Cómo curarse del papiloma humano

Cuando hablamos de enfermedades de transmisión sexual a todos nos viene a la cabeza el sida o el VIH. De hecho, todos los programas de educación sexual en las escuelas van orientados al uso de protección cuando se tienen relaciones. Sin embargo, se pasan por alto multitud de otro tipo de enfermedades que hay que tener en cuenta y que pueden producir numerosos daños en nuestro organismo. Obviamente, los avances científicos han permitido subsanar estas enfermedades como se trata el papiloma humano. Aunque es posible encontrar remedio siempre es mejor la prevención utilizando el preservativo o condón.

¿Qué es el papiloma humano?

El virus del papiloma humano se conoce, desde un punto de vista científico como VPH, y aunque para muchos el más repetido alrededor del mundo es el sida, las estadísticas dejan claro que el VPH es la enfermedad de transmisión sexual que afecta a más pacientes. Es un riesgo, al igual que ocurre con otras prácticas como el stealthing. Según las reglas generales, este tipo de enfermedad no tiene consecuencias graves pero, en algunos casos, puede llegar a provocar un cáncer o verrugas genitales. El problema con este tipo de enfermedad es que nos podemos encontrar con 200 tipos diferentes, así que su diagnóstico y su erradicación es algo más complicada como veremos a continuación. De hecho, puede afectar desde los órganos genitales de ambos sexos hasta el ano, el recto e incluso la boca y las diferentes partes que la rodean.

Las infecciones del papiloma humano que se transmiten a través del órgano reproductor durante las relaciones sexuales son muy comunes. De hecho, pocas personas no lo han sufrido a lo largo de su vida. Sin embargo, una de sus particularidades es que en la mayoría de ocasiones no se percibe que se ha sido contagiado. El afectado se encuentra perfectamente bien y, por tanto, ni se preocupa por si cuenta con dicha enfermedad. En este sentido, la mayoría de los tipos del VPH no son de gravedad ni preocupación y acaban desapareciendo con el paso del tiempo. La forma de traspaso de este tipo de enfermedad no es diferente a la de otro tipo de enfermedad de transmisión sexual. Cuando no se utiliza preservativo el contacto con uno de los genitales que está infectado con dicha enfermedad va a provocar la transmisión del virus. Al igual que ocurre con la mononucleosis, también es suficiente con el contacto bucal y de saliva para producir una transmisión de la enfermedad de una forma rápida y ágil.

Hoy en día, en la sociedad actual existe una gran controversia entorno a las ETS. Muchas personas pueden sentir vergüenza o temor por contraer alguna. Sin embargo, en este caso, el virus del papiloma humano es inofensivo en la mayoría de ocasiones. Además, como hemos dicho anteriormente, son muchas las personas que lo han padecido y, por tanto, si eres uno de los afectados no debes tirarte atrás en ningún tipo de relación sexual por haber sido infectado con el VPH. De hecho, si usamos protección nunca debería haber ningún problema para la otra persona que haya sufrido dicho problema.

Beneficios de curar el papiloma humano

Como veremos a continuación, no existe cura para el virus del papiloma humano. Sin embargo, una correcta prevención y no disponer del VPH sí que trae numerosos beneficios. Los más destacados son los siguientes:

  • Buen nivel de salud. Gozar de un correcto estado de salud, además de mantenerse estable, es uno de los objetivos que necesitamos para estar bien con nosotros mismos y poder realizar todas las actividades que querríamos.
  • Evitar posibles complicaciones. Por regla general, el virus del papiloma humano se acaba marchando por si solo y no deja numerosos problemas. Sin embargo, existen excepciones que pueden derivar en cuadros graves. Por tanto, si podemos evitar contraer el VPH nos podemos ahorrar algún tipo de contratiempo.
  • Mejorar la autoestima. Si nuestro cerebro advierte que tenemos algún tipo de enfermedad nos puede acabar jugando malas pasadas. Por tanto, si sabemos que estamos sanos no tendremos ningún tipo de contratiempo inesperado.
  • Confianza en las relaciones sexuales. En nuestras relaciones íntimas, las enfermedades de transmisión sexual pueden ser un problema. Podemos pasarlo mal y pensar que la otra persona no querrá acostarse con nosotros. Por tanto, resolver el problema del virus del papiloma humano nos dará mayor confianza.

Cómo curar el papiloma humano

Si buscas cura para el papiloma humano, sentimos informarte que no existe ningún tipo de cura para este tipo de virus ya que suele desaparecer por si mismo. Sin embargo, varios tipos de esta enfermedad sí que pueden dar mayores problemas. El 6 y el 11 del VPH suelen provocar la aparición de verrugas tanto en la vulva como el pené. Quizás a nivel estético no resulte del todo agradable, pero por suerte, a nivel de salud no representan ningún tipo de problema. En cambio, los peores son los del tipo 16 y 18. Son los considerados los más peligrosos por la simple razón que pueden producir cáncer en las cervicales, además de la aparición de tumores malignos en los aparatos genitales, el ano, así como la boca y la garganta.

Pese a que no hay cura, sí que la ciencia cuenta con remedios para darte mecanismos de prevención y, obviamente, hay tratamientos para erradicar las verrugas genitales. Por un lado, los profesionales sanitarios aplicarán el tratamiento necesario para que tu aparato genital pueda volver a lucir como antes. Por otro, los programas educativos ya avisan de la importancia del uso de preservativos en cualquier tipo de relación sexual. Seguir sus consejos nos prevendrá de contraer el virus del papiloma humano. Si tenemos algún tipo de sospecha de haber tenido este tipo de virus, existe una prueba conocida popularmente como Pap. No detecta el VPH como tal pero si algunas modificaciones celulares que pueden ser interpretadas como la presencia del papiloma humano. En caso que la prueba pueda ser considerada positiva, tampoco es motivo de nerviosismo. No tendrás cáncer necesariamente, sino significa que eres más propenso a tenerlo en el futuro. Por lo tanto, tendrás que acudir a revisiones periódicas con tu médico de confianza para evitar que dicho cuadro médico pueda empeorar.

Por otro lado, este tipo de prueba solo se realiza en el cuello del útero. Por tanto, todos los hombres o transexuales que se hayan puesto pené solo tienen la opción de la vacuna del papiloma humano. Eso si, también debemos estar atentos a los posibles granos que puedan salir en el pené. Este tipo de vacuna resulta muy efectiva para protegerse contra los tipos 16 y 18, precisamente aquellos que hemos mencionado anteriormente que son capaces de producir un cáncer cervical. A diferencia de otro tipo de vacunas, en este caso es necesaria la aplicación de hasta tres dosis separadas. En primer lugar, se aplicará la primera. Posteriormente, al cabo de dos meses se aplicará la segunda y cuatro meses después de esta última nos pondrán la tercera y última. Obviamente, es necesario el consentimiento de un médico y es especialmente recomendable su aplicación en niños. En este caso, solo son necesarias dos dosis. Una, y otra seis meses después. De esta forma, estarán completamente protegidos contra este virus antes de la pubertad y cuando el deseo sexual empieza a despertarse. Sin duda, el papiloma humano es una de las enfermedades de transmisión sexual más típicas en la actualidad aunque no es demasiado nociva.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 66,67% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.