A medida que la fecha para salir de cuentas se va acercando, muchas mujeres buscan formas de acelerar el parto. Hay que tener mucho cuidado e informarse bien antes de seguir cualquier consejo, ya que hay muchos mitos y leyendas sobre este tema.

Todas las mujeres tienen una fecha en la que probablemente dará a luz. Pero lo cierto es que casi ninguna o muy pocas mujeres cumplen con esa fecha estimada. Esto suele pasar porque, en realidad, no se sabe a ciencia cierta en qué momento va a llegar el bebé. Además, tampoco se sabe muy bien cuales son los mecanismos que, finalmente, desencadenan el parto. Por lo tanto, no podemos prever con exactitud cuándo empezarán las contracciones y el bebé esté dispuesto a salir. Por regla general, el parto suele ocurrir entre las 38 y las 42 semanas de embarazo. Pero cada embarazo es único y el bebé saldrá cuando esté preparado para ello.

Aún así, hay formas, remedios y trucos naturales que se utilizan para acelerar el parto. Naturalmente, estos trucos o remedios no están investigados ni comprobados científicamente. Por lo tanto, puede que una mujer haga alguno de ellos y se ponga de parto enseguida. Y, por el contrario, otra mujer puede probar mucho de los trucos y no conseguir dar a luz. Lo más importante es mantener la calma durante todo el proceso, aunque a veces sabemos que puede resultar complicado.

Antes de empezar a utilizar técnicas o trucos para acelerar el parto, lo mejor que puedes hacer es consultarlo antes con tu ginecólogo o ginecóloga. Hay veces que, en embarazos complicados o de alto riesgo, se desaconseja completamente hacer estos trucos o remedios. Además, ten en cuenta que para hacer estos trucos debes haber entrado, por lo menos, en la semana 39 del embarazo. Hacerlos antes esta contraindicado. Es necesario que haya pasado el suficiente tiempo para poder llevar a cabo estas técnicas.

¿Qué puedo hacer para acelerar el parto?

Instrucciones para acelerar el parto

  1. Salir a andar. Cuando una mujer está embarazada y corre riesgo de tener un parto prematuro, los médicos aconsejan por norma general poco movimiento y mucho reposo. Por lo tanto, sería lógico pensar que para conseguir lo contrario, es decir, provocar el parto, hay que hacer justamente lo contrario. Efectivamente, cuando el embarazo ha sido tranquilo y no hay ninguna contraindicación, se suele recomendar dar paseos y caminatas para acelerar el parto. En Estados Unidos, hace algunos años, se hizo una investigación sobre este tema. Se comprobó que, como se pensaba, una caminata larga o hacer ejercicio físico ayuda a provocar contracciones. Esta teoría no ha sido del todo demostrada, pero hay indicios de que funciona. Una mujer embarazada, después de un día de trabajo, de ejercicio físico algo intenso o después de dar largos paseos, suele notar que tiene más contracciones que cuando ha pasado el día sin moverse demasiado. Cuando se acerca la fecha del parto, es posible que estas contracciones de después de realizar ejercicios o dar paseos, desencadenen al fin las contracciones del parto. Además, al margen de si el ejercicio o las caminatas provoquen el parto o no, hacer ejercicio no intenso durante el embarazo tiene efectos beneficiosos para la madre y para el feto. Pero cuidado, que nos estamos refiriendo a ejercicios de intensidad media o baja, nada de deportes o ejercicios extenuantes. Y ten en cuenta que, como hemos dicho antes, el médico tiene que dar el visto bueno antes de que empieces a andar o hacer ejercicio.
  2. Tener relaciones sexuales. Cuando se va acercando la fecha deseada, las matronas y los ginecólogos suelen recomendar que se mantengan relaciones sexuales para acelerar el parto. Hay bastantes mitos alrededor de esta idea. Hay personas que dicen que hay que tener sexo cada ocho horas para provocar el parto. No parece que sea importante o determinante el número de relaciones sexuales o cada cuanto tiempo se practica sexo en el parto. Simplemente, se recomienda que se tengan relaciones sexuales con frecuencia durante las últimas semanas del embarazo. Esto se recomienda porque, por una parte, cuando la mujer llega al orgasmo, éste produce contracciones en el útero parecidas a las que se tienen durante el parto. Esto podría provocar más contracciones que, finalmente, induzcan el parto. La hormona que se encarga de inducir las contracciones durante el orgasmo se llama oxitocina. Esta hormona también se libera durante la masturbación. Por lo que si no puedes tener relaciones sexuales, puedes masturbarte y conseguirás los mismos beneficios. Por otro lado, el semen contiene unas sustancias llamadas prostaglandinas. Estas sustancias a veces son utilizadas en las inducciones al parto que hacen los médicos. Las prostaglandinas pueden producir dinámicas uterinas, es decir, contracciones. Por este motivo, cuando una embarazada tiene riesgo de tener un parto prematuro, el médico le puede aconsejar que no practique muchas relaciones sexuales.
  3. Reír. Reír es algo simple, barato y que podemos (y debemos) hacer todos los días. Algo tan sencillo como reír provoca la liberación de oxitocina en nuestro cuerpo. Buscar algo que te haga reír aportará muchos beneficios a la hora de terminar tu embarazo. Ya no es solo la liberación de oxitocina que, como hemos explicado antes, ayuda a inducir el paro. Es también que, en las últimas semanas del embarazo, los nervios están a flor de piel y las mujeres están más tensas. Reír hará que te relajes inconscientemente y esto hará que los bloqueos físicos y emocionales que puedas tener se disipen. Queda con amigos, mira alguna película de comedia o mira vídeos que te hagan mucha gracia. ¡Cualquier excusa es buena para reír!

    http://radiofelicidad.mx/

  4. Practicar la relajación. Los nervios, el estrés y la ansiedad de la última etapa del embarazo hace que tus músculos se contraigan. Esto no ayudará a que el bebé nazca. Es normal sentir todas estas emociones cuando sabes que se acerca la fecha para dar a luz. Y, sobretodo, cuando has sobrepasado esta fecha y parece que tu bebé no quiere salir. Cuando nos encontramos en ese estado de inquietud, nuestro cuerpo suele liberar una hormona llamada adrenalina. Esta hormona suele actuar inhibiendo o bloqueando la liberación de la hormona oxitocina. Si la adrenalina bloquea a la oxitocina, no se producirán con tanta frecuencia las contracciones que suele provocar esta hormona. Por eso, una gran idea es hacer técnicas de relajación para quitar todo lo que se pueda el estrés de nuestra vida. También puedes pedir que te den un masaje. Intenta hacer técnicas de relajación, ejercicios de respiración o algunas actividades como el yoga o el pilates. Muchas veces, cuánto menos pensemos en que queremos ponernos de parto, antes ocurre.
  5. Ingerir comida picante. Muchas mujeres afirma que tras comer con cierta frecuencia comidas picantes, se han puesto de parto. Parece ser que el picante contiene sustancia que son de gran ayuda para que el útero se contraiga. Esto ayuda a provocar contracciones. No se ha demostrado científicamente que esto sea cierto. Pero el testimonio de muchas mujeres embarazadas apunta a que hay ocasiones en las que sí que la comida picante ayuda a acelerar el parto.
  6. Tomar infusiones de hojas de frambuesa. Parece ser que estás infusiones ayudan a acelerar el parto porque producen un efecto estimulante en el útero. Ayudando a provocar contracciones. Hay que empezar poco a poco, con una taza de infusión de hojas de frambuesa. Y, con el transcurso de los días, ir aumentando la cantidad de tazas al día. Hasta llegar a las tres o cuatro tazas de infusión al día. Es mejor si puedes conseguir las hojas de frambuesa naturales, de una herboristería o herbolario.
  7. Comer chocolate. Por último, comer chocolate ayuda a acelerar el parto porque es excitante. Muchas mujeres lo utilizan durante todo el embarazo para ver el movimiento de su bebé. Ya que suele pasar que cuando se come chocolate el bebé comienza a dar patadas y a moverse de forma más activa. Esto ocurre gracias a la cafeína que contiene el chocolate. Hay veces que se recomienda que se tome una taza de chocolate caliente en vez de en tableta. Pero es indiferente, ya que la cantidad de cafeína es la misma en las dos formas.

    http://i.huffpost.com/

Como véis, tenéis varias técnicas, métodos o trucos para acelerar el parto de forma natural. Antes de terminar insistimos en que es necesario que consultéis con vuestro médico o ginecólogo antes de hacer cualquiera de estas cosas. Una vez que os confirmen que no va a resultar peligroso para vosotras y vuestro bebé, podéis hacer cualquiera de estas cosas.

Por otra parte, tened en cuenta que cada embarazo es único y diferente a los demás. Estos trucos pueden funcionar o no, dependiendo de cada situación. Lo mejor es mantener la calma y pensar que todo va a salir bien y que, aunque el bebé pueda retrasarse un poco, eso no significa que el parto va a salir mal.

Esperamos que este artículo les haya sido de gran ayuda.

¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.