Los dientes suelen ser una de las zonas del cuerpo que más acumulan suciedad. La comida y la acumulación de saliva son algunas de las razones de que esta sea un área sensible y muy vulnerable a infecciones. El sarro y la placa bacteriana, son algunas de las molestas suciedades que pueden tener nuestros dientes. Es por ello que muchos dentistas recomiendan una limpieza profunda cada cierto tiempo, con el objetivo de que los dientes recuperen su blancura y brillo natural.

Además, históricamente una dentadura adecuada ha sido sinónimo de buena higiene y una salud equilibrada. Actualmente además de mostrar estas cualidades, una dentadura visualmente agradable, es sinónimo de belleza. Por esta razón uno de los tratamientos de belleza más solicitados, tanto por hombres como por mujeres de edades muy variadas, es el blanqueamiento dental.

La acumulación de suciedad en los dientes suele ser muy normal, especialmente para aquellas personas que toman café, té o fuman asiduamente. Para quienes suelen tener estos hábitos, los consejos que en este artículo brindamos serán sumamente útiles.

¿Por qué cuidarme los dientes?

La limpieza de los dientes de forma diaria y sistemática, es decir, luego de cada comida, es sumamente necesario para mantener no solo la higiene de nuestra boca, sino también para evitar las infecciones antes mencionadas.

Por ejemplo la placa dental, se debe a la acumulación de microbios y otras bacterias microscópicas. Su permanencia en los dientes puede causar caries, gingivitis o enfermedades periodontales. En especial la gingivitis, el padecimiento que provoca la inflamación de las encías y posibles enrojecimientos y sangramientos, es uno de los padecimientos más peligrosos. De no tratarse de forma rápida, puede provocar el rompimiento de los tejidos que mantiene a los dientes en su posición, lo cual podría causar la caída de los mismos.

Debido a estas razones se explica la importancia de una atención adecuada a nuestra dentadura. La limpieza diaria, después de cada comida y las visitas sistemáticas al odontólogo son algunas de las medidas que podemos tomar para cuidar de nuestros dientes.

 limpiar los dientes

¿Por qué hacerlo en casa?

La respuesta es muy sencilla. Muchos de los productos que vemos en las estanterías de farmacias y tiendas especializadas, contienen químicos sumamente agresivos para nuestros dientes y la salud en general. Algunos bloggers aseguran que como mínimo este tipo de productos puede conducir a la erosión del esmalte natural que tiene nuestra dentadura.

Por otro lado, el blanqueamiento profesional realizado por un dentista, podría provocar una sensibilidad extrema en los dientes. Los métodos que se utilizan en las estomatologías más modernas no son nada naturales. Además los tratamientos de este tipo se ofertan a precios sumamente elevados.

Esto no quiere decir que la visita al dentista la debemos cancelar, puesto que consultarse con un especialista al menos una vez al año es sumamente recomendado. Sin embargo mientras esperamos nuestra cita con nuestro dentista, podemos utilizar la medicina alternativa. Es precisamente por ello que recomendamos algunos productos que tenemos muy a mano en casa o los podemos conseguir a irrisorios precios.

¿Cómo limpiar los dientes?

Como se comentaba anteriormente no hay duda de que numerosas clínicas dentales tienen muy buena tecnología y preparados especialistas para ofrecer este tipo de tratamientos. Sin embargo con un presupuesto mucho más minimalista puedes lograr el resultado que deseas para tu dentadura. Solo es cuestión de tener en tu hogar determinados producto básicos que te servirán como herramienta para lograr una dentadura perfecta.

De esta forma te brindaremos algunos trucos y recetas muy fáciles que puedes realizar en la comodidad de tu hogar, sin tener que hacer una visita a tu dentista, aunque es importante que no dejes de ver a un especialista durante periodos largos de tiempo.

 

Eliminar el sarro con bicarbonato y sal

Solo necesitas estos dos ingredientes para reducir o eliminar en su totalidad el molesto y poco estético sarro que se suele acumular en nuestra dentadura. El bicarbonato es utilizado actualmente por muchas personas como un dentífrico natural debido a sus potencialidades químicas. De hecho la próxima receta, constituye uno de los trucos más antiguos para eliminar el sarro de los dientes.

Debes colocar ambos ingredientes en un recipiente debidamente limpio y seco. Mézclalos adecuadamente y luego moja tu cepillo de dientes personal con agua más bien tibia para que la mezcla se adhiera de mejor forma a las cerdas. Embadurna el cepillo con la mezcla y cepilla tus dientes como sueles hacerlo diariamente, profundizando aún más en las áreas donde percibes el sarro.

Se trata de una especie de pasta dental hecha en casa que facilitará una limpieza profunda. Es un procedimiento que, para lograr su máxima efectividad, deberías repetirlo en dos ocasiones al día como mínimo, preferiblemente en la mañana y en la noche.

Remover el sarro con limón

El limón es otro de los productos blanqueadores naturales más utilizados en el mundo de la belleza. Por ejemplo, las más profundas limpiezas de piel caseras llevan zumo de limón. Aunque te recomendamos que lo utilices solamente durante la noche, antes de acostarte, puesto que el contacto del limón con el sol provoca la aparición de manchas muy poco estéticas.

Para este truco solo necesitas el zumo de medio limón y media taza de agua tibia. Con esta mezcla puedes realizar varios buches, aunque por ultimo intenta probar un sorbo de agua natural, puesto que no querrás dormir con el sabor ácido en tu boca.

Blanqueamiento natural

Para ir un paso más allá con estas recetas, puedes mezclar el limón y el bicarbonato y no solo se elimina el sarro, sino que también lograrás devolver el color blanco natural de tus dientes. Te recomendamos que cuando realices este tipo de tratamientos utilices un cepillo nuevo, puesto que mientras más sólidas se encuentren las cerdas, más suciedad removerán.

Blanqueamiento dental con papel de aluminio

Con la mezcla de la primera receta (bicarbonato y sal) y añadiéndole un poco de el dentífrico que utilizas diariamente, conseguimos una pasta homogénea. Por otra parte, debes recortar pequeños pedazos de papel aluminio de forma tal que queden del tamaño de tus dientes en mayor o menor medida.

Lego debes aplicar la mezcla a los pedazos de papel de aluminio ya recortados e intentar adherirlos a tus dientes. Debes mantenerlos de esta forma al menos por una hora para que la mezcla actúe. Este procedimiento debes repetirlo en la mañana y en la noche, durante una semana y seguramente verás pronto los resultados.

Limpieza profunda con agua oxigenada

Este es un truco no apto para aquellos que tengan los dientes sensibles, puesto que el agua oxigenada suele ser bastante agresiva. Sin embargo aquellos que cuentan con una dentadura normal pueden utilizarlo sutilmente.

Mojas un disco de algodón con un poco de agua oxigenada y frotas suavemente tus dientes. No deberías abusar mucho de este tip, ya que este producto puede destruir el esmalte natural de tu dentadura. Aunque precisamente por su agresividad es el que resulta tan efectivo, por ello utilízala con mesura.

Prueba los trucos de forma segura

Este tipo de trucos que suelen prometer un resultado en muy poco tiempo, en ocasiones no cumplen con lo prometido, sin embargo no perdemos nada con intentarlo de la forma más segura posible.

Estas son algunos de los consejos que te proponemos para que cuides de forma adecuada de tu dentadura. Recuerda además que no debes realizar todos estos tips de manera conjunta, es decir: solo prueba uno y si no te funciona vas probando con los demás.

Esperamos que estos consejos y tips te sean sumamente útiles para cuidar de tu dentadura, puesto que un aspecto sano en tu boca no solo te aportará belleza, sino también salud.

¿Te ha gustado?