El naproxeno es un medicamento antiinflamatorio cuyo uso es muy habitual para tratar diversas afecciones dadas sus propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antipiréticos lo que significa que dicho fármaco puede ser utilizado para combatir procesos inflamatorios, dolores y fiebres.

De esta forma puede observarse que su uso más extendido está enfocado a molestias bastante frecuentes como el dolor de dientes, el dolor de cabeza o el dolor menstrual en las mujeres. Sin embargo sus aplicaciones van más allá y suele utilizarse como tratamiento contra ataques graves de gota, reuma, artritis y artrosis e inflamaciones de las articulaciones, músculos y ligamentos.

Si sufres alguno de estos problemas y te estás preguntado cómo tomar naproxeno correctamente continúa leyendo el artículo ya que a lo largo de las siguiente líneas te explicaremos paso a paso cómo debes hacerlo.

¿Que necesitas para tomar naproxeno?

  • Naproxeno
  • Vaso de agua o cualquier otro líquido                                                             Orange_juice_1

Instrucciones para tomar naproxeno

  1. Compra el naproxeno en cualquier farmacia. Dado que es un medicamento muy usual no tendrás problema en encontrarlo así que acude a la farmacia más cercana. Existe una oferta bastante variada y puedes adquirirlo de dos formas diferentes. La primera de ella es en forma de tabletas de 250 miligramos o 500 miligramos. No hay diferencia entre ellas más que la de la cantidad de miligramos de naproxeno por lo que puedes adquirir la que más económica te resulte, aunque deberás recordarlo a la hora de calcular la toma que debes ingerir. El segundo formato en el que se nos presenta este fármaco es en suspensión donde cada 100 mililitros contienen 125 miligramos de naproxeno. Decidirte por esta última opción te será de gran ayuda si eres de las personas que tienen problemas al tragar pastillas. Los medicamentos en suspensión son muy similares a los jarabes, por lo que resultan muy fáciles de pasar además de poseer la ventaja adicional de presentar un mejor sabor. Recuerda que los fármacos en suspensión son parecidos a los jarabes, pero a diferencia de aquellos no son totalmente líquidos y puedes observar polvos en suspensión, esto es normal y no debes tener miedo a que el medicamento esté en mal estado ni nada por el estilo.                                                                      file000848108305
  2. Antes de comenzar a tomarlo recuerda leer atentamente el prospecto para asegurarte de que no tienes alergia a ninguno de sus componentes. Si tienes alguna duda consúltalo con tu médico o farmacéutico.
  3. No debes tomar este medicamento si sufres, o has sufrido en el pasado, de hemorragias de estómago o perforaciones en el aparato digestivo provocadas, precisamente, por la toma de un medicamento antiinflamatorio de estas características. Tampoco debes tomarlo si sufres problemas intestinales, de hígado o riñón, insuficiencias cardíacas o si estás embarazada. Si sufres de alguna enfermedad de este tipo y quieres tomar naproxeno coméntaselo a tu médico, él mejor que nadie podrá recomendarte otros fármacos similares que puedas tomar sin sufrir riesgo alguno.                                                                                                                      0003323223JJ-1280x1920-embarazadas
  4. También debes recordar que el Naproxeno puede ser incompatible con otros medicamentos de forma que si estás tomando otros debes consultarlo con tu médico o farmaceútico. También puedes hacerte con esta información a través de una lectura atenta del prospecto. Entre los más comunes no deberías mezclar el Naproxeno con medicamentos anticoagulantes, antidepresivos y antiácidos.
  5. Una vez que te has asegurado de que no tienes alergia a ninguno de sus componentes, no estás tomando ningún medicamento incompatible y no te encuentras en ninguna situación de salud que te impida tomar el fármaco ya pues comenzar a tomar el Naproxeno.
  6. Si has acudido a tu médico sigue exactamente sus directrices ya que ya habrá calculado la toma perfecta para ti en función de tus dolencias y tus necesidades personales. Si no has adquirido este medicamento bajo prescripción médica no debes preocuparte, ya que puedes tomar la dosis habitual. Lo ideal es tomar unos 500 miligramos dos veces al día. Puedes tomarlas cada 12 horas, una por la mañana y otra por la noche o cada 8 horas, pero recuerda que únicamente debes tomar dos.
  7. En casos extremos de crisis agudas puedes llegar a realizar hasta tres tomas, pero esta debe ser una solución excepcional que no debe realizarse durante más de dos semanas seguidas. Si los dolores continúan no aumentes la dosis. Acude a tu médico para que te recete otro fármaco que te funcione. Aumentar la dosis por tu cuenta no te servirá de nada ya que seguramente el medicamento continúe sin hacer efecto y te expongas a una intoxicación. Los síntomas de sobremedicación y sobredosis son muy variados y entre ellos destacan los mareos, dolores abdominales, sensación de somnolencias, naúseas y vómitos, desorientación y problemas respiratorios.
  8. El naproxeno se administra por vía oral. Traga las pastillas sin masticarlas ayudándode de un vaso de agua o algún otro líquido como un zumo. Procura que no sea una bebida carbonatada.
  9. Tómalo durante las comidas para que el estómago esté protegido y el medicamento no te cause problemas intestinales.
  10. Si olvidas tomar una de tus dosis no trates de compensarlo tomando una doble.

Consejos para tomar naproxeno

  • Como todo el resto de medicamentos el naproxeno presenta, en ocasiones, efectos adversos y secundarios. Estos no se presentan en todas las personas, por lo que no debes preocuparte en exceso, pero debes recordarlo por si comienzas a sufrir alguno de ellos poder identificarlo y detener la toma de este fármaco. Los más comunes son trastornos auditivos, oculares, respiratorios,…
  • El naproxeno no presenta contraindicaciones para aquellas personas que manejan maquinaria pesada. Sin embargo si este es tu caso y comienzas a percibir la aparición de efectos secundarios como somnolencia o dificultad de visión detén inmediatamente tu actividad y deja de tomar este medicamento.
  • Si tras varias semanas de tratamiento continúas sintiendo las mismas molestias acude a tu médico. Es posible que no te esté haciendo efecto y necesites cambiar de medicamento.
  • Lee el prospecto atentamente ya que ofrecerá información importante, sin duda alguna, y te llevará apenas unos cinco minutos.
  • Trata de tomar tus dosis todos los días a la misma hora. Esta rutina te ayudará a que no olvides tomar tu medicación y sepas en todo momento cuántas tabletas has tomado de forma que el riesgo a sufrir una sobredosis disminuye enormemente.
  • Si tomas naproxeno de manera habitual y este forma parte permanente de tu botiquín recuerda revisar la fecha de caducidad cada vez que vayas a tomarlo. Tomar un medicamento caducado puede ser muy perjudicial para tu salud. Si descubres que está caducado no lo tires a la basura, llévalo a la farmacia.
  • Este medicamento no debe ser administrado a niños menores de dos años. Para niños de más edad consúltalo con su pediatra ya que habrá que modificar la dosis pues su condición física no es la misma que la de un adulto.
¿Te ha gustado?
547 usuarios han opinado y a un 95,98% le ha gustado.