La cervicalgia es una dolencia que consiste en un dolor agudo en la zona de la parte superior de nuestro espalda, justo en la zona de los trapecios(entre el cuello y la parte de arriba de la espalda), es decir, en las cervicales.

Este tipo de dolencia se suele producir debido a poner malas posturas, es decir, a poner la zona cervical en una postura forzada o antinatural, lo cual producirá la cervicalgia.

También se puede haber producido debido a una exposición continua al estrés, es decir, que cuando estamos muy estresados por alguna cosa, podríamos sufrir también dolor en la zona de las cervicales, ya que es la manera que tiene nuestro cuerpo de manifestarse ante el estrés.

Finalmente podría ocurrir que la cervicalgia pueda estar causada debido a una sobrecarga en la zona de las cervicales. Cuando hemos cargado con demasiado peso, podríamos haber sobrecargado la zona del trapecio, lo cual produce esta dolencia.

Seguro que el artículo Cómo Tratar una Contractura Cervical también será de tu interés.

La cervicalgia afortunadamente tiene cura, es decir, que si aplicamos un buen tratamiento para curar esta dolencia, esta dolencia se cura de una manera sencilla y eficaz. El problema es que no es tan sencillo distinguir entre una cervicalgia y otro tipo de dolencias como las agujetas o la tortículis.

Conocer los síntomas de una dolencia siempre es muy eficaz, ya que es lo que permite detectar lo que padecemos y por consiguiente, hacer un tratamiento correcto de la dolencia. En el caso de la cervicalgia, no podría ser de otra manera.

Por eso, desde la sección de salud de doncomos.com, creemos que es necesario que sepas los síntomas de la cervicalgia, para que así puedas efectuar con la mayor brevedad posible un tratamiento correcto de la dolencia, para que vuelvas a tener las cervicales en perfecto estado de revista de la mejor manera posible, evitando lesiones.

Que Necesitas

  • Leer atentamente este artículo para saber cuales son los síntomas de la cervicalgia.

Instrucciones

  1. Tensión y dolor en el cuello:
    El dolor de cuello es uno de los primeros síntomas que vamos a sentir cuando padecemos cervicalgia. Este dolor tiene la particularidad de que comienza siendo un dolor bastante suave, es decir, que al principio apenas vamos a notar un pinchazo en el cuello, por lo tanto, es complicado de detectar. Sin embargo, este dolor se va haciendo cada vez más grande hasta provocar un dolor casi insoportable en la zona. Este dolor además hace que tengamos el cuello tenso y que no podamos moverlo hacia los lados.La forma de detectar fácilmente si tenemos cervicalgia, es tocarse en la zona de la parte de atrás del cuello, si notamos dolor en la zona y este dolor aumenta cuando apretamos, es casi seguro que padecemos cervicalgia.
    tratar la contractura cervical
  2. Tensión y dolor en el trapecio:
    Es muy probable que el dolor que tenemos en el cuello se vaya extendiendo a partes cercanas del cuello, es decir, al trapecio. El trapecio es un músculo que está a los laterales del cuello y que es el que une el cuello con la espalda. Este músculo es el músculo encargado de sostener el peso soportado por la espalda y de hacer que los brazos aguanten el peso cuando estamos sujetando algo pesado con los mismos. Al haber habido tensión en el cuello, es casi seguro que también la haya habido en el trapecio debido a la gran cercanía que existe entre los mismos, por lo cual, el dolor de trapecio es una característica inconfundible a la hora de detectar celvicarlgia.
    Diferencia entre Aumento de Masa Muscular y Tonificacion del Cuerpo
  3. Cuello rígido:
    Aunque no siempre ocurra, si que ocurre alguna vez que el cuello quede completamente rígido, es decir, de una manera similar a cuando tenemos tortículis. Esto implica que no vamos a poder mover apenas el cuello, ni hacia los lados, ni hacia adelante ni hacia atrás. Esto viene además unido a una gran tensión y a una especie de hormigueo en el cuello, es decir, como si tuviéramos algún peso en la zona del cuello y no pudiéramos moverlo con la habitual normalidad que siempre lo hacemos, siendo uno de los síntomas de la cervicalgia(aunque también podría ser tortículis).
    125265-dolorgargantaconsecuencias
  4. Cefaleas:
    O como mejor se le conoce, dolores fuertes de cabeza o migraña. Esto ocurre por una razón muy sencilla, porque al estar el cuello sometido a tantísima tensión y al tener inflamada la zona de las cervicales, esto va a empujar y a hacer presión a la cabeza, lo cual va a hacer obviamente que nos empiece a doler de una manera irregular, es decir, que a veces tendremos dolores de cabeza y otras veces no, por lo tanto, es complicado de saber si es causado por la cervicalgia o no, ya que podría también ser causado por otras causas que no son las cervicales.
    dolor-de-cabeza-articulo
  5. Pérdida del equilibrio y mareos:
    Por último pero no menos importante, podríamos sufrir una pérdida del equilibrio natural del cuerpo, es decir, que vamos a sufrir dificultades para mantenernos en pie. Esto es debido a que el cuerpo no está en su estado normal, lo cual hace que perdamos la clásica estabilidad que solemos tener de manera habitual. También podría ocurrir que sintiéramos mareos,ya que la pérdida del equilibrio junto al dolor de cabeza son una mala combinación.
    usar un termómetro por fiebre

Consejos

  • Prevención: Nosotros no somos médicos, por lo tanto, no vamos a poder curarte la cervicalgia. Lo que si que podemos hacer es ayudarte a prevenirla, es decir, de evitar que te aparezca y poder mantener una buena salud en la zona del cuello. Así que, sigue los siguientes consejos.
    • Buena postura: A la hora de sentarse, tumbarse en la cama o incluso cuando andamos, debemos tener en cuenta que no podemos forzar la postura del cuerpo de una manera muy brusca, ya que si modificamos la postura natural del cuello, estaremos exponiéndonos a esta dolencia.
    • No cojas mucho peso: Si eres levantador de pesas, intenta no pasarte con el peso. Cuando hacemos ejercicios como el peso muerto con demasiado peso, nuestro cuello y trapecio lo van a sufrir.
    • Evita los esfuerzos de cuello prolongados: De manera similar a una mala postura, evita poner el cuello en una posición de esfuerzo durante mucho tiempo.
  • Masajes de cuello: Si tienes dinero suficiente, vete a un especialista en fisioterapia. Este te va ayudar con un masaje en la zona del cuello, aliviándote de la cervicalgia. Eso si, no te hagas el masaje tu mismo porque es complicado hacerlo correctamente, además podrías acabar con una lesión peor de cuello debido a un mal masaje.

Video

Si te gustan nuestros vídeos síguenos
¿Te ha gustado?
77 usuarios han opinado y a un 89,61% le ha gustado.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.