Las uñas son una estructura dura hecha de keratina que tiene la función de proteger los dedos de manos y pies contra golpes y maltratos. Las uñas no solo están hechas para que luzcamos una apariencia bonita y agradable a la vista y se constituyen en una herramienta que durante las actividades diarias usamos. El estado de salud y cuidado de las uñas son muchas veces el reflejo de la salud general de nuestro cuerpo, por lo cual es necesario prestarle el debido cuidado y atención, una uña en mal estado es un grito silencioso de nuestro cuerpo de que algo no anda bien.

La salud de las uñas, el cuidado y atención deben ser aspectos primordiales no solo por asuntos relacionados con la estética sino para mantener un estado de salud en óptimas condiciones. Las enfermedades que afectan la apariencia de las uñas pueden ser: lupus, tiroides, diabetes, afecciones cardíacas, estrés, micosis; después del embarazo, malos hábitos alimenticios o por tener desajustes hormonales también se experimentan cambios en las uñas.

Cómo curar un uñero

Una uña sana se reconoce por:

Su textura: lisa, sin irregularidades.

Su color: transparente o rosada, acorde con el tono de la piel.

Su forma: ovalada, con bordes regulares.

Entre las afecciones más frecuentes y dolorosas que padecen las uñas se encuentran los molestos uñeros que son una inflamación en la raíz de la uña ocasionada por infecciones, usualmente son producidos por algún corte deficiente o incorrecto, uso de calzado inadecuado o ajustado así como también, se pueden presentar por la incrustación de las uñas en la piel que la bordea ya que la uña crece hacia adentro, el más común se presente en el dedo pulgar del pie ya que es la más susceptible para que este tipo de dolencias se haga presente, lo cual puede generar  gran dolor, enrojecimiento e inflamación en la zona.

Aparte de las afecciones de la piel y las incomodidades que trae consigo, los uñeros son antiestéticos y pueden ocasionar que nuestras actividades diarias se vean limitadas, dependiendo de la ubicación del uñero ya sea en manos o pies, escribir, coger el móvil o utilizar zapatos puede convertirse en algo realmente doloroso, por lo cual debemos prevenir la aparición de los uñeros, aunque hay ocasiones en que llegan de improviso, inevitables y pareciera que con la intención de incomodarnos por un buen tiempo, una vez que sufrimos este padecimiento, se nos presenta la interrogante: ¿Cómo curar un uñero?

Instrucciones para curar un uñero

Lo primero que se debe hacer es corregir los hábitos que pudieran estar produciendo la aparición de los uñeros:

  1. Corta adecuadamente tus uñas: Corta las uñas en forma recta, cuidando no cortar de más ni de dejar algún pedazo irregular que pudiera luego encarnarse.
  1. Mantén limpias tus herramientas para las uñas: Para hacer la manicura y pedicura siempre utilizamos diversas herramientas, como cortaúñas, corta cutículas, limas entre otros, en ellos se va acumulando sucio, gérmenes y bacterias que pueden ser foco de infección, para evitar esta posibilidad debes esterilizarlos con agua tibia y jabón neutro o alcohol.
  1. No cortes tu cutícula: La cutícula ayuda a proteger la uña y cortarla incrementa el riesgo de lesiones.
    Cómo curar un uñero
  1. Mantén tu piel hidratada: En el mercado existe infinidad de productos creados especialmente para el cuidados de uñas de manos y pies, cremas hidratantes, emolientes y con ingredientes naturales que te ayudarán a proteger esa zona, elige la que más se adapte a tu presupuesto y úsala con frecuencia, tus uñas te lo agradecerán.
  1. Utiliza guantes para las tareas domésticas: Cuando vayas a lavar los platos o la ropa: ¡Ponte guantes! Protege tus manos de los agentes químicos, detergentes fuertes y la humedad excesiva que puedan poner en riesgo la salud de tus uñas.
  1. Nunca cortes tus uñas en seco: Es mejor hidratarlas con una buena crema, aunque lo ideal sería que las humedecieras para esto, las remojas en agua tibia por unos minutos antes de comenzar la manicura o pedicura, así el corte podrá ser más preciso y suave.

Si aun aplicando todas estas recomendaciones, sigue su aparición, debemos tomar acciones para eliminarlos. La naturaleza, en estos casos se constituye en un gran aliado y utilizando ingredientes naturales, económicos y de fácil acceso, podemos contrarrestar las molestias ocasionadas a la vez que los eliminamos.

¿Que necesitas para curar un uñero?

  • Uñas mal estado
  • Consejos para sanarlas

Consejos para curar un uñero

Cómo curar un uñero

  1. La miel de abejas: Mantener las uñas hidratadas para que la piel que está alrededor se mantenga con flexibilidad es la mejor manera de prevenir la aparición de uñeros, en este caso la miel es un gran agente humectante y por ser natural, permite atraer y retener la humedad. Adicionalmente la miel de abejas natural, posee propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que ayudan a combatir infecciones y disminuyen la inflamación. Para esto solo debes untar miel pura de abejas en el área afectada y dejar que actúe varias horas para que ablanden las cutículas. Si se hace de esto un hábito de belleza y salud diario, las posibilidades de deshacerte del problema son mayores. Si haces esto todos los días podrás deshacerte del problema, aunque si lo que quieres es evitar que ocurra, lo mejor es hacerlo todo los días.
  1. Agua Caliente: Remoja tus pies en el agua tibia por espacio de 15 minutos al día, te ayuda a aliviar el dolor y prevenir la propagación de gérmenes y bacterias, haciendo esto ayudas a que tus uñas estén suaves.
  1. Agua de mar: Remojar durante 30 minutos los pies en agua de mar de ser posible(o en su defecto agua común tibia con sal), esto te ayudará a curar la zona afectada por el uñero, a su vez que mantendrá tus uñas hidratadas y suaves. Este procedimiento debe repetirse a diario hasta que se desaparezca totalmente el uñero.
  1. Limón: Este se considera como uno de los remedios más sencillos. Solamente debes partir un limón por la mitad, echarle un poco de sal por encima y meter el dedo unos 25 minutos. También puedes cortarlo en rodajas y envolver el dedo con limón y una gasa. Esto ayuda a combatir la inflamación de manera significativa.
  1. Cataplasma de cebolla: La cebolla posee grandes propiedades antiinflamatorias, por lo cual su uso es amplio para tratar múltiples enfermedades, su aplicación es sencilla y no representa grandes gastos. Se debe cocinar una cebolla, al estar lista se machaca hasta obtener una pasta que pondremos en una gasa estéril estando aun tibia, este cataplasma se aplica sobre el dedo en el que se tenga el uñero, esto puede cubrirse con más gasas y se debe dejar actuar por un lapso de dos horas aproximadamente. Esta operación se debe repetir a diario hasta que se vea desaparecido el uñero.

Para evitar la reaparición de esta molesta afección debemos cuidar muy bien nuestra higiene, usar un calzado adecuado y hacernos el corte de uñas adecuado.

Es necesario saber que si el uñero supura líquido amarillo o no mejora su aspecto después de haber tomado alguna de las medidas descritas, debe acudirse a la consulta de un especialista, quien recetará alguna crema tópica antibiótica o bactericida para evitar que se sostenga en el tiempo o se empeore la infección; estos tratamientos pueden combinarse perfectamente con las alternativas naturales y así evitar tener que recurrir a la cirugía.

¿Te ha gustado?
11 usuarios han opinado y a un 90,91% le ha gustado.