La enfermedad de transmisión sexual denominada herpes genital, es una infección que parece en el área de los genitales (vagina, pene y ano), en forma de erupciones que producen ampollas, que provocan dolor y escozor, tanto adentro, como alrededor de estas áreas. Aunque en ocasiones puede adoptar diferentes variaciones, que afligen las otras zonas del cuerpo.

Esta enfermedad es causada por dos tipos de virus de Herpes Simple (VHS). El que produce la mayoría de los padecimientos, es el Virus de Herpes Simple tipo 2 (VHS-2), y el resto es causado por el Virus de Herpes Simple tipo 1 (VHS-1). Este último, también es el causante de las infecciones bucales mejor conocidas como herpes labial o fuegos labiales.her`pes simple

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), este padecimiento es un problema de índole global, ya que según sus estimaciones para el año 2012 “había 417 millones de personas infectadas en todo el mundo”.

La OMS también señala que la prevalencia es más elevada en África, con el 31%, seguida de las Américas con un 14,4%. Asimismo, no obstante de que la mayoría de las infecciones se producen en la adolescencia, quedó demostrado que esto aumenta con la edad.

Como puedes observar, el herpes genital se puede contagiar cuando se tienen relaciones sexuales (orales, vaginales y anales), con otro individuo que sea portador del VHS o padezca la enfermedad. Es decir, se contrae al momento de tener roces con la lesión (el líquido que se halla dentro de las llagas, ya que contienen al virus). Del mismo modo, por el contacto con la piel, mucosas y secreciones.

En este sentido, la misma no se transmite a través de la sangre, ni mucho menos, es hereditaria. Por otra parte, del acuerdo a la OMS  “existen más casos de mujeres infectadas por VHS-2 que hombres”, y esto se debe, a que es más fácil que ellos tramitan a las mujeres el virus, que ellas a los hombres.herpes simple

En caso de embarazo, las probabilidades de contagiar al feto aumentan en un 50%, ya que la transmisión se produce en el momento del parto, por el contacto con las secreciones de los genitales de la madre. Llegando ocasionar diferente afecciones en el recién nacido, que van desde daños en el sistema nervioso (piel, ojos y boca), discapacidades neurológicas (como la encefalitis), hasta la muerte, según lo señala la OMS.

Por tanto, las medidas tomadas con la mujer gestante infectada es de medicarla a final del embarazo o de practicarle una cesaría, reduciendo así la trasmisión por esta vía.

Cuando la mujer ha padecido la enfermedad antes del embarazo, disminuyen los riesgos de transmisión al bebé, sin embargo, es conveniente que la madres proporcione al médico tratante esta información.

Ahora bien, los síntomas que producen esta infección en la mayoría de los casos son asintomáticos o tan leves que logran pasar desapercibidos. Es decir, algunas personas pueden haber contraído el virus pero no lo saben.

En la mayoría de los casos, sólo el 20% de los afectados por el virus manifiestan la sintomatología típica de la enfermedad, las ampollas. Sin embargo, las afecciones se pueden clasificar de acuerdo con las siguientes condiciones:

  • Primaria: se presenta cuando un sujeto, que nunca ha estado expuesto al contagio con ninguno de los tipos de virus (VHS-1/VHS-2), se contagia. Puede que no manifieste los síntomas o que se presenten de forma leve. Sin embargo, cuando si lo manifiesta se pueden presentar algunos de estos síntomas:
    • Malestar corporal general como debilidad, dolor en las piernas y fiebre.
    • Inflamación de los ganglios linfáticos de la ingle (entrepierna). Lo que indica que el sistema inmunológico está combatiendo al virus.
    • Lesiones o ampollas en la garganta o en la boca, con dolor y escozor.
    • Lesiones o ampollas en los genitales (vagina, pene y ano), así como secreciones que producen dolor al orinar y comezón.
    • Mujeres: pueden presentar ampollas tanto en la parte interna de los labios de la vulva, como en los externos. Por lo general, no son notadas por ellas. En la parte exterior se crean costras que luego se caen, no así en la parte interior, que estas no se forman, sino que son reemplazadas con nueva piel. Además, también pueden presentar lesiones dentro del cuello uterino (cérvix) o infecciones vaginales.
    • Hombres: pueden llegar a presentar lesiones dentro del pene, produciendo secreciones que  causarán dolor al orinar y comezón. Duración: de 2 a 3 semanas, luego pueden llegar a reaparecer 5 o 7 días después.
  • Inicial (no-primaria): se originan cuando un individuo que ya ha padecido el VHS-1, es infectada con el VHS-2. Como tiene los anticuerpos del primero, los síntomas del segundo virus son más leves o pasan inadvertidos. La duración es menor al anterior, y si manifiesta alguna señal de la enfermedad, como las ampollas, se encuentran menos extendidas en el cuerpo.
  • Recurrente: suceden cuando un sujeto que ya han padecido una infección de VHS en una parte del cuerpo, reaparece allí mismo o en áreas cercanas de la lesión, es decir, genitales, abdomen inferior, piernas, nalgas, ano. Sin importar que no se haya tenido contacto en estas áreas durante las relaciones sexuales, ya que toda esta zona forman parte de la misma red de nervios. Puede durar de 2 a 10 días y presentan:
    • Lesiones menos extensas.
    • La mayoría no presentan los síntomas de la primaria, como fiebre.
    • Algunas mujeres manifiestan el virus en el cuello uterino. Sin embargo, esto no es causa cáncer de cérvix.

Es importante destacar, que cada persona es diferente y el organismo también, inclusive si es recurrente, puede que una vez manifieste los síntomas de una etapa, como la inicial, y en otras ocasiones tenga los síntomas del proceso primario. O el caso una indicidio que es portador del VHS-2 y no lo sabe, ya que no presenta ningún síntoma y luego al pasar los años, se manifiesta la enfermedad.

Aunque en enero de 2017 la OMS ha señalado que están abocados a frenar esta enfermedad, con el estudio de vacunas y microbicidas, este virus no posee una cura. Sin embargo, para tratarla se emplean medicamentos llamados antivirales. Cuyo fin es prevenir y acortar los síntomas (lesiones), durante la toma del tratamiento.

Si quieres más información de cómo tratar el herpes genital aquí la encontrarás

hespes simple

Los tratamientos farmacológicos utilizados son los siguientes:

  • Aciclovir: es el compuesto más utilizado y viene en presentación de crema, ungüento, comprimidos y solución inyectable. Este último, para pacientes neonatales y cuando el herpes se encuentra esparcido por el cuerpo.
  • Famciclovir y valaciclovir: ambos compuestos son los más innovadores por su fácil toma .
  • Profiláctico o supresivo diario: empleado en pacientes recurrentes.

Ahora bien, dado que la sintomatología varía en cada individuo, ya que los anticuerpos reaccionan diferente al virus, sigue las siguientes instrucciones que te mostrarán cómo curar el herpes genital y lograr así  disminuir los síntomas y acelerar la recuperación del proceso infeccioso.

¿Que necesitas para curar el Herpes Genital?

  • Diagnóstico médico.
  • Tratamiento antiviral o analgésico local.
  • Guantes tipo médico desechables.
  • Sal común o de mesa.

Instrucciones para curar el Herpes Genital

  1. Si presentas cualquiera de los síntomas del herpes genital anteriormente descrito, sospechas que la padeces, estás embarazada o simplemente para descartar que tienes esta enfermedad, puedes acudir a tu médico para que verifique a través de un examen de sangre o análisis de laboratorio si sufres de esta infección. Él interpretará correctamente los resultados y de ser necesario, te señalará el tratamiento preciso.
  2. Toma el tratamiento según lo prescriba el médico, que será un antiviral de los arriba mencionado: aciclovir, famciclovir o el que te indique.
  3. Si te aparecen lesiones, puedes lavar estas áreas con baños de sal (15 gr de sal común por cada 2 ½ tazas de agua). Esto las calmará y secará. Si hay mucho dolor, aplica analgésicos locales, como el hielo o las cremas, pero todo de forma mesurada, ya que lo que buscas es secar las ampollas, y se podría retardar un poco el proceso.herpes labial
  4. Trata de mantenerte bien hidratado, así tus micciones serán más diluidas. Si presentas dolor al orinar, puedes aliviar el proceso si entra en contacto con un baño tibio o frio.
  5. Utiliza ropa interior holgada, que no apriete, y 100% algodón. Te mantendrás fresco y contribuirán a la recuperación.
  6. Si se presenta las recurrencias, inicia el tratamiento inmediatamente.
  7. Refuerza tu sistema inmunológico a través de la alimentación. Agrega proteínas en cada comida, así como legumbres, ya que son buenas fuentes de zinc, hierro y vitamina B6. Esta vitamina interviene en la generación de linfocitos (glóbulos blancos), los cuales ayudan a combatir las infecciones. También puedes optar por los pescados que contienen más omega-3, por ejemplo, las sardinas, puesto que actúan en los procesos desinflamatorios.
  8. Evita tener relaciones sexuales de cualquier tipo (oral, genital y anal). Informa siempre a tu pareja.

Consejos para curar el Herpes Genital

  • Si sospechas que pudieras estar infectado con el virus o tu pareja lo está, acude a tu médico y ponlo al tanto de la situación, así saldrás de dudas y evitarás que tengas mayores complicaciones.
  • Si estas embarazada,  es necesario que lo comuniques a tu médico para llevar un control adecuado y evitar alguna posible transmisión al feto.
  • Usa siempre el preservativo, así reduces el riesgo de contraer esta o cualquiera de las enfermedades de trasmisión sexual. Recuerda alguien puede estar infectado sin saberlo.
  • Si tienes relaciones sexuales con alguien que padece esta enfermedad, ten presente que aunque utilices preservativos no garantiza el 100% de protección contra el virus, ya que este puede afectar otras zonas del cuerpo que el condón no cubra, e infectarte por la secreción producida en estas áreas.
  • Si manifiestas algún síntoma como las ampollas, no te las toques o a los líquidos que estás segregan, ya que son muy contagiosas y podrías infectar otras partes del cuerpo, por ejemplo, la cara o los ojos. Si esto ocurre, lávate inmediatamente las manos. Utiliza guantes médicos desechables para tratar los sitios afectados.
  • Toma las medidas necesarias si presentas herpes labial (VHS-1). Evitar el contacto bucal y el compartir objetos llevados a esta zona. Asimismo, tener contacto buco-genital.alimentación
  • Puedes optar por consumir aquellos alimentos que refuerzan tu sistema inmunológico. Así pues, ten en cuenta especies como la cúrcuma y al ajo. La primera es una raíz con un gran poder antinflamatorio y el segundo, es un excelente antioxidante que previene y combate las infecciones, osea, el herpes genital.
¿Te ha gustado?