La balanitis es un afección unicamente masculina muy molesta, ya que causa inflamación del glande y aparición de infecciones en la zona. Tradicionalmente se alude a una posible falta de higiene para la aparición de la balanitis, pero esto no es correcto. Existen diversas causas que pueden originar su aparición. Muchas veces la balanitis es un síntoma de otra enfermedad, como la artritis reactiva, la psoriasis o la diabetes por lo que es muy importante acudir al médico a pesar de la vergüenza o pudor que pueda ocasionar a los pacientes. La balanitis también puede deberse a una infección por líquenes, virus o bacterias o incluso al uso de jabones íntimos muy fuertes que pueden desarrollarla a modo de alergia, por lo que debemos descartar inmediatamente la hipótesis de la falta de higiene como causa principal. Los síntomas de la balanitis son francamente dolorosos ya que se produce en una zona altamente sensible de la anatomía masculina. Se caracterizan por el enrojecimiento e inflamación del glande, del prepucio o del pene y la aparición de erupciones e irritaciones en el glande. También es habitual la secreción de un mal olor y un dolor agudo generalizado en el pene. Los síntomas son fácilmente reconocibles, de forma que la enfermedad puede ser diagnosticada de manera inmediata por un profesional de la medicina. Sin embargo suelen tomarse muestras de la infección para determinar cuál es el origen de la misma e iniciar su tratamiento. La buena noticia es que la balanitis puede controlarse y curarse rápidamente en la mayoría de los casos. A continuación te explicamos paso a paso cómo tratar la balanitis:

¿Que necesitas para tratar la balanitis?

  • Cremas antimicóticas
  • Pastillas antifúnguicas
  • Antibióticos

Instrucciones para tratar la balanitis

  1. El primer paso que no debes evitar es el de acudir a tu médico. En muchos casos los hombres afectados por esta dolencia sufren de vergüenza o pudor al estar localizada la infección en un area tan íntima. Sin embargo esto no debe preocuparte. Tal como hemos comentado anteriormente que se culpe a una falta de higiene su aparición es un falso mito. Además la balanitis puede surgir asociada a otra enfermedad, por lo que es de vital importancia que lo consultes con tu médico de cabecera, ya que es posible que tu salud se vea perjudicada de no hacerlo. Recuerda que no debes intentar realizar el tratamiento por tu cuenta. Otro punto importante para acudir al médico es que para tratar la balanitis de forma correcta y efectiva hay que conocer su origen (vírico, fúnguico,..) ya que el tratamiento será diferente y esto solo puede hacerse acudiendo al centro de salud y realizando las pruebas pertinentes.swabs-166409_640
  2. Una vez que sepas el tipo de balinitis que sufras podrás aplicar los diversos tratamientos.
  3. Si la balinitis es causada por un hongo estarás sufriendo la balanitis más frecuente, conocida como balanitis candidiásica y deberás tratarla utilizando cremas antimicóticas como el Cotrimazol o el Miconazol. Existen multitud de cremas en el mercado que se pueden adquirir sin receta aunque lo mejor es utilizar la que te recete tu médico ya que tendrá en cuenta tus alergias y necesidades específicas. Si decides adquirir una de estas cremas sin acudir al médico al menos consúltalo con tu farmacéutico ya que podrá aconsejarte e informarte sobre las posibles contraindicaciones. Casi todas estas cremas se aplican de la misma forma usándolas dos o tres veces al día durante un periodo de unas dos semanas. Para aplicarlas debes estar seguro de que has limpiado y secado la zona cuidadosamente.
  4. La balinitis candidiásica también puede ser tratada utilizando medicamentos antifúnguicos administrados por vía oral. Existen diferentes marcas y píldoras y cada una de ellas tiene su modo de empleo particular, aunque normalmente se limitan a una o dos tomas diarias. En algunas ocasionas se combinan los dos tipos de tratamiento: las cremas y las pastillas.
  5. Otro tipo muy común de balinitis es la de origen bacteriano. En este caso el tratamiento se realizará a través de la ingestión de antibióticos. Estos deben ser recetados por un médico que señalará la dosis necesaria y el modo correcto de toma. Normalmente no excede el periodo de una semana y sus efectos se prolongan en el tiempo. Algo que debes tener en cuenta es que, como ocurre con todos los antibióticos, durante los días en que estés siguiendo el tratamiento y durante algunos días después te notarás muy cansado. Estos son los efectos secundarios más comunes y habituales causados por los antibióticos. Lo mejor es que durante estos días te abstengas de realizar ejercicio físico y esfuerzos.pills-384846_640

Consejos para tratar la balanitis

  • Cuida mucho tu higiene. Limpia muy bien la zona todos los días y sécala cuidadosamente. El calor y la humedad son contraproducentes se trate del tipo de balanitis que se trate. Así mismo debes tratar de no usar ropa muy ajustada, ya que la falta de aireamiento en la zona puede aumentar el problema. Usa ropa interior elaborada con fibras naturales como el algodón las fibras sintéticas pueden agravar la afección, sobre todo en el caso de que esta se produzca por algún tipo de alergia.
  • No uses desodorantes íntimos ni jabones o geles muy fuertes. Lo ideal es utilizar un jabón neutro de glicerina. En muchos casos el exceso de higiene en la zona o la alergia a determinados productos es lo que causa la infección. soap-386376_640
  • Cuida tu dieta. Si sufres de balinitis candidiásica, la más habitual, será producida por un hongo. Los hongos se alimentan de los azúcares e hidratos de carbono de nuestra sangre. Lo ideal sería que redujeras su consumo durante el periodo de tratamiento hasta su desaparición total. También puedes agregar a tu dieta algunos alimentos como los ajos que son muy buenos para combatir las infecciones fúnguicas.
  • En cuanto a las relaciones sexuales no deberías tener problema en continuarlas con normalidad, aunque pueden contribuir a aumentar el dolor y el resquemor en la zona. La balinitis no es demasiado contagiosa pero debes utilizar preservativo para asegurarte de no contagiar a tu pareja, ya que siempre existen unas mínimas posibilidades de contagio. Si tu balinitis se produce por alguna alergia asegúrate de no ser alérgico al látex, ya que el uso de preservativo podría aumentar el problema.
  • Mi último consejo es que acudas al médico. Siento reiterarme tanto al respecto pero él será el que mejor pueda detectar el tipo de balinitis que sufres y podrá darte el tratamiento adecuado de forma que la curarás antes. La balinitis suele curarse rápidamente mediante las cremas y las píldoras anteriormente mencionadas, pero en ocasiones la enfermedad puede complicarse si no ha sido correctamente tratada y entonces hay que recurrir a la cirugía. No tengas vergüenza y consúltalo con tu doctor.
¿Te ha gustado?
166 usuarios han opinado y a un 93,37% le ha gustado.