar Blastoestimulina hay que tener en cuenta una serie de consideraciones. Las más importantes son sin duda las siguientes. No debes de utilizar la Blastoestimulina si:

  • Si eres alérgico a los componentes de este medicamento. Sus componentes principales son la centella asiática y la tetracaína. Si presentas alergia a alguno de estos componentes la Blastoestimulina no es recomendable para ti. Además de no surtirte efecto puede terminar provocándote efectos secundarios. Si quieres conocer los más comunes los encontrarás más adelante en este mismo artículo.
  • Si tienes eczemas, quemaduras o úlceras demasiado graves. Por norma general la Blastoestimulina no debe de utilizarse ante heridas muy graves y grandes. Sin embargo hay excepciones en las que el médico decide recetarla.
  • No ingerir. Piensa que este medicamente es para suministrarlo o bien por vía vaginal (en caso de los óvulos) o bien de manera cutánea (en el caso de la crema y los polvos de Blastoestimulina).
  • Informar a nuestro médico de si estamos tomando otros medicamentos o fármacos. Esta indicación ha de tenerse en cuenta en todo tipo de tratamientos. Es importante que los médicos sepan si estamos tomando otros medicamentos para que no haya problemas. Incluso hemos de informar al facultativo de aquellos que hemos podido tomar hace poco o que seguimos tomando y carecen de receta médica. Piensa que la mezcla de diferentes fármacos puede provocar efectos secundarios muy desagradables.
  • En caso de querer quedarse embarazada o sospechar de que puede estarlo… hay que avisar previamente al médico. De esta manera podrá sopesar si el uso de este medicamento es adecuado para ti en tu estado o en tu situación actual. Puede que prefiera recetarte otro diferente que implique menos riesgos. La Blastoestimulina no está recomendada durante el embarazo y durante la lactancia. De ahí la importancia de indicárselo al médico.

En cualquiera de los casos, tanto para utilizar la Blastoestimulina en polvo, en pomada o en óvulos, es necesario que sea recetada por el médico. Nunca te auto mediques para hacer frente a algún problema. Son los expertos los que han de asesorarte sobre qué hacer y qué tipo de medicamentos utilizar para tratar tu problema.

Si no lo haces de este modo puedes terminar provocándote enfermedades mucho más graves.

Efectos secundarios de la Blastoestimulina

Por norma general la Blastoestimulina no presenta prácticamente efectos secundarios. Al igual que sucede con el resto de medicamentos puede tenerlos, pero no tienen por qué ser sufridos por todos los pacientes que usan este medicamento concreto.

Sin embargo, los efectos secundarios que registra la Blastoestimulina son verdaderamente leves. Entre los más habituales se encuentran sin duda los siguientes.

  • Escozor y picor sobre el área afectada.
  • Enrojecimiento o inflamación de la piel en la zona donde se aplica la Blastoestimulina.

Por norma general estos efectos secundarios solo aparecen en aquellas personas que tienen la piel muy sensible. En caso de notar cualquiera de estos efectos lo más recomendable es advertir inmediatamente a nuestro médico. Él se encargará de valorar si puedes seguir usando ola Blastoestimulina o es mejor que utilices otro medicamento.

Esperamos que este artículo te haya servido para resolver todas tus dudas sobre la Blastoestimulina. ¿Sabías que en doncomos puedes conocer muchos más datos sobre medicamentos y salud en general?

Si quieres contarnos tu propia experiencia con la Blastoestimulina, tanto los redactores como los lectores estaremos deseando leerte. Puedes añadir tus propias aportaciones en el apartado de comentarios que encontrarás al final de este artículo.

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 75,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.