Sin lugar a dudas, una de las cosas más bonitas y gratificantes que puedes hacer por los demás, es volverte un donante de sangre, algo que puede ayudar a un montón de personas a cambio de algo que no te cuesta nada.

Un donante de sangre es una persona que dona sangre para que otras personas puedan sobrevivir. Las transfusiones de sangre que se realizan en los hospitales provienen de los donantes, ya que así las personas sanas van a poder ayudar a las personas enfermas.

Donar sangre es un proceso en el cual te sacan un par de bolsas de sangre, un proceso gratuito y que es altruista. La persona que dona sangre se va a sentir muy bien, ya que va a ayudar a otras personas a estar mejor, tenga el grupo sanguíneo que tenga.

Ahora mismo se necesita más sangre que nunca, así que es un gran momento para donar sangre, ya que ibas a ayudar a millones de personas con tus donaciones. Una persona puede donar 4 veces por año si es hombre y tres veces por año si es mujer, tiempo suficiente para proporcionar una buena dosis de sangre a las personas que hacen falta.

En casi todos los lugares se puede donar sangre gracias a los camiones de donación de sangre, los cuales van por todo el país buscando donantes. Esto te puede ayudar sin lugar a dudas a tener una gran bondad por los demás y también a ser alguien que se preocupa por el prójimo.

Además, la donación de sangre da cosas a cambio, y no hablo de los bocadillos y los refrescos que te ofrecen para recuperarte, sino que hablo de la enorme gratificación humana que supone el ayudar a las demás personas, algo que sin duda a cualquier persona buena le gusta, por lo menos a mi.

Además de eso, vas a salir de dudas acerca de las enfermedades de trasmisión sexual y otras enfermedades. Como la sangre debe de estar limpia para donarse, te van a realizar una prueba totalmente gratuita de enfermedades, algo que sin duda te permitirá saber si estás sano. El servicio de donación de sangre te va a mandar los resultados por SMS, dando como resultado una prueba gratuita para ti de enfermedades como el SIDA, algo que es sin duda muy valioso.

Si quieres empezar a donar sangre y quieres empezar a ser una persona mejor, no dudes en seguir leyendo, ya que ahora te presentaré paso a paso todo lo que debes hacer para empezar a donar y empezar a sentirte muchísimo mejor contigo mismo.

Instrucciones para ser donante de sangre

  1. Personas que no pueden donar:
    Lo primero que debes saber si vas a ser donante de sangre, es que debes saber que algunas personas no pueden donar sangre. Esto es debido a motivos de seguridad, ya que si por ejemplo tienes alguna enfermedad rara, vas a poder contagiarla y por lo tanto, no puedes donar. Entre los casos más famosos, están los de personas expuestas a las “vacas locas” que vivieron en el Reino Unido en esta época, personas con enfermedades contagiosas, personas con delicado estado de salud y personas que tienen algún problema relacionado con la sangre. Además, personas con tatuajes no pueden donar en el primer año que se lo hacen, ya que la sangre está contaminada. Después tenemos a personas que tienen estados de salud delicados, como por ejemplo personas anoréxicas, en las cuales sería un peligro sacar sangre. Si tienes alguna duda sobre si tienes algo de esto, es mejor que vayas a donar y así saldrás de dudas, ya que si no pasas para adelante, es que no eres apto.
  2. Acudir al centro de donaciones, rellenar la ficha y pasar primeras pruebas:
    Lo primero que debemos hacer a la hora de donar sangre, es acudir a un centro de donante de sangre con nuestro documento nacional de identidad. Debemos de ser mayores de edad para poder hacer todo esto. Una vez hayamos llegado, vamos a inscribirnos como donantes, algo que hará que nos den una ficha para rellenar. Aquí te van a preguntar cosas relacionadas con lo que hemos explicado en el punto uno. Por favor, sé sincero, ya que si mientes, al final te van a pillar cuando analicen tu sangre. Después de rellenar la ficha, deberás esperar a que te llamen. Allí te llamará una doctora que te hará distintas pruebas, como la tensión, como sacarte un poco de sangre y comprobar sus glóbulos rojos, comprobar tu saturación en sangre y alguna pregunta más. Si eres apto para donar, ya podrás sentarte y donar y realizar el proceso que sin duda es uno de los más gratificantes para la mayoría de personas en todo el mundo.
  3. Donar sangre:
    Ahora ya ha llegado el momento de que dones sangre y que por lo tanto, dones vida. Aquí realmente no tienes más que seguir las instrucciones que te van diciendo los médicos y enfermeros encargados de la operación. Por ejemplo, ellos te dirán que te quedes en manga corta, algo que servirá para poder pincharte los brazos de la forma correcta.  Ahora te deberán buscar la vena, algo que harán atándote un cordón al brazo para poder encontrarlo mejor. Una vez que te hayan encontrado la vena, es el turno de sentarte y que te pinchen. En primer lugar, te van a sacar dos o tres botes pequeños, que son los que irán destinados a hacer análisis de sangre. En segundo lugar, te van a sacar ya las bolsas grandes de sangre. Debes mantenerte quieto, para que la aguja no se salga y todo pueda salir de la forma correcta. Una vez que la sangre vaya saliendo, te irán cambiando las bolsas poco a poco y tú seguirás donando. Si haces un poco de fuerza con el puño, la sangre saldrá un poquito más rápido y podrás acabar con el proceso antes, aunque por supuesto, sin pasarte demasiado para no sacar la aguja. Una vez que hayas terminado, te pondrán una gasa que deberás mantener sujeta durante unos 5 o 10 minutos para cortar la hemorragia y ya habrás terminado.
  4. Post donación:
    Ahora ya ha llegado el momento de la verdad, el de comprobar cómo te sientes después de la donación. El consejo es que justo nada más acabar es que tomes líquidos y que también comas uno de los bocadillos que ellos te ofrecen de forma totalmente gratuita. También tendrás zumos y refrescos. Si estás mal, debes sentarte allí un rato hasta que se te pase y si estás bien, también se aconseja estar un ratito reposando, ya que has perdido mucha sangre en realidad. Ese día deberás alimentarte correctamente para poder recuperar la sangre que has perdido. Una vez que hayas acabado de donar, vas a recibir tu carnet de donante, con el que podrás volver a donar las veces ya mencionadas y en el que se marcarán las fechas en las que lo hagas. También se aconseja no beber alcohol en 24 horas y no hacer deporte en unas 12 horas, ya que hay que recuperar toda la sangre antes de hacer estas dos cosas, ya que si no podrías tener problemas de desmayos y cosas así, así que siempre debes tener cuidado con todo esto.
¿Te ha gustado?