La piel, es el órgano más extenso del cuerpo humano, lo recubre en su totalidad y sirve como capa protectora, así como es de importante, en esa misma medida es sumamente delicada y por ende debemos cuidarla, evitando en la medida de lo posible heridas en la misma, las heridas son lesiones en la parte superficial de la piel producidas por rozaduras o cortes.

Las heridas: por qué se presentan

Las heridas son, básicamente, la ruptura de la piel, ocasionados por diversos factores. El cuerpo lleva a cabo un proceso natural para poder cicatrizarlas, por medio  del incremento en la producción de una sustancia vital para la regeneración de la piel llamada colágeno. Algunas personas tardan más tiempo en cicatrizar y curar una herida, esto se debe a diversos factores, entre los cuales se puede mencionar:

Cómo curar heridas

Edad: con el paso de los años, la circulación sanguínea se torna lenta por lo cual las células tienen menos oxigeno disponible con el cual poder trabajar en la regeneración celular y asi curar las heridas, con la edad también se pierde elasticidad en los tejidos.

Enfermedades metabólicas: entre estas podemos mencionar la diabetes, el colesterol, la  las cuales representan una mayor dificultad a la capacidad del cuerpo de producir colágeo, que es el encargado de volver a sellar el hueco que la herida deja en la piel.

Deficiencias nutricionales: La materia prima necesaria para la producción de colágeno son las vitaminas A y C, zinc y selenio, es por ello que se aconseja incrementar la ingesta de alimentos ricos en nutrientes, como lo son: naranja, limón, zanahoria, guayaba, fresas, kiwi y lechosa o papaya, es importante también equilibrar la dieta con la ingesta de proteínas presentes en los lácteos, granos, carnes blancas y huevos.

Fármacos: Los fármacos que segregan corticoides, ralentizan el proceso de cicatrización. Por ejemplo, aquellos utilizados para aliviar la urticaria, así como también los anticoagulantes y los antiinflamatorios.

Tabaco: Tener hábitos tabáquicos es vivir con el enemigo a cuestas, ya que fumar también produce daños en el proceso circulatorio y un retraso considerable en la cicatrización. La nicotina hace que las arterias se estrechen por lo cual pasa menos sangre a través de ellas, dando como consecuencia la ausencia de oxígeno y colágeno. A las personas que tienen el hábito de consumir cigarrillos, se les recomienda reducir la cantidad consumida diariamente en caso de estar próximo a someterse a una cirugía.

Estrés: Los corticoides que produce el cuerpo sometido a estrés, esta enfermedad tan común de padecer en la actualidad, hace que se altere la composición del ADN de las células, podemos decir de cierta forma que las células se estresan también por lo cual no cumplen la adecuada función regenerativa para cicatrizar las heridas haciendo este proceso más lento.

Tipos de heridas

Es común pensar que las heridas nos ocurren como consecuencia de accidentes. Pero en teoría, las incisiones quirúrgicas limpias (los cortes que hacen los médicos cuando durante una operación) también son heridas. Cualquier cosa que rompa la superficie o perfore la piel es una herida, y cuando esto ocurre se corre el riesgo de que gérmenes y bacterias ingresen a nuestro organismo, dando paso a infecciones.

Según la profundidad y tamaño de la herida, así como el nivel de aseo o suciedad de la misma, hará que se requiera más cuidados.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 66,67% le ha gustado.