Los trastornos de la alimentación como la patología anoréxica nerviosa, están en un incremento continuo. Son una auténtica llamada de atención sobre la salud de los países industrializados, en los que parece estar de moda “cómo ser anoréxica”.

El término anorexia viene del griego y quiere decir falta de apetito. El prefijo -an- que significa falta, y -orexe- que es apetito.

Hay mucha gente que llama de manera errónea anorexia a la enfermedad anorexia nerviosa. La anorexia es un término que se utiliza para describir la falta de apetito o inapetencia. Pero las causas que originan esta pérdida del apetito puede ser muy diversas.

Por lo tanto, anorexia es un síntoma que se presenta como consecuencia de muchas afecciones, como son los estados febriles, patologías comunes, o incluso situaciones de la vida cotidiana.

La anorexia nerviosa sí es la enfermedad que se caracteriza por una pérdida de peso auto-inducida que se acompaña de una grave distorsión de la imagen corporal. La anorexia nerviosa es una enfermedad que puede tener consecuencias de mucha gravedad para aquella persona que la sufre.

Cómo ser anoréxica: Patología anoréxica nerviosa

Patología anoréxica nerviosa

La anorexia nerviosa es uno de los trastornos alimenticios más comunes, junto con la bulimia. Se llaman también TPA, trastornos psicogénicos de la alimentación.

Aquí te explicamos en detalle la diferencia entre anorexia y bulimia.

La principal característica de esta grave patología es el rechazo del alimento por parte de la persona anoréxica, y su temor obsesivo por engordar. Esta enfermedad puede llevar a una situación de extrema debilidad como consecuencia de un consumo deficiente de nutrientes básicos.

La principal característica de esta grave patología es el rechazo del alimento por parte de la persona anoréxica, y su temor obsesivo por engordar. Esta enfermedad puede llevar a una situación de extrema debilidad como consecuencia de un consumo deficiente de nutrientes básicos.

Este estado de inanición puede llegar en casos graves a la desnutrición, amenorrea y extenuación. Se tiene constancia de esta enfermedad desde el periodo helenístico, asociado al ayuno religioso.

En la evolución de este trastorno de la alimentación, entran en juego las funciones psicológicas y los trastornos metabólicos, hormonales y neuroendocrinos.

Este trastorno es mayormente femenino, siendo el 90% de los pacientes mujeres. Aunque si bien es cierto que el número de casos en hombres está en aumento.

Un estudio demostró que la anorexia nerviosa es un síndrome cultural que es más frecuente en aquellos países desarrollados industrialmente. De echo, “cómo ser anoréxica” es una búsqueda más que habitual en los buscadores de internt.

Tipos de anorexia nerviosa

Se distinguen dos tipos de patología anoréxica nerviosa, cuya diferencia está en si el paciente realiza actos de purgado extremo.

Patología anoréxica nerviosa restrictiva

Ocurre cuando el paciente intenta rebajar de peso de forma obsesiva por medio de la dieta y con la práctica de ejercicio físico. Las personas anoréxicas restrictivas no hace uso de los vómitos provocados ni de fármacos que aceleren la pérdida de peso.

Patología anoréxica nerviosa compulsiva

En este tipo de anorexia nerviosa si que se presentan comportamientos de purga extrema.

La persona enferma recurre de manera habitual a comer de manera descontrolada, en forma de “atracón”. Después, en un intento por compensar viene el momento de auto provocación del vómito. También es frecuente el uso y abuso de diuréticos, laxantes y enemas. Así como, fármacos que supuestamente ayudan en la reducción de peso.

Causas de la anorexia nerviosa

Cómo ser anoréxica: Causas de la anorexia nerviosa

Las causas concretas de la anorexia nerviosa no están claras. Hay posibles causas de carácter biológico, psicológico y social.

Causas biológicas

Una de las causas biológicas de la anorexia nerviosas es la alteración de la hormona grelina. Es la hormona que estimula el apetito.

Por otro lado, también puede estar la causa en la disminución de la hormona que regula el peso corporal, la leptina. Asimismo, los neuropéptidos de la tiroides, pueden influir en estos casos.

También se ha documentado la relación entre la anorexia nerviosa y la enfermedad celíaca.

De manera general, aquellas personas que sufren problemas gastrointestinales son más susceptibles de padecer trastornos alimentarios.

La continua presencia de problemas digestivos hace que la persona lo relacione con comer. Así, es habitual que se acabe generando una aversión por la comida, que desemboca en alteraciones de las conductas alimenticias.

Causas sociales

Un factor de predisposición a la enfermedad anoréxica nerviosa es, el hecho de contar con un familiar que sufra o haya padecido un trastorno de la alimentación.

El factor familiar también tiene mucho peso cuando se trata de familias en las que apenas existe comunicación. Este trastorno puede ser una comunicación no verbal de la incapacidad de expresar emociones en el núcleo familiar.

Por otra parte, este trastorno de la alimentación puede derivarse de problemas con la autoestima y también problemas afectivos de pareja.

Por último, la presión social ejercida en los medios de comunicación, y sobre todo en conjuntos sociales que sufren el asunto del control del peso como algo vital. Como ejemplo, los modelos, los bailarines, gimnastas y deportistas, en general.

No podemos olvidar las terribles modas entre los más jóvenes, los cuáles a veces buscan la estética enfermiza de una persona desnutrida. Incluso se busca en internet las pautas para saber cómo ser anoréxica. Es triste comprobar como en algunas web se utiliza cómo ser anoréxica a modo de sinónimo de cómo ser delgada.

Causas psicológicas

Las personas que muestran una mayor predisposición a sufrir la enfermedad anoréxica nerviosa presentan los siguientes rasgos de personalidad:

  • Baja autoestima.
  • Tendencia a la perfección.
  • Personalidad obsesiva.

Por otro lado, la imagen propia de una persona puede ser un elemento crítico cuando esta es negativa. Es decir, una persona solo tiene que pensar que está obeso para poder desarrollar un trastorno nutricional.

Causas psiquiátricas

La parte científica propone que en la base de la anorexia nerviosa existe una relación con el ambito obsesivo-compulsivo.

Causas genéticas

Ya viene de hace tiempo que se sabe que hay una relación con la heredabilidad. Existe una alteración de los cromosomas 1, 2 y 13.

Síntomas de una persona anoréxica

Síntomas de una persona anoréxica

A continuación vemos en este artículo, “Cómo ser anoréxica”, los síntomas más habituales para un diagnóstico adecuado del trastorno llamado anorexia nerviosa.

Miedo irracional al incremento de peso corporal, incluso aunque haya una delgadez evidente.

Una flaqueza radical voluntaria, no de constitución. Hay un rechazo absoluto a adecuar el peso dentro del umbral mínimo saludable. Una persona anoréxica tiene un peso inferior al 85% del peso estimado en función de la edad y la estatura. Y el nivel de masa corporal por deba debajo de 17,5.

El peso y la imagen son una preocupación excesiva para la persona enferma. Suele haber una alteración en la percepción de la realidad corporal, así como una falta de conformidad con el cuerpo.

En mujeres es habitual la falta del periodo menstrual, durante tres ciclos consecutivos.

Otros síntomas

  • Desaparición del deseo sexual como consecuencia de la disminución de testosterona.
  • Reducción de la masa ósea que puede derivar en osteopenia, o en su forma grave, osteoporosis.
  • Dolor de cabeza.
  • Caries dentales.
  • Exceso de hormona cortisol, llamado síndrome de Cushing.
  • Carencia de zinc.
  • hipoglucemia.
  • Capacidad de concentración reducida en situaciones de estrés.
  • Pancreatitis crónica.
  • Reducción del nivel de leucocitos, las células del sistema de defensa del organismo.

Síntomas psiquiátricos

No hay un patrón absoluto, pero se puede hacer una pequeña referencia de los problemas psiquiátricos más comunes:

  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Trastorno de la personalidad.
  • Trastorno obsesivo compulsivo.

Síntomas dermatológicos

Es frecuente que la anorexia nerviosa afecte de manera dermatológica. Vemos los principales síntomas:

  • Gingivitis
  • Xerosis, que es la ausencia de humedad en la piel
  • Uñas frágiles y lesionadas.
  • El signo de Russell se denomina a una callosidad con forma redonda que aparece en el dorso de la mano. Este signo está provocado por el frotamiento reiterado de los dientes incisivos superiores cuando se introducen los dedos para inducir el vómito.

Síntomas cardíacos

La anorexia nerviosa también tiene manifestaciones cardíacas, como las bradicardias, las arritmias cardíacas a nivel ventricular, y la prolongación de intervalo de la onda QT.

Enfermedades derivadas

La anorexia nerviosa puede derivar en las siguientes patologías:

  • Síndrome de Boergaave o ruptura de la pared del esófago como resultado de vómitos excesivos.
  • Síndrome de realimentación: es un grupo de trastornos del metabolismo que impiden salid de el estado de desnutrición.
  • Pelagra, que es una enfermedad altamente mortal debido a la absorción inadecuada de vitamina B3.

Tratamiento

Tratamiento

Como tratamiento de esta enfermedad, se hace uso de terapia nutricional, psicológica y farmacológica. En determinadas ocasiones, en las que la vida de la persona anoréxica puede estar en peligro, es necesario la hospitalización. Vamos a terminar nuestro artículo “Cómo ser anoréxica” con las consecuencias que tiene esta grave patología.

Consecuencias

Cuando el trastorno se inicia antes de la pubertad, la afectación física es mayor, llegando a haber una detención del crecimiento. Se pierde la capa de grasa que está bajo la piel, aumentando la sensibilidad a la temperatura ambiental.

Las extremidades suelen estar fríos, la piel seca y el pelo y las uñas quebradizos y sin brillo. Aparece un vello fino y largo, llamado lanugo, en zonas donde no hay vello como la espalda, los brazos o las mejillas.

También se presentan alteraciones en la pigmentación, protuberancias óseas y vientre hundido.

Otras posibles complicaciones son las siguientes:

  • Alteraciones cardiovasculares.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Alteraciones sanguíneas.
  • Trastornos hormonales.
  • Alteraciones óseas.
  • Problemas renales.
  • Alteraciones psíquicas.

Aquí terminamos nuestro artículo dedicado a la anorexia nerviosa y cómo ser anorexica. Ten en cuenta que esta enfermedad produce mucho daño en el organismo de la persona afectada. Esta publicación es de carácter informativo, y nunca debe sustituir a la consulta de un médico.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.