Cómo curarse las ampollas

Las ampollas son un fenómeno inflamatorio que se forman en las capas exteriores de la piel. Consisten en burbujas rellenas de líquido que salen generalmente en los pies o en las manos, aunque podrían brotar en cualquier parte del cuerpo como en la boca.

Causas de las ampollas

Las ampollas suelen aparecer por roce o fricción continuada en la piel. Sin embargo, pueden surgir por otras causas como quemaduras, alergias, infecciones virales o bacterianas, insolaciones, etc.

¿Por qué salen ampollas en los pies?

Lo más frecuente es que las ampollas salgan en los pies debido al roce entre la piel y el zapato. Es más común en casos en los que los pies están desalineados y/o se utilizan calcetines y zapatos inadecuados. Además, el calor también propicia las ampollas haciendo que los pies suden más y se resbalen, rozando con en el interior del calzado.

Para prevenir las ampollas, se recomiendan calcetines de tejidos que no retengan humedad, de la talla correcta y sin costuras. En cuanto a los zapatos, no deben quedar ni muy ajustados ni sueltos. Si vas a ponerte unos zapatos que podrían producirte ampollas, coloca desodorante antitranspirante en las áreas de más roce. El desodorante impide la humedad y, por tanto, la fricción.

El cuerpo crea las ampollas con el fin de proteger un área de piel que recibe una fricción dañina. Así, crea un entorno seguro para que la nueva piel pueda crecer. El organismo irá reabsorbiendo el líquido de la ampolla a medida que se vaya formando la piel nueva.

De todas formas, las ampollas pueden resultarnos molestas e incluso dolorosas. Además, su curación sin ninguna intervención puede ser lenta y, en algunos casos, pueden reventar solas e infectarse. Por ello, es muy importante que sepas cómo curarte las ampollas correctamente ¡sigue leyendo para enterarte!

¿Es bueno reventar las ampollas?

Hay situaciones en las que se hace necesario reventar las ampollas. Por ejemplo, si están en lugares incómodos donde puedan romperse solas fácilmente (como en el talón del pie), son muy grandes o dolorosas. Para drenar correctamente una ampolla, se debe extraer el líquido dañando lo menos posible la piel que la cubre.

¿Que necesitas para curarte las ampollas?

  •     Aguja
  •     Alcohol
  •     Un desinfectante como clorhexidina o vinagre de manzana
  •     Gasas

Instrucciones para curarte las ampollas

Las ampollas se curan de forma diferente dependiendo de si hay que reventarlas, si han reventado por sí solas o si aún no lo han hecho. Escoge las mejores recomendaciones según sea tu caso. Recuerda que, sea cual sea el estado de las ampollas, es fundamental mantenerlas limpias, desinfectadas y aireadas (en medida de lo posible).

¿Cómo reventar una ampolla?

  1. Lávate bien las manos con jabón y agua tibia.
  2. Desinfecta el área de la ampolla con clorhexidina o alcohol.
  3. Esteriliza una aguja con alcohol.
  4. Perfora cuidadosamente el borde de la ampolla y deja que el líquido salga. No elimines la piel sobrante, por el contrario, debe entrar en contacto con la nueva piel de debajo.
  5. Desinfecta de nuevo la zona con clorhexidina (o en su defecto, alcohol o vinagre de manzana).
  6. Coloca una venda o gasa.
  7. Repite el proceso si la ampolla se vuelve a llenar de líquido.

Se recomienda realizar este proceso durante las 24 horas después de haber aparecido la ampolla.

¿Cómo curar una ampolla reventada?

Es muy fácil que entre suciedad o bacterias en una ampolla que ha reventado. Por eso, mantén el área lo más limpia posible para evitar que se infecte. Lava la herida con agua y jabón y aplica vaselina. Es muy efectivo también impregnar un trozo de algodón en vinagre de manzana y pasarlo ligeramente sobre la ampolla reventada. El ácido acético del vinagre sirve para cicatrizar, además de prevenir infecciones debido a sus propiedades antibacterianas. Otra alternativa es cubrir la piel afectada con miel de abejas. Limpia y vuelve a aplicarla dos o tres veces al día (como mínimo). La miel previene las infecciones y acelera la cicatrización.

¿Cómo curar ampollas que no han reventado?

Si no ha reventado, intenta dejar la ampolla al aire, se curará antes. Si es necesario, cúbrela sin presionar con una gasa suave. Sumerge la zona en agua con sal para desinfectarla y eliminar el sudor y suciedad.

El aloe vera tiene propiedades hidratantes y antiinflamatorias, lo que puede ayudar a sanar las ampollas muy rápidamente. Puedes utilizar la planta, extrayendo el gel de su interior y aplicándolo directamente sobre la ampolla dos o tres veces al día. Ésta se irá reduciendo de tamaño más rápidamente. Si no encuentras la planta, puedes usar una crema de aloe vera que sea lo más pura posible. Esta sustancia es muy beneficiosa para curar ampollas por quemaduras. Otra cosa que puedes hacer es cubrir la ampolla con té verde frío para reducir la inflamación.

Recuerda que las ampollas debidas a herpes, varicela, picaduras de arañas o ciertas enfermedades crónicas pueden necesitar un tratamiento específico, ¡consulta a un médico en estos casos! Al igual que si observas señales de infección como cambio de color, pus, calor o enrojecimiento alrededor de la ampolla, fiebre, o aumento de la inflamación o del dolor. También si aparecen ampollas en la boca u ojos, ya que son zonas poco frecuentes.

Consejos para curarte las ampollas

  • Nunca revientes una ampolla apretándola con los dedos.
  • Evita colocar vendas o gasas en una ampolla reventada y sin drenar por completo, porque podrían quedarse adheridas a la piel.
  • Se recomienda no quitar la piel superior de la ampolla ya que ésta protege la “piel nueva” mientras termina de curarse.
  • Procura no utilizar otras cremas o medicamentos que no sean específicamente para ampollas, ya que pueden hacer el efecto contrario e infectar la herida.
  • Evita usar el mismo calzado que provocó la ampolla o practicar la actividad que la causó hasta que se cure por completo.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.