La ansiedad forma parte de la vida humana, desde el nacimiento experimentamos distintos episodios de ansiedad, unos más complejos que otros, pero ocasionados por la rutina que llevamos a cabo día tras día y por el entorno que nos rodea. Esta condición nos permite ponernos sobre aviso ante circunstancias ajenas a las habituales en nuestra vida, quizá, por momentos que esperamos con muchas ansias así como los que representan una amenaza para nuestra integridad.

Es normal sentir momentos de ansiedad, siempre y cuando los mismos no vengan acompañados por fuertes y prolongadas crisis que se apoderen de nuestra tranquilidad. Si ese fuese el caso, se debe acudir rápidamente a un especialista para que nos ayude a controlarlas y evitar futuras complicaciones.

Así, la ansiedad está ligada al estado emocional que atraviesan las personas en un determinado momento y caracterizado por una serie de circunstancias que alteran su condición, llevándola al punto de generar zozobra e incertidumbre. Igualmente, se resalta que la ansiedad es un mecanismo de defensa que suelen adaptar muchos individuos, y se considera en un renglón de normalidad, pues, representa la angustia de lo que es, o lo que puede llegar a suceder.

No hay alguna persona en el mundo que alguna vez no haya padecido de momentos ansiosos, es un estímulo que forma parte de los seres humanos. Sin embargo, se debe prestar cierto cuidado y atención cuando los niveles de ansiedad se incrementan de una manera exorbitante y se vuelven más recurrentes, allí, hay algo que no anda bien en el sistema nervioso y deja de catalogarse como un estado normal.

Un ejemplo muy común que solemos experimentar, es nuestro primer día de clases en el instituto o en la universidad. La zozobra se apodera de nosotros, llegamos al punto de no parar de pensar y pensar en todo lo que pudiese pasar, pensamientos van y vienen a nuestra mente, unos buenos y otros, no tanto. Pero, solo pensamos en adaptarnos rápidamente al nuevo reto que enfrentamos, queremos sacar el máximo provecho de él y cumplir cada una de las metas propuestas al salir de casa en camino a nuestro gran día. Sin embargo, la ansiedad, a veces juega en nuestra contra, nos dejamos envolver por ella y pasamos a presentar ligeras o graves crisis de nerviosismo y sudoración excesiva.

Si estos episodios responden a las exigencias del entorno y suelen durar poco y no regresan, es una condición mental normal. Pues, debemos auto-defendernos de todo aquello que quiera lastimarnos. Pero, si por el contrario, son ciclos recurrentes, que no podemos controlar y hasta llegamos a hacernos daños, ya implica la intervención de un especialista en el área para que indague sobre el origen de los ataques repentinos y recurrentes de ansiedad.

Ahora bien, a continuación, te presentamos: cómo combatir la ansiedad, en unos sencillos pasos que seguramente, te serán sumamente efectivos. Además, luego de ello, te señalamos útiles consejos a considerar.

¿Que necesitas para combatir la ansiedad?

  • Relajarte
  • Ejercicio físico
  • Evitar sustancias tóxicas

Instrucciones para combatir la ansiedad

  1. La ansiedad es un estado emocional que se caracteriza por la zozobra y angustia que llegamos a experimentar en momentos tan habituales como asistir el primer día a un nuevo trabajo, ir a una valoración médica, antes de la presentación de un informe final, el día de nuestra boda, entre muchos otros. Por ende, más de uno ha experimentado esta sensación, la cual suele ser momentánea, hasta que el hecho que nos produce angustia, culmina. Sin embargo, si la crisis de ansiedad llega a prolongarse más de lo debido, se podría asociar a algún descontrol. Por ello, a continuación, te explicamos: cómo combatir la ansiedad.
  2. Infórmate: hay muchas personas que suelen experimentar constantes episodios de ansiedad sin llegar a identificarlos como tal, pues, no se han informado del todo sobre qué es la ansiedad y cuáles son los signos de este padecimiento. Por ende, indaga toda la información requerida, busca testimonios, bases científicas y más, todo ello te ayudará a adentrarte al tema y poder resolverlo de la mejor manera posible.
  3. Inhala y exhala: durante los períodos de ansiedad, puedes llegar a lastimarte, pues, estás en un estado de descontrol en el cual no asimilas ni comprendes lo que está ocurriéndote. Por ende, es importante que trates de mantener la calma, repite procesos de respiración, inhala y exhala, constantemente. Te ayudará.
  4. Practica yoga: la yoga es una actividad física que te ayuda a controlar tus emociones y a exteriorizarlas. Por ende, intégrala a tu estilo de vida, poco a poco, para no rechazarla. Verás que te sentirás mejor durante el proceso, y lograrás combatir tus niveles de ansiedad.
  5. No te adelantes: el principal punto de origen de la ansiedad, recae en anticiparse a los problemas. La angustia es un impulso que utilizamos como escudo ante las adversidades que presenta la vida. Por ende, cuando se te presente un problema, no te adelantes, no pienses en las cosas negativas que pudiesen suceder. Recuerda, lo que piensas es lo que atraes. Para combatir la ansiedad, debes controlar tus pensamientos. Esto, lo lograrás atrayendo pensamientos positivos. Intenta verle el lado bueno a las dificultades, siempre dejarán una lección.
  6. No huyas: escapar del problema no lo desaparecerá, toma las riendas de él y enfréntalo de la mejor manera posible. Analízalo y toma las decisiones correctas, busca apoyo en otras personas, si así te sentirás más a gusto. Recuerda, mientras más largas le des para solucionarlo, mayor serán los episodios de
  7. Exprésate: no te guardes los sentimientos y opiniones por el miedo al qué dirán. La sociedad se caracteriza por ser prejuiciosa, y no dejará de serlo por el hecho de callar tus emociones. Exprésate, libera tus sentimientos e ideales, no te guardes tu sentir por pensar en los demás. Esos sentimientos acumulados, elevan tus niveles de ansiedad, y te generan diversos síntomas muy incómodos (taquicardia, sudoración, dolor de cabeza, entre otros).

Consejos para combatir la ansiedad

La ansiedad es una emoción que forma parte de la vida de los seres humanos. Se experimenta desde la infancia hasta la vejez. En cualquier momento cotidiano de nuestra vida padecemos de leves momentos de ansiedad. Sin embargo, a algunas personas suele afectarle más de lo debido, se vuelven episodios recurrentes y prolongados. Por ello, anteriormente, te mencionamos: cómo combatir la ansiedad. Y a continuación, te indicamos unos sencillos consejos que deberás tomar en consideración durante el paulatino proceso que conlleva el control de la ansiedad.

  1. Descansa lo suficiente, establécete un régimen de descanso que involucre las ocho horas diarias que requiere el ser humano. Y al momento de ir a la cama, no atraigas pensamientos a tus mentes, solo, descansa para recuperar las energías. La mente también necesita descanso, como el resto de tu cuerpo.
  2. Leer este artículo con buenos remedios caseros para la ansiedad.
  3. Realiza actividad física, no te adaptes a una vida sedentaria, tendrás mucho tiempo libre para agobiarte y no es lo que queremos. Integra los ejercicios físicos a tu rutina, para disminuir los niveles de ansiedad.
  4. Aliméntate saludablemente, cuando pasas por períodos de ansiedad, tu cuerpo se desgata y pierde energías. Por ello, consume alimentos ricos en grasas buenas, fibras y cereales integrales.
  5. Distráete, cuando sientas que está por llegar un período de ansiedad, practica una actividad que te guste e intenta evadirlos. Mantén tu mente y cuerpo ocupados en esos momentos.
¿Te ha gustado?