El acné es una afección de la piel por la que aparecen ampollas de pus en la piel, lo que comúnmente conocemos como barros y espinillas.

Aunque el acné puede aparecer en cualquier parte del cuerpo lo más frecuente es el acné salga en la cara, lo que para muchas personas es un problema estético muy grave que hace incluso que se sientan mal con su aspecto físico.

Todos sabemos lo que siempre se dice, que lo importante es el interior, pero seamos sinceros, ¿quién no quiere verse de la mejor forma posible? Lo que es prácticamente imposible si padeces acné, da igual cuánto te valores o la alta autoestima que tengas, los deseos de hacer desaparecer el acné siempre está ahí.

Por eso, si tú también estás deseando saber cómo curar el acné entonces sigue leyendo este artículo de doncomos.com donde te daremos todas las claves.

Estos dos artículos también los encontrarás interesantes: Cómo Eliminar las Manchas del Acné y Cómo Eliminar Definitivamente los Granos de la Cara

Qué es el acné y qué lo causa

El acné es un trastorno de la piel producido por una foliculitis, es decir una inflamación e infección de un poro folicular. Las lesiones que producen el acné aparecen como rojeces inflamadas, espinillas y granos.

En general el acné aparece durante la adolescencia, llegando a afectar a más del 80 por ciento de la población. No obstante también aparecen casos en adultos y en menor medida en recién nacidos, aunque estos suelen ser otras formas diferentes de acné.

La principal causa de la aparición del acné es la obstrucción de los poros y su posible posterior infección. Esta obstrucción puede ser causada por la producción en exceso de sebo por las glándulas, una excesiva sudoración, como efecto secundario de algunos medicamentos o productos cosméticos y por los cambios hormonales producidos durante ciertas etapas como la pubertad, el embarazo o la menstruación o como consecuencia de la toma de ciertos anticonceptivos como la píldora o incluso por el estrés.

El acné se presenta no solo en la cara sino que también puede aparecer en el resto del cuerpo, aunque esto no es tan frecuente. Para saber si padeces acné deberías fijarte en los síntomas de esta afección, los cuales son: espinillas, espinillas negras, pústulas, quistes, costras con erupción en la piel, cicatrices en la piel, protuberancias rojas y pequeñas y enrojecimiento de la piel en las zonas alrededor de erupciones.

Existen varios tipos de acné clasificados según su gravedad. Podemos distinguir el acné leve, el acné moderado, el acné severo y el acné muy severo.

El acné suele diagnosticarse según la presencia de las lesiones, pero también el doctor podría pedir una analítica complementaria para analizar algunas hormonas y confirmar si estas están desequilibradas y que están causando el acné.

Pasos para curar el acné

Bebe mucha agua. El agua es esencial en nuestra vida, no solo para mantener equilibrados muchos niveles en nuestro cuerpo y para mantenernos hidratados, sino que además beber al menos un litro y medio de agua diariamente te ayudará a eliminar toxinas y mantener tu cuerpo más limpio, lo que también reducirá el acné.

Evita el uso de maquillaje. Seguro que deseas tapar tus imperfecciones usando mucho maquillaje, pero en realidad estarás empeorando la situación pues introducirás más suciedad en los poros favoreciendo la aparición de acné. Por tanto evita en la medida de lo posible no aplicarte maquillaje en el rostro y si debes hacerlo entonces usa un maquillaje específico para pieles con acné,  estas son un poco más suaves y menos dañinas para tu piel.

Cuida tu higiene facial. Es realmente importante que cuides tu higiene facial para ello deberás lavar tu rostro con jabón y agua fría dos veces al día, una por la mañana para retirar las células muertas producidas por la noche y otra por la noche para eliminar la suciedad del día. Cuanto más limpio permanezca tu rostro menos acné te saldrá.

En general podrás usar cualquier gel facial limpiador, pero en este caso podrías usar un jabón de azufre que limpia en profundidad y además es antiséptico lo que ayuda a evitar las bacterias que producen el acné. Este jabón puedes conseguirlo en droguerías o en farmacias.

Exfoliación facial. Siguiendo con el punto anterior deberás hacerte una limpieza más profunda una vez a la semana. Esto se consigue usando un exfoliante facial. Aplícalo en el rostro usando las yemas de los dedos y masajeando el producto en círculos y siempre desde el interior del rostro hacia afuera.

Consume mayor cantidad de vitamina A. La vitamina A es primordial en la reducción de grasa y por tanto de la obstrucción de los poros. Además también la vitamina A también es importante para reforzar la capa protectora de la piel, así conseguirás que la producción de acné se reduzca o incluso termine.

Seca tu rostro siempre con una toalla limpia y exclusiva para tu cara además deberás secarla a toques y no frotando.

Debes evitar tocar los granos puesto que puedes agregar más suciedad y además dejarte horribles marcas si los estripas.

Complementos vitamínicos completos. Gracias al poder de las vitaminas y minerales el cuerpo se hace inmune a las bacterias y virus, por lo que potenciarás la inmunidad a las bacterias del acné.

No abuses de ciertos alimentos como son el chocolate, la carne de cerdo, la bollería, los frutos secos, el alcohol, los quesos fuertes y el marisco.

Evita el contacto del pelo en la cara, por eso no es recomendable el flequillo y el pelo largo.

Si haces ejercicio físico lávate la cara después para evitar que se acumule el sudor y la suciedad y que aparezca más acné.

Usa productos cosméticos y productos fotoprotectores especiales para el acné, y productos con bajo o ningún contenido en aceites o grasas.

Evita el estrés. El estrés eleva los niveles de hormonas que pueden hacer aparecer más acné.

No compartas tratamientos diagnosticados a otras personas con acné. Cada persona es única y un mismo tratamiento no es el mismo para todo el mundo.

Acude a un dermatólogo si después de hacer todo esto el acné no ha comenzado a minimizarse o desaparecer. Pero ten paciencia, ya que el acné puede tardar mínimo tres meses en comenzar a desaparecer.

Remedios caseros para curar el acné

Mascarilla facial de miel. Puedes extenderte una mascarilla de miel en el rostro todos los días durante 30 minutos, y después lávate la cara con agua tibia. La miel tiene propiedades antibacterianas y además puede ayudarte a eliminar las manchas de tu rostro, como las que deja el acné.

Mascarilla de pepino. El pepino es ideal como hidratante y además baja la inflamación, pues además es un gran aliado para aliviar la aparición del acné. Tan solo debes escachar un pepino formando una pasta. Si lo prefieres puedes triturarlo con la batidora. Aplícalo en la cara durante 35 minutos y después enjuaga tu cara con agua tibia.

El aloe vera es una de las plantas naturales con mayores atribuciones para la salud y la estética que hay. También será un gran aliado para combatir los signos del acné. Te ayudará a desaparecer las cicatrices y además actuará para evitar que te salgan tantos granitos. Coge un trozo de hoja de la planta natural y déjala escurrir en un vaso durante una hora, de este modo escurrirá la salvia que no nos sirve de nada. Después pela la hoja y usa el jugo para extendértelo por el rostro. Puedes hacerlo dos veces al día y dejártelo actuar durante todo el tiempo que quieras, aunque muchas personas encuentran que deja la piel muy tirante o tienen que maquillarse, en ese caso déjatela durante 30 minutos y después lávate el rostro. En herbolarios y otras tiendas también puedes encontrar geles de aloe vera, y aunque también sirven siempre es mejor que lo hagas con la planta natural.

Las cáscaras de naranja también pueden ayudarte a combatir el acné. Para ello tritura la cáscara de una naranja con un poco de agua hasta que se forme una pasta, después aplícatela en el rostro durante 30 minutos, después lávate la cara con agua fría.

Puedes usar el polvo de sándalo para tratar tu problema de acné. Coge dos cucharas grandes de polvo de sándalo y mézclalo con un poco de agua, debe quedar una pasta que no sea demasiado espesa. Debes aplicártelo por la noche y dejártela mientras duermes, a la mañana siguiente podrás lavarte el rostro con agua fría.

Exfoliante facial de tomate. El tomate también es un gran limpiador y purificador. Puedes usar este exfoliante una vez a la semana y sólo necesitas partir un tomate a la mitad y sal gruesa. Coge el tomate y moja la pulpa en la sal gruesa y luego pásatelo por el rostro en círculos para exfoliar tu rostro.

Sigue los pasos anteriores y conseguirás curar el acné para siempre, así podrás lucir tu rostro sin temor ni vergüenza. Comienza a realizar los pasos anteriores sin demora para eliminar el acné, ya que te llevará un poco de tiempo conseguir grandes resultados, por eso no desesperes si no ves resultados durante la primera semana.

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 75,00% le ha gustado.