Cuando aparece un herpes en la piel (da lo mismo dónde aparezca) es muy probable por no decir, seguro, que vuelva a aparecer. Se curan, sí. Pero pasado un tiempo, volverá a aparecer.

Científicamente, se le llama virus herpes simplex, aunque se le conoce comúnmente, como herpes.

Hay algunos herpes bastante comunes, como el herpes zóster. Este herpes se le conoce como la culebrilla y no es otra cosa, que una erupción en la piel que aparece como ampollas. Son realmente dolorosas, muy molestas, mucho picor y ardor. Debe tratarlo un médico porque de lo contrario, irá a peor.

Las zonas más frecuentes donde hace acto de presencia este virus, suelen ser en la boca, el rostro y la nariz. Pero este depende mucho del tipo que sea, y es que, dependiendo del tipo, se catalogan por su lugar. Es decir, la cara, nariz y boca, son del Tipo I. Pero también los hay, del Tipo 2. Estos herpes, son los que se dicen herpes genitales (y se llaman así, porque es justo donde aparecen). En los casos de herpes genitales, están considerados como enfermedades de transmisión sexual. Aparecen en los genitales y hay que evitar que se puedan seguir dando casos de este tipo ya que demuestra, la falta de protección a la hora de practicar sexo. Es imprescindible el uso del preservativo, sobre todo, cuando se tiene herpes genital.

El problema de este virus es que como ya hemos comentado, una vez que aparecen (da lo mismo donde ni de qué tipo sea), el virus estará presente en nuestro organismo. ¿Qué quiere decir? Pues básicamente, que la infección hará que el virus esté presente siempre y aunque pueda estar inactivo y, por tanto, no se haga visible, si podrá hacerlo en cualquier momento. Seguro que ahora estarás pensando ¿y entonces… no se puede curar? Pues sintiéndolo mucho, no. Se puede aliviar. Puede desaparecer la “herida” lo que se llama el herpes, pero aparecerá más tarde o más temprano. Si tienen tratamiento y, de hecho, cada vez hay más productos para poder ayudar con esta infección y aliviar las molestias que causan e incluso, hacerlos los menos visibles posibles.

Una vez haga acto de presencia el virus y su maldita infección, es cuando saldrá a relucir el herpes (la herida).

Una vez que aparezca, hay que tener en cuenta que tarda días en desaparecer. ¿Cuántos? Pues dependerá. Pueden pasar siete o hasta quince días para que el herpes desaparezca. Obviamente, hay productos en el mercado (los venden en farmacias) y ayudan bastante a que el herpes desaparezca con más rapidez, pero, aun así, no desaparecen en dos días. Alivian, sobre todo, con las molestias. Que son varias: se notan picores, causa inflamaciones, la zona se enrojece, puede notarse ardor, etc. Ante todo, es molesto y más, dependiendo de dónde aparezca. Cómo tratar herpes es en definitiva, algo sencillo.

Además de recomendarnos el médico un producto para la zona concreta donde tengamos el herpes que dependerá mucho de dónde esté, que grado tengas, etc. También hay que tener en cuenta que, al ser un virus, es posible y, de hecho, es frecuente, que el médico recete tomar alguna pastilla. Son medicamentos virales, porque como ya hemos mencionado, el herpes es un virus.

Instrucciones para tratar herpes

  1. Un truco o remedio casero que alivia mucho y, además, es gratis, es aplicarse frío. ¿Cómo lo hacemos? Para evitar la inflamación o que disminuya en el caso de que ya la tengamos y también, reducir la sensación de picor, se puede coger un hielo, se cubre con un paño o trapo fino y se coloca sobre el herpes.
  2. Otro truco casero es aplicarse sobre el herpes aloe vera. ¿Para qué sirve? Pues para facilitar la rápida curación. Como es sabido, el aloe vera cicatriza, por tanto, ayudará a que se cure y/o cicatrice el herpes con más rapidez.
  3. Nunca, bajo ningún concepto, hay que reventar, ni pinchar con un alfiler, las ampollas que aparecen con el herpes. Nunca. Es importante no hacerlo, aunque ya se sabe que es molesto y que, a simple vista, tampoco es muy agradable de ver. Pero reventándolo no conseguiremos nada, a excepción de empeorar la herida, que tarde más en cicatrizar, que puedan quedar marcas, que cuando vuelva a salir pueda ser aun peor y que incluso se termine infectando.
  4. También puede aparecer el herpes en la cabeza, en la zona del cuero cabelludo. Realmente es muy molesto, pero hay que intentar tener unos ciertos cuidados. Por ejemplo, no rascarse la cabeza por mucho que pique. Aplicarse agua fría para calmar el picor, no hay que dejar la cabeza mojada para que no puedan proliferar bacterias.
  5. El herpes genital, aparece en las zonas genitales y son considerados ETS. Lo que, dicho de manera entendible, son enfermedades de transmisión sexual. Para ello, hay que tomar siempre precauciones, como el preservativo. Una vez te hayan diagnosticado el herpes genital, intenta evitar mantener relaciones sexuales.
  6. Cuando el cuerpo lucha con la infección y el herpes va a salir, haciendo acto de presencia, siempre se nota una quemazón y/o un picor intenso justo en la zona concreta. Algo que resulta muy útil para no empeorarlo o intentar controlar la hinchazón, es aplicarse cuanto antes, un poco de alcohol sobre un algodón y aplicárselo en la zona. Alivia bastante. Pero hay que evitar todo lo que se pueda, las ganas de rascarse.
  7. En cuanto se pueda y casi de inmediato mejor que mejor, aplicarse la pomada y/o crema que el médico le haya recomendado.
  8. Si siempre te aparece el herpes y cada vez que lo hace, es más virolento, seguramente el médico, termine recetándote alguna pastilla para controlar el virus.

¿Que necesitas para tratar herpes?

  • Algodón.
  • Alcohol.
  • Acudir a la farmacia donde te aconsejarán que pomada o producto te conviene más y te ayudará a aliviar las molestias.
  • Aloe vera.
  • Frío. Cubito de hielo.
  • Un paño fino.
  • Preservativos para evitar los herpes genitales.
  • Parches para el herpes que venden en farmacias y parafarmacias.

Consejos para tratar herpes

Hay zonas donde pueden aparecer los herpes que no son muy visibles o se disimulan mejor. Pero las zonas más visibles, que son los de tipo 1, acomplejan a muchos, sobre todo a las mujeres. Es molesto porque se ve mucho, a la hora de maquillarse hay que tener cuidado, son más presumidas, les incomoda mucho más, etc. Hay en la farmacia parches para el herpes que ayuda a disimular la hinchazón y el enrojecimiento e incluso puedes colocártelo porque llevan componentes que alivian y cicatrizan, se pegan y puedes maquillarte sobre él.
No es que lo elimine, pero por lo menos, lo disimula bastante.

También las cremas y/o pomadas han avanzado y ya se pueden encontrar en color transparente en vez de blanco (que siempre es más vistoso y llama mucho más la atención).

Cuando el herpes se empieza a curar, pasa de una ampolla a una costra. La herida se terminará convirtiendo en costra, se sequerá y picará mucho. Es bastante molesto porque pica muchísimo y, además, estira la piel al haber una costra. Cuando la herida ya es mínima y básicamente es una costra, hay que hidratar mucho la piel. Por tanto, también cuidado de que no de el sol, no solamente para que no le de al herpes (que no son compatibles con el sol) porque pueden reproducirse más y peor, sino para evitar en medida de lo posible, que dejen marcas y cicatrices sobre la piel.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.