Contenido del Artículo

La fosfatasa alcalina alta (FA) Es una enzima que la producen el hígado, la placenta y los huesos, y su función es la de eliminar el fosfato a partir de moléculas como proteínas, alcaloides y nucleótidos. Esa eliminación de fosfato se conoce con el nombre de desfosforilación. Sus niveles normales deberían estar entre 20/140 UI/L, pero en algunas ocasiones estos niveles se superan y es cuando se dice que alguien padece unos niveles altos de FA.

En el caso de que los niveles sean 1,5 veces superiores de lo habitual, los especialistas determinan que el problema viene de los huesos o del hígado, aunque en otras ocasiones no son capaces de encontrar el punto focal de la enfermedad.

El origen puede ser dos maneras: del sistema hepático o del sistema óseo. En el caso del primero si hay daño hepático, las células lesionadas desprenden grandes cantidades de fosfatasa hacia el organismo, lo que puede provocar obstrucciones en los conductos biliares, lo que perjudica gravemente al hígado y si la obstrucción es en varios conductos, es probable que el paciente tenga un tumor, provocado por esos altos niveles; por otro lado, cualquier problema que interrumpa el crecimiento y desarrollo de los huesos hará que aumente la FA.

Para saber la causa de los altos niveles, si es hepático u ósea, lo más adecuado es acudir a un especialista y que realice un análisis de sangre. La prueba consiste en la extracción de sangre de una vena que se encuentra en el interior del codo o en el dorso de la mano. Para realizarla el paciente no puede comer ni beber en las seis horas previas a la prueba, y como algunos medicamentos ‘ensucian’ los resultados, es conveniente preguntar al especialista para saber si hay que interrumpir algún tratamiento que el paciente esté realizando o si por el contrario no hace falta.

Es una enfermedad que no tiene cura, pero sí necesita de tratamiento para que los niveles no sigan creciendo y terminen por regularse de modo autónomo. Por ello lo mejor es acudir a un médico especialista a que nos realice las pruebas pertinentes y nos aconseje sobre el mejor tratamiento para no seguir empeorando.

Hay varias circunstancias en las que unos altos niveles no denotan padecimiento de la enfermedad:

  1. Edad. Cuando un recién nacido tiene la FA alta no significa nada preocupante, puesto que es el momento en el que los huesos, que la producen, están en crecimiento. Lo contrario ocurre con la gente mayor, en quienes la FA tiene unos niveles por debajo de los normales.
  2. Embarazo. Aquí ocurre lo mismo. En el tercer trimestre del embarazo es cuando el feto está terminando de formarse, y los niveles de fosfatasa son bastante altos, lo que no quiere decir que la madre o el niño padezcan la enfermedad.

Instrucciones

  1. Tumores. Algunos tumores como los pulmonares, de testículos y ovarios, de laringe, páncreas, leucemia, gástrico o de colon pueden hacer que los niveles de la enzima estén por encima de los normales.
  2. Enfermedades óseas. Los huesos producen la enzima de la fosfatasa, por lo que cualquier alteración ósea puede elevar los niveles de FA.
  3. Problemas de hígado. Del mismo modo que ocurre con los huesos, el hígado también produce la fosfatasa y si lo hace a un nivel superior de 140 IU/L puede provocar cirrosis, que es una enfermedad degenerativa; cáncer en el órgano; alguna infección; inflamación de la vesícula biliar; o una obstrucción biliar causada por piedras.
  4. Enfermedad de Paget. Es un trastorno mediante el cual los huesos se forman y descomponen en exceso, y en lugar de construir un sistema óseo fuerte, los huesos son débiles, por lo que tienden a romperse. Sus consecuencias son dolores óseos, deformación de los mismos, artritis o muchas fracturas.
  5. Alcohol y tabaco. El consumo de ciertas sustancias como el alcohol o el tabaco aumentan los niveles de la enzima.

Consejos

  • Un especialista. La mejor de las opciones es ir a un médico para comprobar si los niveles de fosfatasa están entre los límites o si los han superado.
  • Prevenir. Si tienes alguno de los síntomas descritos y crees que puedes padecer esta enfermedad lo mejor es que no dejes pasar el tiempo y acudas al médico, siempre es mejor encontrar el problema lo antes posible para aplicar la mejor de las soluciones.
  • No a los consejos. Aunque algún miembro de tu familia padezca esta enfermedad no te fíes y creas que si tú la tienes se solucionará del mismo modo. Y es que, además de no tener cura, cada paciente necesita un tratamiento diferente.
  • Deja los vicios. En el caso de que tus niveles de fosfatasa estén por encima de lo habitual y sea a causa del tabaco o del alcohol, lo mejor que puedes hacer es dejar de consumirlo, y es que aunque el médico empiece con un tratamiento si sigues consumiéndolo, no conseguirás nada, incluso empeorarás, porque estarás medicando a tu cuerpo a la vez que le estás perjudicando.

Que Necesitas

  • Análisis
  • Un médico
¿Te ha gustado?
121 usuarios han opinado y a un 96,69% le ha gustado.