Cómo curar un nacido

Un nacido o que también recibe el nombre de forúnculo, es una infección de la piel que ocurre en el folículo de un bello, o también puede ocurrir en una de las glándulas sudoríparas. La característica principal de esta infección es cuando observamos que hay una hinchazón con mucha sensibilidad que toma un color algo rojizo.

Con el paso de los días (más específico sería decir unos dos o tres) nos podemos dar cuenta de que se empieza a ver el forúnculo duro con un tono blanquecino por debajo de la piel, y esto sucede porque se acumula mucha cantidad de pus.

Lo más habitual es que por lo general tengamos un nacido en zonas como las nalgas, las axilas, el cuello y también los hombros, a pesar de que esto sea una fase bacteriana que es provocada por estafilococos áureos, los podemos tener en cualquier área de la piel y debemos que tener mucho cuidado con ellos ya que son muy contagiosos.

La mayoría de las veces cuando tenemos un nacido en nuestra piel, no necesitamos de alguna asistencia médica, pero sí podemos decir que hay casos en los que estas infecciones pueden volverse graves, incluso provocar síntomas de fiebre, ciertos cambios en el apetito o hasta escalofríos.

Para estas situaciones es muy importante que estemos bien informados, ya que de esta manera podemos estar atentos y prevenir toda esta clase de problemas.

Un nacido puede ser algo muy molesto, sin embargo resulta ser muy fácil de tratar, solamente tenemos que informarnos correctamente antes de acudir a cualquier tratamiento. A continuación mostramos los pasos necesarios para tratar un nacido en casa y también algunos remedios caseros que podemos utilizar en casos que no sean de gravedad.

¿Que necesitas para curar un nacido?

  • Una compresa caliente.
  • Jabón antibacteriano.
  • Crema antibacteriana.
  • Gasa.

Instrucciones para curar un nacido

  1. Lo primero de todo, es que tenemos que tener plena seguridad de que se trata de un nacido. Como ya lo hemos mencionado, un nacido ocurre por una infección causada en los folículos capilares por los estafilococos áureos. Son altamente contagiosos y se pueden esparcir a cualquier parte de nuestro cuerpo o también al de otra persona que haya estado en contacto con la superficie del nacido.
    Es muy importante que realmente estemos seguros de que sea un nacido, ya que los podemos confundir con quistes o también puede existir el caso de que tenemos quistes por debajo de estos, por lo cual los quistes son algo que necesita de atención médica.
    Otra de las cosas con las que podemos confundirlos es con el acné, sobre todo si estos se encuentran en las zonas de la espalda o también de la cara. Es importante recordar que el tratamiento para el acné es muy distinto que el de los nacidos.
    Por otro lado, si el área que tenemos afectada son los genitales, tenemos que estar muy atentos ya que se puede tratar de una enfermedad de transmisión sexual como el herpes genital.
  2. Una vez que estemos completamente seguros de que se trata de un nacido, nos colocamos compresas calientes por encima. En el preciso momento que nos demos cuenta de que nos comienza a salir un nacido, tenemos que comenzar a colocarnos las compresas calientes. Mientras más rápido iniciemos con este paso, podemos evitar la posibilidad de que el problema se torne grave. Para hacer una compresa caliente tenemos que mojar una toalla limpia con agua caliente y luego la escurrimos un poco. Con ella tenemos que hacer algo de presión sobre el nacido durante un tiempo de por lo menos uno 5 o 10 minutos. Este proceso tenemos que repetirlo por lo menos 3 o cuatro veces por día.
    La compresa es de mucha ayuda ya que las temperaturas cálidas aceleran el proceso en el que se cura el nacido. Esta temperatura cálida hace que la circulación del área afectada se estimule, siendo de gran ayuda para que los anticuerpos y los glóbulos blancos puedan atacar con mayor rapidez el núcleo de dicha infección. Por otra parte, el calor también es de gran ayuda para que el pus pueda salir, por lo tanto ocurre más rápido el proceso de drenaje y al mismo tiempo es de gran ayuda para aliviar el dolor.
    Si no queremos utilizar un una toalla caliente, simplemente podemos remojar la zona que tenemos afectada con el nacido.
  3. Es importante recordar que no debemos reventar el nacido. Una vez que el nacido se encuentre un poco más blando y podamos ver que el pus se encuentra en la superficie de la piel, por lo general parece algo provocativo que queramos pincharlo o también pellizcarlo para que todo ese pus pueda salir. Pero lo cierto es que tenemos que evitar esto, por lo que si esto ocurre la infección puede volverse grave o las bacterias se podrían esparcir, provocando que nos puedan aparecer más nacidos en la piel. Como ya lo hemos mencionado, so nos colocamos las compresas calientes, el nacido puede terminar por salirse solo, causando que el pus se drene.
  4. Cuando veamos que el nacido se haya drenado por completo, tenemos que lavar el área que ha sido afectada con un jabón bactericida. Tenemos que limpiar con mucho cuidado el nacido con un jabón antibacteriano y agua temperatura templada, hasta que todo el pus haya desaparecido por completo. Cuando ya todo se encuentre limpio, tenemos que secar el área utilizando una toalla limpia o también podemos utilizar una toalla de papel. Hay que recordar que si usamos la toalla de tela, la tenemos que lavar inmediatamente después de secarnos, y si utilizamos la que es de papel, solamente tenemos que tirarla para que de esta forma podamos evitar el riesgo de que nos puedan aparecer más nacidos en la piel.
  5. Tenemos que colocar crema antibacteriana y luego tenemos que cubrir todo el nacido. Pala ello tenemos que colocar una capa de crema por encima del nacido y luego lo tenemos que cubrir utilizando una gasa. La gasa será de gran ayuda para el nacido continúe drenando el pus, por lo tanto es de mucha importancia tener que hacer un cambio frecuentemente. Las cremas y los ungüentos contra las bacterias que sean formulados solamente para el tratamiento contra los nacidos, los podemos conseguir en la farmacia más cercana sin que tengamos que llevar una prescripción.
    El máximo de tiempo que podemos tardarnos para hacer los cambios de la gasa es de unas 12 horas. Solamente tenemos que cambiarla con mayor frecuencia si observamos sangre o gran cantidad de pus empapando dicha gasa.
  6. Debemos seguir colocándonos las compresas con agua caliente que podamos ver que el nacido se haya curado totalmente. Cuando el nacido ya haya drenado toda la cantidad de pus, aún tenemos que seguir colocando sobre el las compresas con agua caliente, limpiando con el jabón antibacteriano y también cubriendo la zona hasta que esta se haya podido curar en su totalidad. Si somos muy constantes en poder mantener toda esta área completamente limpia y a la vez desinfectada, no hay razón alguna de que tenga que existir algún inconveniente, por lo tanto el nacido se debería curar totalmente en un tiempo aproximado una o dos semanas cuando mucho.
    Debemos recordar lavarnos las manos con el jabón antibacteriano antes y también luego de que hemos tocado el nacido, ya que con esto podemos evitar que la infección se pueda esparcir.
  7. Si por alguna razón vemos que el nacido no ha drenado por completo en un tiempo máximo de dos semanas o si por el contrario la infección se ha esparcido, tenemos que acudir a un médico lo más pronto posible. En ciertas ocasiones podemos necesitar la ayuda de un médico para que podamos eliminar un nacido. Lo más común es acudir a un médico si tenemos un nacido en la zonas delicadas como por ejemplo la nariz o también en los oídos, y si la infección se esparce o existe algún otro inconveniente de gravedad, lo más seguro es que recibamos la inyección de algún antibiótico o también nos pueden dar esta receta para adquirir medicamentos vía oral.

Consejos para curar un nacido

  • Muchas veces podemos sentir algo de vergüenza cuando tenemos en nacido en la piel, pero para esto podemos utilizar ropas que los puedan tapar. Otra opción para esto puede ser utilizar algo de corrector para que no se note demasiado, pero en este caso tenemos que ser muy cuidadosos, ya que si no lo hacemos de la manera correcta podría provocar que en nacido se pueda extender a otras partes de la piel o también podríamos causar una infección.
  • Podemos utilizar una compresa caliente que tenga la capacidad de ser calentada en un microondas, por lo que simplemente tendríamos que envolverla un poco en un paño que se encuentre húmedo y la ponemos encima del nacido. Esto será de mucha ayuda, ya que permite que pueda permanecer caliente durante mucho más tiempo.
  • Por último y lo que es más importante, es evitar reventar el nacido utilizando las manos.

Te recomendamos leer también los artículos: Cómo curar y evitar el herpes genital y Cómo curar el acné

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.