A veces, en la vida se dan ocasiones en las que nos vemos sometidos a mucho estrés y nos ponemos nerviosos. Pueden ser situaciones puntuales como hacer una entrevista o una exposición, dar noticias desagradables a personas importantes, sufrir un episodio negativo en tu vida, etc. pero también podemos empezar a sentirnos más y más nerviosos si nuestro estilo de vida es demasiado activo o ajetreado. En ambos casos, lo mejor es aprender a controlar los nervios, además de, por supuesto, aprender a evitarlos.

¿Que necesitas para controlar los nervios?

  • Elementos y situaciones relajantes, que te permitan olvidarte de la situación.
  • Elementos y situaciones estimulantes, que te hagan pensar en otra cosa.

Instrucciones para controlar los nervios

  1. Elimina aquellos elementos contaminantes para ti. Lo primero que tienes que hacer es sentirte cómodo en tu día a día. Si a diario te sientes incómodo por algún motivo que se mantiene en el tiempo nunca vas a poder respirar tranquilo; siempre ocupará tu mente en mayor o menor medida, favoreciendo que sufras un nerviosismo innecesario.
  2. Dispón un entorno favorable. Trata de pasar el máximo tiempo posible en un entorno que te trasmita paz y tranquilidad. Si te gustan, pueden encender unas velas y unos inciensos. Rebaja la luz un poco. Pon música relajante o, al contrario, busca el silencio. Estas ya son opciones ligadas a la personalidad de cada uno. Lo importante es que el entorno en el que te encuentres no favorezca esos nervios que sufres.Cómo controlar los nervios
  3. Trabaja tu mente. Tienes que procurar que tu mente responda a las situaciones estresantes de una manera calmada. Visualiza imágenes o escenas agradables. Busca tanto tus recuerdos pasados o crea imágenes que te gustarían que se diesen próximamente.
  4. Respira. Adopta una postura cómoda (acostados boca arriba o sentado en la cama, con las piernas estiradas y los brazos cayendo a los costados), cierra los ojos y respira profundamente. Deja salir el aire muy despacio hasta que notes que no te queda nada dentro.
  5. Báñate. Bañarse es una manera de relajarse y ayuda a olvidarse de todo y controlar los nervios, sobre todo si normalmente no nos bañamos, si no que nos duchamos. Llena la bañera de agua caliente. Utiliza sales de baño y ambienta con la luz tenue de unas velas aromáticas. Sumérgete en el agua y acuéstate sobre el respaldo de la bañera. No hagas nada más, sólo estar allí.Cómo controlar los nervios
  6. Trabaja tus miedos. Identifica qué es lo que te preocupa realmente y trata de encontrar soluciones lo más flexibles posible en el supuesto de que pase aquello que tanto temes.
  7. También será necesario que te des cuenta de que tus miedos no son fundados, qué es lo peor que puede pasar?
  8. Trabaja con tu cuerpo. Sal a caminar; despejarás tu mente, renovarás el aire que te envuelve y reducirás el estrés.
  9. Sé menos exigente. Tanto con la situación que genera tus nervios como en el día a día. No intentes hacer cosas que te van a suponer ansiedad si no las alcanzas. Proponte metas más bajas que te permitan disfrutar los momentos positivos sin agobiarte.
  10. Desacelera. Trata de ir por la vida más despacio, sin prisas
  11. Saca la parte positiva de la situación que te pone nervioso.
  12. Practica. Puesto que los nervios suelen aparecer cuando nos enfrentamos a situaciones especiales, lo mejor que puedes hacer es acostumbrarte a ello. Siempre que la situación lo permita practica todas las veces que necesites para sentirte más seguro.
  13. Comparte tus problemas. Habla con alguien con quien te guste estar, con quien te sientas cómodo y te dé confianza. Cuéntale qué te aflige. Te sentirás más desahogado y además esta persona te dará su punto de vista y su opinión y muy importante, su compañía.Cómo controlar los nervios
  14. Entretente. Haz cualquier cosa que te permita distanciarte de aquellos pensamientos que te ponen nervioso. Puedes jugar a un juego de mesa, salir a hacer deporte, leer un libro…
  15. No te desconcentres. No es lo mismo entretenerte que desconcentrarte. Deja de lado las distracciones diarias. Deja de mirar tu móvil, evita quedar con la vecina tan parlanchina…
  16. Disfruta. No te preocupes excesivamente por lo que ha pasado o por lo que pasará. Vive el momento. Esto no significa que dejes de lado tus responsabilidades, pero tampoco te obsesiones con estas cosas porque terminas olvidándote de vivir.

Consejos para controlar los nervios

  • Evidentemente, puedes hacer varias de estas cosas a la vez ya que se enlazan unas con otras.
  • Estos tips son generales. Cada persona es diferente y es posible que lo que a una persona le relaje a otra le resulte desagradable, difícil de realizar… Por ejemplo, una persona puede dejar su mente volar mientras lee, sumergirse en la lectura, sin embargo habrá quien al leer no se olvide de sus inquietudes ya que, para él, leer no ocupa su mente al 100%. Habrá quien al compartir sus miedos se desahogue completamente y quien se sienta incómodo…
  • Escribe todas estas cosas que lleves a cabo: cuáles son tus miedos, con quién los has compartido, cómo me he olvidado de ellos…
  • Si trabajas todo lo anterior de manera constante -y no sólo cuando estás nervioso- ya no tendrás que controlar tus nervios, con el paso del tiempo habrán desaparecido.
¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.