Hay mil y un remedio a lo largo de la historia para quitar los piojos. Y es que este es un mal que no ha acabado de erradicarse por muchos adelantos y tecnología que tenga el ser humano. ¿El porqué? Pues primero pasaremos a comentar qué son los piojos, exactamente, para luego recomendar los principales remedios para luchar desde todos los francos con los piojos.

En primer lugar cabe distinguir entre las liendres, que son los huevos de los piojos y los piojos, que son los insectos. Sí, porque los piojos es un tipo de insecto neóptero pero sin alas que ha desarrollado grandes mecanismos para permanecer lo más cerca posible de su huésped. Afectan a todo tipo de mamíferos, especialmente al hombre. Se alimentan de su sangre, pelo y piel de su huésped. Para ello han desarrollado garras y patas muy fuertes con las que se agarran a la piel para así poder alimentarse.

A lo largo de la historia todos los pueblos cuentan relatos de infestaciones por piojos, siendo los datos más antiguos, aproximadamente entre 6.900 y 6.300 años antes de cristo. Esta es una de las primeras infestaciones documentadas aunque se sospecha que probablemente habrán acompañado al ser humano y los mamíferos desde tiempo mucho más antiguo.

En los últimos años han pasado a ser de un fenómeno marginal, asociado a la falta de higiene, a estar presente en la vida escolar de los niños. Ello es debido a que el piojo a desarrollado una gran resistencia a los remedios aplicados contra ellos y también es debido a su capacidad de viajar “de un huésped a otro” así cómo la capacidad de multiplicarse gracias a las liendres. De esta forma, el “tener piojos” es algo que ya forma parte de la vida escolar misma.

Sin embargo no por ello hemos de resistirnos y no intentar lucha contra ellos para, de este modo proteger tanto a nuestro hijos cómo a nosotros mismos.

¿Que necesitas para quitar los piojos?

Lo primero que necesitamos es saber a ciencia cierta si tenemos o no piojos pues  cada año en todas las escuelas se dan casos de piojos y liendres, pero podría ser que nuestro hijo o hija no tenga este problema. Una de las formas más rápidas de reconocer si tienen o no piojos nuestros hijos, es observar continuamente su cabello, al menos una vez por semana. Otra forma de protegerlos y protegernos es usar champús y colonias anti-piojos aunque ello no nos libra el 100% de no tenerlos pues, cómo hemos comentado, se vuelven inmunes a productos utilizados de un año para otro.

Para saber si tenemos piojos o no, realizaremos, con un peine muy fino un cepillado general. Observaremos que el peine salga limpio. Si encontramos pequeños huevos blancos, de tamaño inferior a un grano de arena, es cuestión de plantearse que podemos empezar a estar infectados por los piojos.

2

Otra señal es el rascarse continuamente, pues al alimentarse de la sangre, piel y pelo del huésped producen irritaciones en el cuero cabelludo de éste. Otra razón por la que “pica” es debido a la saliva del piojo que causa alergia en el huésped.

También se puede dar el caso que tengamos piojo, pero por la razón que sea, no nos piquen. Por ello, hemos de observar detalladamente nuestro cuero cabelludo. Cómo hemos comentado, las liendres son una buena pista, y son de tamaño inferior a un gran de arena. Incluso las podemos llegar a confundir con caspa. Aunque la gran diferencia es que, mientras que la caspa se desprende fácilmente, las liendres y los piojos, son mucho más difíciles de quitar del cuero cabelludo. Otra pista que nos puede ayudar pues en el pelo rubio es mucho más difícil de encontrar, es detectar manchas rojizas que se forman alrededor de zonas dónde existen piojos.

Todo ello, en conjunto, sin olvidar ningún paso, nos ayudará a confirmar si tenemos o no piojos.

Otro signos inconfundible de alarma, es la escuela. Muchas veces, son los primeros en detectar los casos y ello también nos puede ayudar a tomar medidas más drásticas. Así, aunque no los tengamos podemos aplicar lociones y remedios caseros para evitar así su infección.

 

4

Los piojos, simplemente se transmiten saltando de cabeza en cabeza, o de huésped en huésped. Pueden quedar en espacios “esperando” al huésped. Por ello, las escuelas son un hervidero y una fuente muy rica para los piojos al estar “llenos” de huéspedes y muchas veces entrar en contacto los unos con los otros. Otra cuestión que no podemos olvidar son las liendres. Podemos eliminar todos los piojos pero dejar las liendres. Ello es igualmente nefasto pues al cabo de 7 días volveremos a tener piojos. Por lo tanto hemos de utilizar un producto que quite tanto los piojos como las liendres.

Instrucciones para quitar los piojos

 

5

  1. Remedios de farmacia. Productos OTC. La firma OTC presenta varios productos, que utilizados en conjunto pueden ayudarnos a eliminar los piojos. Estos productos son tres: loción y champú con Permetrina 1.5% (este es un activo recomendado por la OMS) y el peine OTC. La loción y el champú, gracias a la Permetrina, bloquean el sistema nervioso central, paralizándolos y axfixiándolos. Es decir, eliminándolos. Por último y para asegurarnos que no tenemos más piojos y quedamos limpios nosotros o nuestros hijos, el peine especial OTC, es lo suficientemente pequeño para atrapar tanto los piojos como las liendres muertas y así eliminarlos completamente del cuero cabelludo. De todas formas estos productos son aplicables siempre que los niños tengan más de dos años.
  2. Gorro antipiojos. Otra opción es tapar el pelo, una vez hemos aplicado la colonia o loción, con un gorro antipiojos. Lo podemos encontrar en farmacias y parafarmacias y ayuda a que el activo que actúa en dicha loción sea más efectivo. Así aplicaremos primero la loción y después taparemos con el gorro durante unos 10 minutos. Una vez hecho esto pasaremos la lendrera o cepillo especial antipiojos, para retirarlos completamente.
  3. Limpieza general. En primer lugar para evitar el contagio en casa lo mejor es tener el mayor cuidado con todo lo que entre en contacto con la persona afectada: gorro, bufanda, guantes, toallas. Todo ha de lavarse cómo mínimo a 50º en la lavadora y a parte del resto de la ropa. Hemos de tener en cuenta esta medida si no queremos que en un periquete, toda la familia quede afectada. Siendo pulcros en este sentido podemos evitar un contagio a nivel familiar.
  4. Vinagre. El vinagre contiene un tipo de ácido, el ácido acético que es muy corrosivo y por ello “limpia” en profundidad donde se utilice. Ello es conocido desde tiempo antigua y se ha utilizado para la limpieza general de la casa. En muchos casos es un buen sustituto para acabar con los gérmenes. Pero este ácido no sólo acaba con los gérmenes sino también con los piojos así como con las liendres ya que en sí, es plaguicida. La manera de utilizarlo es la siguiente: una vez se haya lavado el cabello con champú normal, no con champú antipiojos, se hará, a modo de loción una aplicación en todo el cabello con vinagre ligeramente caliente. Se dejará actuar durante unos diez minutos y si se prefiere se puede aplicar el gorro. Y se enjuagará todo el cabello. Se secará y pasaremos a aplicar la lendrera para eliminar los restos que pudieran haber quedado tanto de liendres cómo de piojos.
  5. Opciones naturales. También podemos visitar a nuestra herborista. Ella nos pueden aconsejar sobre productos antibacterianos naturales como el aceite del árbol del té y que podemos encontrar en productos naturales que quiten el pesado y odioso piojo. Y todo ello de una forma natural y sin dañar a nuestro cabello. No olvidar comentar la edad tanto del niño, posibles cuadros de alergias y otras características que hagan especialmente débil (embarazo, vejez, anemias….) al huésped en cuestión.

 

Consejos para quitar los piojos

Debido a que es mejor prevenir que curar, lo mejor que podemos hacer es, al comienzo del curso escolar, usar habitualmente colonias antipiojos o remedios caseros, cómo el vinagre. Te será mucho más fácil controlarlos !!!

 

¿Te ha gustado?
9 usuarios han opinado y a un 88,89% le ha gustado.