Se conoce como espolón o espolón calcáneo a una calcificación del talón que puede provocar dolor leve o moderado. Este suele aparecer por culpa de las malas posturas que realizamos al caminar o por utilizar zapatos poco adecuados que no ayudan a que el pie se desplace con corrección. También el permanecer muchas horas de pies puede hacer que salgan.

espolón

El motivo que provoca la aparición de los espolones es el sobrepeso sobre los talones. No significa que nosotros lo padezcamos en general, sino que obligamos a una zona de nuestro organismo muy pequeña, como son las plantas de los pies, a aguantar el peso de todo nuestro cuerpo durante demasiadas horas seguidas. Si a esto le sumamos una forma de caminar poco correcta y un zapato que no ayuda, el espolón aparecerá con toda seguridad. Es posible que tengamos espolones pero que, inicialmente, no nos demos cuenta ello. Es en el momento en el que se inflama la fascia cuando realmente comenzamos a sentir dolor y somos conscientes de que algo no funciona bien con nuestros pies. A partir de ese momento se empieza a sufrir lo que comúnmente se conoce como fascitis plantar, un dolor bastante agudo en la planta del pie que nos impide caminar con fluidez. Este malestar será precisamente el que nos lleve a visitar a un médico, pues caminar se convertirá desde el momento en el que comencemos a padecer fascitis en una auténtica odisea.

curar un espolón, zapatos correctos

La forma de averiguar si tenemos un espolón es visitando a nuestro médico de cabecera. Él realizará un diagnóstico ayudándose de radiografías para localizarlos fácilmente en caso de haberlos. Pueden producirse en ambos pies a la vez, aunque no necesariamente tienen que causar dolor en los dos. O puede que no duelan en ninguno. En este caso es muy probable que los tengamos y no sepamos nunca de su existencia, a no ser que por algún motivo nos veamos obligados a hacernos una radiografía del pie.

Instrucciones para curar un espolón con remedios caseros

¿Se puede tratar un espolón con remedios caseros?

Sí, hay remedios que nos permiten hacer frente a los espolones y son muy sencillos de realizar. No necesitarás mucho tiempo ni habilidad para llevarlos a cabo. Si quieres saber cómo hacerlo, lee el siguiente post.curar un espolón

  1. Evita actividades que supongan un sobreesfuerzo del talón, como hacer footing o estar de pie muchas horas sin moverte. Cuantas menos actividades agresivas contra esta parte del cuerpo realices, más te lo agradecerán tus pies. Si no obstante, debido a tu trabajo no puedes evitar pasar largos periodos de pie, intenta caminar de vez en cuando para evitar que el peso se concentre siempre en la misma zona. Además, evita mantener el peso en uno de los pies y equilíbralo entre ambos. Si puedes, escápate en algún momento al cuarto de baño y date un ligero masaje desde el talón hasta la punta de los pies. Además de mejorar la circulación hará que te sientas un poquito más descansad@ y puedas afrontar el resto de la jornada con más ganas.
  2. Bañera spa para pies. Aunque parezca un trasto sacado del averno, te aseguro que funciona. Cuando regreses de un duro día de trabajo, llénalo y ponlo en marcha. Si no tienes ni un minuto libre para utilizarlo, enchúfalo mientras cenas y relájate viendo algún programa de la televisión o hablando con tu familia sobre las novedades que han ocurrido durante el día.
  3. Colocar hielo sobre la zona afectada. El hielo es uno amigo ideal para bajar las inflamaciones de cualquier parte del cuerpo. Si notas que tus espolones están especialmente revoltosos, te recomiendo que les apliques algo de hielo, pero nunca de manera directa. Lo mejor es te laves un poco los pies con agua templada y jabón nada más llegar a casa. Sécalos bien y ponte unos calcetines limpios. Después ve a la cocina, coge unos cuantos cubitos de hielo y mételos dentro de una bolsa de congelados. A continuación envuelve la bolsa con un paño de cocina de algodón recién lavado y aplícala directamente sobre la zona afectada. Hazlo durante unos 10 o 15 minutos. Pasado ese tiempo verás cómo notas un alivio enorme en los espolones. Si no aguantas el frío continuado, levanta de vez en cuando el paño con la bolsa y apriétalo un poquito menos contra tu piel.curar un espolón con hielo
  4. Haz ejercicios con los pies. Existen muchos ejercicios que te ayudarán a aliviar los dolores y no te llevarán mucho tiempo. Puedes hacerlos en casa durante los ratitos libres. Entre los más destacados se encuentran
    • Pelota de recuperación. Puedes encontrarlas en Decathlon. Sirven para relajar los músculos y mejorar la circulación. Colócala bajo la planta del pie y hazla rodar desde el talón hasta los dedos. Insiste en las zonas donde más te duela. Sus pequeñas protuberancias te aliviarán inmediatamente. Haz el mismo movimiento con ambos pies durante aproximadamente cinco minutos.
    curar un espolón, ejercicios

    Dibujo basado en imagen de ortoiberica.com

    • Realiza estiramientos del talón. Para ello, apoya las manos en el borde de una mesa y estira el tronco. A continuación, inclínate hacia la mesa flexionando una de las piernas mientras mantienes la otra estirada. Asegúrate de mantener el talón de esta pierna pegado al suelo todo lo que puedas. Mientras generes este movimiento y aumentes la flexión de la otra pierna, notarás una ligera tensión en los gemelos de la pierna que permanece estirada. Cuando sientas esto, habrás adquirido la postura correcta. Intenta mantenerla durante 15 segundos. Haz aproximadamente unas 10 repeticiones con cada pierna. Sigue flexionado hasta que notes una ligera tensión en la pantorrilla de la pierna que está estirada.
    Cómo curar un espolón con remedios caseros

    Dibujo basado en imagen de medicalremedies.files.wordpress.com

    • Masajéate el pie con la espinilla de tu otra pierna. Intenta hacer flexiones con el pie, moviendo la planta desde el talón a los dedos alrededor de la espinilla. De esta manera activarás los músculos del pie y harás que se relajen. Haz este ejercicio durante unos 4 minutos con cada pie.
    Cómo curar un espolón con remedios caseros

    Dibujo basado en imagen de medicalremedies.files.wordpress.com

    • Sé constante con los ejercicios que te hemos explicado. Si los practicas a diario en la tranquilidad de tu hogar, notarás alivio muy pronto, pero es importante que los realices todos los días para que funcionen. No te llevará más de 10 minutos y te sentirás mucho más descansada después.
  5. Usa plantillas ortopédicas. Una forma sencilla de evitar que los espolones vayan a más o que generan dolor es utilizar plantillas. Piensa que lo que provoca su aparición es el aumento de peso en la zona afectada. Pues bien, utilizando unas plantillas que descarguen dicha zona podremos evitar que el problema aumente y empeore. Nos ayudarán a descargar la zona de tensión y a mejorar nuestra forma de caminar. Existen muchos modelos. El más recomendable para este tipo de afección es aquel que tiene una especie de bolita de gel en la zona calcánea que relaja esta parte de nuestro pie. Una vez que comiences a llevarlas verás que el alivio es prácticamente inmediato. Ya verás cómo empezarás a ponerlas en todos tus zapatos.
  6. Utiliza férulas nocturnas. Estas férulas nos ayudan a mantener la facsia esxtendida gracias a su sencillo sistema mientras estamos reposando o durmiendo. Puedes encontrar en el mercado de muy diferentes precios. Hay a muchas personas que les resulta algo incómoda y no les ayuda en exceso, mientras que a otras les relaja muchísimo.
  7. Utiliza la acupuntura. Puedes visitar a un especialista que te ayude a que tu malestar remitan gracias a la acupuntura, un tratamiento alternativo que pertenece a la medicina china y que se encarga de insertar agujas finas en los puntos acupunturales para evitar dolencias y mejorar la salud.masajes

Video

Si te gustan nuestros vídeos síguenos
¿Te ha gustado?
128 usuarios han opinado y a un 88,28% le ha gustado.

Comentarios

2 comentarios
  • gladys el

    Pienso q sus informaciones son muy valiosas, pero me gustara algo mas concreto q me quite el dolor.

  • mago el

    Yo tengo como 6 taloneras diferentes y ninguna me quita el dolor que me tiene de malas me afecta ya la cadera al caminar me duele la cabeza y casi tado ese lado de mi cuerpo, hay días que no me quiero levantar para no sentirme tan mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.