Todos en algún momento de nuestras vidas hemos sufrido algún tipo de quemaduras, la cual es un tipo de lesión en la piel ocasionada por diversos factores.

Para poder entrar en materia sobre los cuidados y como curarlas, es necesario que conozcamos a fondo las características, cómo se producen y el tiempo estimado de curación, así como los riesgos de cada una de ellas. Las quemaduras tienen varias clasificaciones, según su origen, podemos decir que son:

Térmicas: cuando son producidas por contacto con frío o calor excesivo, fuego, líquidos calientes, así como por largas exposiciones al sol directo.

Químicas: se presentan al entrar en contacto con algún agente químico.

Eléctricas: se producen por contacto directo con la electricidad.

Clasificación en grados, según su gravedad:

Primer grado: es la más leve, no hay presencia de ampollas, solo ardor y enrojecimiento de la piel.

Segundo grado: en este tipo si hay presencia de ampollas, el paciente siente más dolor y la piel afectada presenta enrojecimiento y/o hinchazón.

Tercer grado: es la más delicada y peligrosa de todas ya que puede penetrar tejido, vasos sanguíneos, ganglios linfáticos, terminaciones nerviosas, entre otros. Puede ocasionar destrucción de folículos pilosos, glándulas sudoríparas y la capacidad de auto regenerarse de la piel se ve altamente comprometida. En ella no hay presencia de dolor debido a la afectación de las terminaciones nerviosas con la quemadura.

Cuarto grado: se  presenta daño en los huesos y la musculatura, pudiéndose atrofiar o haber riesgo de pérdida total o parcial de alguna extremidad. Por lo general la apariencia de la piel que ha sufrido una quemadura de cuarto grado es negra, con aspecto de carbón. No hay presencia de dolor ya que existe daño nervioso considerable.

¿En cuánto tiempo se curan las quemaduras?

Si la quemadura es superficial o de primer grado: el tiempo de curación oscila entre tres y seis días.

Cuando se trata de una quemadura superficial de espesor parcial o de segundo grado: siguiendo el tratamiento y cumpliendo los cuidados adecuados, se estima que en tres semanas aproximadamente esté curada la quemadura.

Si la quemadura es profundas de espesor parcial o tercer grado: usualmente el tiempo de curación requerido es de más de tres semanas.

¿Cómo curar quemaduras?

En caso de quemaduras de espesor completo o de cuarto grado: se debe realizar injertos de piel para que pueda cicatrizar el área completa, ya que sin estos solo se hará cicatriz en el borde de la lesión pero el centro seguirá estando quemado y al permanecer así es un foco de infecciones y complicaciones para la salud, el injerto consiste en trasplantar una capa muy delgada de piel sana al área afectada por la quemadura, con la finalidad de que esta pueda ayudar a regenerar el tejido dañado, este proceso de curación requiere de mucho más tiempo y se precisa en función de características individuales de cada caso.

Si la quemadura ha sido provocada por el sol te aconsejamos este artículo: Cómo Tratar Quemaduras de Sol

Todas las quemaduras pueden desencadenar en problemas que afecten la salud, esto va a depender en gran medida en la cantidad de superficie afectada, por lo cual aunque una quemadura sea de primer grado pero esté comprometida gran parte del cuerpo, representa incluso más riesgos a la salud que si se tiene una de segundo o tercer grado pero en menor escala en cuanto a la superficie afectada.

Por esta razón, es de vital importancia tomar en cuenta entonces estos dos factores: grado de la lesión y tamaño de la superficie afectada.

¿Cuándo acudir al médico?

  1. Si la quemadura es de tercer o cuarto grado.
  2. Si es de primer o segundo grado pero abarca una amplia zona del cuerpo.
  3. Cuando transcurrida una semana con debidos cuidados, presente infección o no haya terminado de cicatrizar.
  4. Cuando la víctima de la quemadura es un niño, mujer embarazada o un adulto mayor.

Una vez que tenemos identificada el tipo de quemadura, procedemos a enumerar una serie de útiles consejos que nos orientarán sobre cómo curar quemaduras, que mencionamos a continuación:

¿Que necesitas para curar quemaduras?

Tratar siempre las quemaduras que no se han podido identificar, como si fueran una quemadura mayor y extremar los cuidados y atenciones de la misma.

En caso de quemaduras menores (de primer o segundo grado) las medidas a tomar son:

  1. En primer lugar: mantenga la calma, sólo así podrá actuar con mayor claridad y serenidad (este consejo aplica tanto si usted es el paciente o quien le está auxiliando).
  2. Despejar la piel afectada de ropa, joyas y cualquier elemento que pudiera contribuir a continuar la quemadura o que evite el adecuado tratamiento de la misma.
  3. Mantener la zona herida bajo una fuente de agua fría (no helada) por un espacio de al menos cinco minutos, sirve también sumergirla en agua o aplicar compresas con un paño limpio humedecido con agua fría para tratar de ayudar a disminuir un poco el dolor.
  4. Aplicar loción humectante en el área afectada, esto ayuda también a bajar la temperatura de la piel.
  5. Proteger la quemadura contra golpes o fricciones que pudieran empeorar la situación de la piel comprometida y por bajo ninguna circunstancia: NO ROMPA LAS AMPOLLAS.

¿Cómo curar quemaduras?

Si llegase a presentar quemaduras mayores (de tercer o cuarto grado), las acciones a ejecutar dependerán del origen de la quemadura, por ejemplo:

  1. Si es producida por contacto directo con llamas, lo primero que se debe hacer es extinguir el fuego, ya sea cubriendo a la persona con una manta húmeda o gruesa (no inflamable) o pidiéndole que se tire al piso y ruede sobre su cuerpo de un lado a otro.
  2. Verifique que la persona ya no tenga contacto con materiales en llamas, ya que pudiera volver el fuego y causar aún más daños.
  3. No quitar ropas o prendas de vestir pegadas al cuerpo, este tipo de quemaduras causa daños en piel, hueso o nervios por lo cual cualquier ropa que esté adherida a la piel debe ser retirada por personal médico calificado.
  4. Llame al número de emergencias de su país, una vez alejado el paciente del agente que le ocasionó la quemadura, debe llamarse al servicio de atención de emergencias para que la persona reciba el debido cuidado por parte de profesionales.
  5. Manténgalo con vida: evite que la persona entre en shock, acostándolo recto y levantando sus pies a unos 30 centímetros del suelo. Eleve la parte afectada por encima del nivel del corazón y cúbrale con una frazada.

Instrucciones para curar quemaduras

  • Quemadura
  • Saber actuar

Consejos para curar quemaduras

Uso de remedios caseros para curar quemaduras

¿Cómo curar quemaduras?

Este artículo sobre remedios caseros para las quemaduras te puede interesar: Remedios Caseros para las Quemaduras

Es común ver que por varias generaciones se han aplicado diversos remedios naturales para contrarrestar los efectos de las quemaduras en la piel, la naturaleza es un aliado maravilloso y nos pone al alcance de la mano elementos que contribuyen a mejorar notablemente en caso de presentar quemaduras, a continuación te damos claves naturales que te enseñarán cómo curar quemaduras:

  1. Aloe vera, la polifacética sábila, la reina de la medicina natura alternativa, aporta increíbles beneficios como aliviar el dolor y ayuda a regenerar la piel afectada más fácilmente, para esto se corta y pela la hoja de la sábila y se utiliza el gel de ésta directamente sobre la piel quemada, preferiblemente si no es una quemadura grave.
  2. Papa rallada, tiene grandes propiedades, se pela y ralla una papa, se coloca sobre la quemada y esto ayuda a calmar el ardor, enrojecimiento y previene la formación de ampollas.
  3. Cebolla, tanto rallada como picada en pedazos, es muy útil y por su gran propiedad antiséptica evita que se presenten ampollas e infecciones en la quemadura, algo que aporta un punto adicional al uso de la cebolla en el tratamiento de quemaduras es su fácil acceso, ya que su consumo en las comidas es habitual por lo cual siempre está presente en los hogares.
  4. Miel, tiene muchas propiedades entre las que se encuentra que es antihistamínica y antiséptica y en virtud de ello, previene infecciones y acelera el proceso curativo. Debe aplicarse una cantidad generosa en la zona afectada y cambiar dos o tres veces, enjuagando con agua tibia cuidando no afectar más la quemadura con la temperatura del agua.
  5. Cremas y ungüentos, fabricadas a base de sulfadiazina de plata, gentamicina y otros ingredientes que contribuyen a la sanación de la piel así como con la prevención de infecciones que pudieran empañar el proceso curativo, son de común uso casero, sin embargo se recomienda consultar con especialistas sobre la correcta aplicación de las mismas.

Si bien la aplicación de remedios caseros naturales forman parte de la tradición, de las recetas de la botica de la abuela que aún hoy se usan y tienen comprobada eficacia, cabe destacar que jamás debe desestimarse la opinión de los expertos, por lo cual siempre se recomienda que el tratamiento de las quemaduras deba realizarse preferiblemente bajo la supervisión de un especialista de la salud, quien tiene todo el conocimiento necesario para la atención de cada caso particular y pone a la disposición de los pacientes, los avances de la ciencia, porque la salud no debe tomarse como un juego de niños y lo que vemos como una simple quemadura, puede desencadenar en algo más delicado si no se trata con la debida seriedad.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.