Contenido del Artículo

Son varios los síntomas de la neumonía, pero antes veamos un poco sobre esta enfermedad.

La neumonía es una enfermedad bastante común, de hecho un gran número de los pacientes que se encuentran en los hospitales entraron por esta causa.

La neumonía, por lo general, se da como una infección bacteriana en el pulmón,  pero algunos virus como la varicela o la gripe también pueden dar origen a esta enfermedad, también hay algunos hongos que la pueden causar.

El pulmón se compone por los bronquios  que son los tubos por donde el aire pasa y los alvéolos que son pequeños sacos de aire encargados de intercambiar el dióxido de carbono que es expulsado hacia  el exterior del organismo con el oxígeno que trae la sangre. La neumonía ataca el alvéolo haciendo que se inflame y se llene de pus y líquido,  por eso la respiración se puede tornar dolorosa y se limita que se absorba el oxigeno.

Esta enfermedad es una inflamación que se da en el tejido pulmonar, generalmente ocasionado por un agente infeccioso como una bacteria.

La neumonía se podría clasificar como neumonía hospitalaria o neumonía adquirida en la comunidad, según sea el caso. Cualquier persona de cualquier edad puede padecer de esta enfermedad, la más común es la producida por la bacteria  llamada Streptococcus Pneumoniae más comúnmente conocida como neumococo; cuando la persona adquiere la neumonía en el hospital es por otros tipos de bacterias menos comunes y más poco frecuentes.

Si los gérmenes de la neumonía logran pasar a la circulación sanguínea entonces producen una bacteriemia que puede hacer que la persona llegue a entrar en un “shock séptico”.

La neumonía es la sexta causa de muerte en los países desarrollados; entre 8 y 15 personas de cada 1000, en el año, mueren por esta enfermedad y en los niños es una de las enfermedades que más muertes ocasiona, aproximadamente 1.200.000 niños menores  de cinco años  mueren como consecuencia de una neumonía.

Para diagnosticar esta enfermedad, por lo general se requiere que al paciente se le haga una radiografía de tórax acompañada de una exploración física, basado en esto se establece su severidad y el tipo de neumonía, para así  comenzar a proceder en el tratamiento adecuado; no todos los casos requieren que el paciente sea internado en un hospital, esto se da en los casos más graves y severos o en otras circunstancias también dependiendo de la condición social en la que se encuentre.

A continuación, detallaremos algunos de los síntomas que podrían indicar que una persona sufre de neumonía, hay que tener en cuenta que según la persona puede ser variable y tiene mucha relación con el tipo de bacteria o germen que causó la enfermedad; existen la neumonía típica y la atípica:

La neumonía típica: los síntomas más comunes de este tipo de neumonía son la expectoración purulenta a veces acompañada por sangre, fiebre acompañada de escalofríos y dolor pectoral.

Neumonía atípica: los síntomas más comunes de este tipo de neumonía son malestar general, cansancio,  un poco de fiebre, dolores en las articulaciones y los músculos, la tos aparece seca sin expectoración y el dolor pectoral es más suave, algunas personas pueden presentar vómitos, náuseas y diarreas.

Cuáles son los síntomas de la neumonía

Que Necesitas

Leer las instrucciones


Instrucciones

  1. Dolor pectoral el cual aumenta con los movimientos de la respiración.
  2. Fiebre acompañada con escalofríos: la fiebre es el signo más común que muestra el cuerpo como mecanismo de defensa y alerta de que algo no está bien, por eso cuando hay alguna infección la temperatura sube. La fiebre puede alcanzar hasta los 41ºC en caso de neumonía.
  3. Tos con expectoración purulenta: puede que al principio la tos sea seca y luego empiece a estar acompañada de secreciones amarillentas o verdosas.
  4. Dificultad para respirar: la persona se puede sentir asfixiada, ya que no puede tener una respiración normal.  Cuando la persona ya presenta una enfermedad pulmonar o cardiaca, esta dificultad se da con mayor intensidad. Hay aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria.
  5. Dolores en articulaciones y dolores musculares.
  6. Pérdida del apetito.
  7. Vómitos que son debidos a toser mucho o por tragar la mucosidad.
  8. Sensaciones de mareo.
  9. Dolor abdominal.
  10. Ruidos en el pulmón.
  11. Desaliento para realizar las tareas cotidianas.
  12. Sentirse más mal después de haber pasado por una gripe o resfriado.
  13. Algunas veces diarrea.
  14. Tos seca: dentro de la neumonía atípica este es un síntoma; en ésta no duele el pecho, pero la tos dura por períodos prolongados y es molesta para el paciente.
  15. Si la neumonía es avanzada la persona puede llegar a expulsar sangre por nariz y boca.
  16. Malestar general: acompañado de dolor de cabeza, este último puede ser provocado por la tos. Sentirse indispuesto y con malestar se da desde el inicio de la neumonía y por lo tanto muchas veces es confundido con una gripe; el malestar general acompañado de algunos de los síntomas anteriores, son los que deben alertar de que puede tratarse de algo más grave como la neumonía.
  17. Los más pequeños, o sea los acabados de nacer o lactantes, pueden mostrar los síntomas evidentes como tos, fiebre y vomitar, pero algunos pueden no mostrar ningún signo que dé a entender que tienen esta enfermedad.
  18. En los adultos que tienen sistemas inmunológicos débiles o padecen de enfermedades graves es más difícil que los síntomas salgan a flote puesto que se muestran mucho más leves, por ejemplo es posible que el cuerpo se muestre sin fiebre.
  19. Las personas ancianas, o adultos mayores, pueden llegar a tener cambios en su estado mental.
  20. Algunos pueden presentar signos mucho más graves como por ejemplo llegar a la confusión mental, la hipotermia o la hipotensión.
  21. Los niños más pequeños pueden presentar convulsiones.

Consejos

  • Este es un artículo meramente informativo, usted debe acudir a su médico si tiene sospechas de tener una neumonía, éste es quien tiene la potestad de diagnosticar y de tratar las enfermedades.
  • No deje pasar el tiempo si piensa que puede tener una neumonía, es importante acudir al médico a tiempo y así tener un tratamiento oportuno. Si usted es alcohólico, tiene más de 65 años, está con tratamientos que conllevan medicamentos que suprimen el sistema inmunológico o está siendo sometido a quimioterapia, debe ir a urgencias, pues la neumonía puede ser fatal desde el primer día.
  • No es recomendable la automedicación.
  • Algunos de los factores de riesgo para padecer una neumonía son: como principal tenemos el tabaquismo y el alcoholismo y otras enfermedades como cáncer, diabetes, enfermedades cardiacas, sida, enfermedades renales,  esplenectomía, entre otras. El exceso de peso, una mala nutrición o demencia serán otras causas, las personas mayores de 50 años y los niños son más propensos.
  • Para prevenir la neumonía se deben tener niveles adecuados de higiene, así como usar mascarillas en caso de ser necesario; si la persona fuma debe dejar de hacerlo, ya que los fumadores tiene cuatro veces más riesgo de adquirir esta enfermedad gracias al neumococo; los estudios han demostrado que cuando la persona ya lleva 5 años de dejar de fumar el riesgo de poder sufrir una neumonía se baja al 50%. Ya hoy en día existe una vacuna contra el neumococo la cual puede evitar tener la neumonía invasiva por neumococo e incluso evitar una desmejora si la persona coge una neumonía hospitalaria.
    Cuáles son los síntomas de la neumonía

¿Te ha gustado?
37 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.