Estrenar un par de zapatos nuevos, caminar grandes distancias con calzado inadecuado o ajustado, estar mucho tiempo al sol, hacer trabajos manuales sin la protección adecuada y las quemaduras,  casi siempre desencadenan en las molestas ampollas, las cuales son lesiones sobre la epidermis que presentan elevación del tejido, están llenas de líquido linfático y otros fluidos corporales, es decir, son bolsas llenas de líquido que se forman en la epidermis, generalmente se generan debido al roce y no suelen representar un mal mayor para el organismo.

Las zonas más comunes para la aparición de ampollas en el cuerpo son manos y pies, en su gran mayoría cesan sin mayor cuidado, pero en ocasiones ameritan especial atención para evitar complicaciones de salud mientras desaparecen del todo.

Cómo quitar verrugas

Causas de las ampollas

Entre las causas más comunes de aparición de ampollas se puede mencionar:

Roce. Es la causa más frecuente. Por ejemplo, producto de largas caminatas, uso de calzado nuevo, ajustado o inadecuado.

Quemaduras solares. Al estar expuestos al sol durante periodos prolongados de tiempo, somos propensos a sufrir quemaduras que dependiendo de su gravedad, pudieran originar una ampolla.

Quemaduras químicas. Son causadas por el contacto con productos químicos como ácidos.

Escaldaduras. Son causadas por el contacto con líquido a altas temperaturas.

Algunas enfermedades virales o afecciones de la piel como la varicela o el herpes zoster, pueden desencadenar la aparición de ampollas.

Reacciones alérgicas ya sea por contacto o por consumo de alguna sustancia o alimento que cause reacción en el organismo.

¿Que necesitas para curar una ampolla?

  • Ampolla
  • Saber qeu hacer

Instrucciones para curar una ampolla

¿Cómo evitar la aparición de ampollas?

  1. Adecúa los zapatos nuevos a tus pies: De ser posible, antes de darle uso en público pasa un tiempo usando tus zapatos nuevos para adaptarlos a la forma natural de tus pies y así cuando necesites usarlo por largo tiempo y fuera de casa no tengas molestia que termine causando una dolorosa ampolla.
  1. Deja tus pies descalzos: Si estás usando un calzado incómodo, descálzate y deja por un rato al aire libre tus pies para evitar que el uso de zapatos incómodos pueda calentar cierta zona que luego termine formando una ampolla.
  1. Mantén tus pies secos: Procura mantener tus pies secos y frescos, así minimizarás la posibilidad de aparición estas bolsas tan molestas.
  1. Cubre el área afectada: Si ya tienes una lesión que pueda terminar en ampolla y no tienes más opción que seguir en marcha, procura cubrir el área lastimada con una venda, apósito o cualquier cosa que reduzca la fricción en el área.

Este artículo te dará más información que seguro encuentras interesante: Cómo Evitar las Ampollas

En ocasiones, las medidas que tomamos resultan insuficientes y al final del día descubrimos que tenemos la molesta, incómoda y dolorosa ampolla, en ese caso ¿Qué debemos evitar cuando tenemos una ampolla?

Por sobre todas las cosas se debe evitar explotarla, aunque el instinto primario nos dice que si la explotamos sentiremos alivio, en realidad romper la ampolla puede desencadenar en una infección que atente contra nuestra salud, así que por todos los medios se debe evitar explotar la ampolla.

 

¿Cómo curar una ampolla?

¿Cómo cuidar una ampolla en los pies?

Una vez entendido que por ninguna razón se debe explotar la ampolla, se deben seguir estos simples pasos para procurar alivio al malestar producido por la presencia de la ampolla:

  1. Limpiar la zona alrededor de la ampolla: alrededor de la ampolla y con mucho cuidado, lavar la zona donde se encuentra la ampolla usando para ello, agua fresca y jabón neutro.
  1. Drenarla: si la ampolla es muy grande (mide más de tres centímetros) debe drenarse el líquido que contiene, para ello debe utilizarse una aguja previamente esterilizada y pinchar con mucho cuidado por uno de los lados, cuidando no lastimar la piel afectada y evitando eliminar la piel de la ampolla ya que esta protegerá la zona de posibles infecciones.
  1. Desinfectar el área: utilizando gel antibacterial que es menos molesto que el alcohol o algún antiséptico como yodo povidona, este procedimiento puede ser doloroso y causar ardor a la ampolla sin embargo, evitará la posibilidad de contraer una infección.
  1. Utiliza ungüentos: para evitar infecciones y ayudar a la correcta cicatrización, aplica cremas o ungüentos antibióticos de venta en farmacias o recetado por el médico de cabecera.
  1. Cubre la ampolla: en el mercado hay variedad de apósitos y bandas adhesivas diseñados para cubrir las ampollas en los pies, pero si no se cuenta con alguno de estos productos se puede fácilmente cubrir con gasa y algún adhesivo que permita mantener la cobertura en su lugar, es importante que esta cobertura sea reemplazada al menos una vez al día o cada vez que se moje.

Consejos para curar una ampolla

La cultura popular nos ha enseñado que para el cuidado de las ampollas también se pueden aplicar infinidad de remedios naturales, que se pasean desde aquellos ingredientes que comúnmente podemos conseguir en la cocina, el jardín o en el baño de la casa.

  1. Gel antibacterial: Como ya mencionamos previamente, el gel antibacterial es un gran aliado para mantener a raya las bacterias que pudieran ponernos en riesgo de contraer una infección en una ampolla. Se debe utilizar sobre y alrededor de la ampolla para mantener la zona limpia.
  1. Dientes de ajo: Otra opción económica, saludable y de fácil acceso es el ajo, aplicamos sobre la ampolla tres dientes de ajo limpios y pelados, frotándolos con cuidado por intervalo de 10 minutos diariamente hasta que la ampolla se haya sanado.
  1. Vinagre de manzana: El vinagre de manzana, usado para el cabello y la piel, también sirve como antibacterial en las ampollas, aplicándolo con agua en partes iguales para evitar molestias mayores ya que su alta concentración de alcohol puede ocasionar ardor en la zona tratada.
  1. Sábila (aloe vera): Por sus propiedades curativas y antiinflamatorias, la sábila es una planta que posee en el centro de la hoja (cristal) una sustancia transparente gelatinosa que ayuda a refrescar, desinflamar y cicatrizar las ampollas y contribuye con el proceso curativo. Para esto se pela la hoja de la sábila y se hacen cataplasmas con el gel proveniente del cristal.
  2. La manzanilla o camomila (Chamaemelum nobile) tiene propiedades calmantes, que permiten aliviar el dolor de ampollas inflamadas. Se debe preparar una taza de té de manzanilla, cuando enfríe humedecer una toalla y aplicar compresas sobre la ampolla durante 10 minutos para aliviar el dolor.

¿Cómo curar una ampolla?

¿Cuándo buscar ayuda médica por la presencia de una ampolla?

Hay ocasiones en las que las ampollas son muy grandes y su cuidado en el hogar se torna difícil así como también hay casos en que aun siendo pequeñas lesiones, surgen ciertas complicaciones, en ambos casos es mejor dejarlo en manos de un experto, si ves que tienes alguno de estos síntomas es mejor que acudas al médico a la brevedad posible:

  1. Tienes fiebre, vómitos, diarreas o escalofríos repentinos.
  2. Presentas picazón, ardor, enrojecimiento o hinchazón en el área alrededor de la ampolla.
  3. Ves que de la ampolla desinflada supura líquido amarillo.
  4. Si sientes el área de la ampolla caliente o presentas un aumento considerable en la temperatura.

Sabemos que tener una ampolla, es sufrir por unos días de una lesión un tanto molesta y dependiendo de su ubicación podemos vernos limitados en nuestro día a día, es por eso que debemos darle el debido cuidado y atención requeridas, a fin de evitar mayores complicaciones y minimizar así la cantidad de días que podamos estar padeciéndola, sigue los consejos que te dimos previamente y verás cómo en cuestión de pocos días puedes curar una ampolla.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.