La ducha es lo principal que se debe hacer para mantener la higiene del cuerpo en óptimo desarrollo para evitar enfermedades de la piel originadas por las diferentes bacterias y virus a los que nos encontramos expuestos diariamente y la cual debe servir para contrarrestarlos.

¿Existe algún método a seguir? No. Cada persona es libre de hacerlo sin seguir un ritual específico, aunque lo que no debe variar es los implementos de limpieza que se deben usar para mejorar tanto la limpieza corporal como los sentimientos por los que estemos pasando.

Una ducha puede ser reparadora de diferentes momentos por los cuales estemos pasando o si de verdad nos sentimos enfermos, o haya que bajar la fiebre, lo importante de todo es mantener el equilibrio y hacerlo de forma que quedemos limpios e higiénicos.

No tienes que cuestionar si debes tomarla dos o tres veces al día, lo lógico es hacerlo porque te sientes muy sucio, acalorado, sudado o con  mal olor lo que significa que debes hacerlo de inmediato y no esperar a que esto suceda para realizarlo como es debido.

Por ello, te daremos varias pautas que debes seguir para que la realices de forma que puedas sentirte fresco, limpio y sin rastros de olores molesto que sean desagradables para ti y las personas que tienes alrededor con las cuales debes compenetrarte a diario.

¿Que necesitas para ducharte?

  • Agua fría o caliente.
  • Ducha.
  • Jabón neutro.
  • Champú.
  • Desenredante de cabello.
  • Aromaterapia.
  • Geles de baño.
  • Jabones de baño con olor.
  • Cremas corporales.
  • Colonias o splash.
  • Toallas.

como-ducharse3

Instrucciones para ducharte

como-ducharse2

¿Qué es la ducha? Es la higiene corporal que se realiza durante el día con agua y elementos químicos restauradores del pH de la piel que imposibilita la entrada de bacterias y virus favorecedores de alergias, enfermedades además de padecimientos de la piel que pueden llegar a ser muy peligrosos.

Las duchas no deben sobrepasar el límite que está entre dos o tres diarias porque en vez de ser beneficiosas pueden dañar la película protectora que se forma en la epidermis para servir como barrera en oportunidad de no perder tanto líquido y deshidratarnos.

Este se produce por la grasa y el sudor cuya función es determinar un grado de protección contra cualquier agente externo que quiera infectar la piel, además de regular la temperatura del cuerpo ayudando a mantener la humedad de la piel y evitar que elimines demasiado líquido.

De acuerdo a esto a pesar de la edad que tengas, trata de evitar bañarte o ducharte en exceso, ya que este proceso atiende a la afirmación que dice “el exceso o la falta de hacer una actividad puede traer consecuencias”; así ducharte demasiado o no hacerlo puede ser perjudicial para la salud.

Así tienes que ducharte paso a paso

  1. El objetivo. No te puedes desviar de lo que significa el objetivo de la ducha, el cual es primordialmente quitarte el sudor, la suciedad y la escamación que has sufrido durante las horas de actividad que realizas durante el día, sea de estudio, trabajo, labores del hogar entre muchos otros.
  2. Horario específico. Debes hacerte de un horario para tomar las duchas durante el día, aunque no es necesario que te lo tomes tan a pecho y decidas hacerlo siempre a la misma hora, no se trata de una rutina sino más bien para que tengas una idea de cuándo hacerlo.
  3. Agua. Es la principal fuente para quitar las impurezas acumuladas, la cual debes regular si tienes, para que salga fría o caliente según las horas que deseas bañarte, siempre y cuando lo hagas bien y además de ello en los momentos del día estipulados por ti.
  4. El jabón. El jabón que debes usar no debe exceder el pH de a piel puesto que alteraría su composición haciendo que peligre la película protectora trayendo fuertes consecuencias a toda la pie de tu cuerpo, por lo que hay que estar pendiente de usar jabones neutros.
  5. Geles de baño. Los geles de baño suelen ser ideales para la piel siempre y cuando no dañen ninguna parte de tu cuerpo, lo primero que debes hacerte es una prueba en tu mano, si ves que tu piel cambia de color o se enrojece no debes usarlo porque está afectando tu Ph y puede ser  perjudicial.
  6. Champú. Debes usar el champú única y exclusivamente para el uso del cabello y nunca para ninguna otra función que pueda afectarte cualquier parte de tu piel e incluso la zona íntima debes cuidar que no llegue a tocarla porque tiende a irritarse con cualquier producto de estos. Igualmente los ojos.
  7. Desenredante. Usarlo en el cabello nada más evitando el contacto con los ojos, nariz y boca además de la entrada en los oídos, que puedan generar una infección aunque el agua también puede generar inconvenientes en cualquiera de esta partes por que debes evitar el contacto.
  8. La frecuencia. Dicen que lo mejor es ducharse dos veces por semana para protección de la película protectora de la piel ¿Te imaginas si eso se cumpliera? Lo más lógico es que te duches de acuerdo a las diferentes actividades físicas a las que te expones a diario asimismo con el tipo de trabajo que realizar sumado a la edad.
  9. Los niños y las duchas. Los bebés y niños tienen una piel delicada, suave y tierna por lo que para ellos es necesario no sobrepasar de una ducha diaria para que su desarrollo no se vea afectado por esto; aunque muchas madres desatienden esta norma y suelen bañarlos más de tres veces por a temperatura del ambiente.
  10. Ducharse para los adolescentes. Los adolescentes también son un grupo específico de acuerdo a la edad que deben prestar especial atención para ducharse, ya que estos tienen la particularidad de hacer diferentes actividades durante el día que les lleva en sudar mucho, lo que les conviene tomar dos o más duchas.
  11. Adultos y la tercera edad. Cuando ya se es adulto, el sedentarismo nos lleva a limitarnos en no sobrepasar una ducha diaria, aunque la temperatura del ambiente haga cambiar esta práctica a hacerlo un poco más, debido a la humedad o al calor que hace de acuerdo a la época del año en la cual nos encontremos.

Consejos para ducharte

  • La ducha diaria debe ser un hábito de higiene a realizar a diario por todos desde bebés hasta ancianos.
  • La razón de las duchas diarias es para mantener el buen funcionamiento del cuerpo.
  • Debes ducharte a diario para quitar cualquier impureza, mal olor o suciedad.
  • Puedes tomar una ducha en las mañanas y otra en las tardes para que te sientas mejor y más fresco al comenzar tus actividades y luego terminarlas.
  • Una ducha antes de dormir te puede ayudar a descansar mejor y con tranquilidad.
  • Es normal que los adolescentes tomen más de dos duchas diarias, pero que no pasen de cuatro.
  • Los mayores suelen ser muy delicados en la parte de la piel, por ello hay que mantenerlos limpios y colocarles cremas hidratantes.
  • Usar las colonias y splash después del baño para sentirse más fresco y limpio.
  • Usar talcos almidonados en los bebés después del baño.
  • El uso de cremas corporales después del baño también es recomendado, pero que no afecten el pH natural de la piel y esta se mantenga siempre sana.
¿Te ha gustado?