¿Qué es un herpes labial?

El herpes labial es una infección bastante común. Se produce por el contagio del herpes simple tipo 1 (VHS-1), que es muy fácil de transmitir. El simple hecho de tocar una llaga o infección de otra persona que aún no esté curada contiene una probabilidad muy alta de contagio. Coloquialmente las infecciones labiales de este tipo se denominan calenturas. Son unos tipos de llagas o ampollas pequeñas de color rojo que resultan muy dolorosas. A veces tardan mucho en quitarse y son estéticamente muy desagradables. Además, como hemos comentado, el simple contacto piel con piel puede dar lugar a una infección.

En este artículo hablaremos de cómo prevenir la aparición de los herpes labiales, en primer lugar. Y, en segundo lugar, de cómo curarlos una vez han salido.

Este artículo seguro que también lo encuentras muy interesante: Cómo Curar las Llagas en la Boca

¿Cuáles son las causas más comunes de esta infección?

El herpes labial, aunque se haya curado ya, siempre queda latente hasta que ocurra algo que lo reactive. Hay varias situaciones ambientales que influyen en gran medida a la reaparición (o primera aparición) de este tipo de herpes. Las exponemos a continuación:

  • La fiebre. Sobretodo cuando es continuada en el tiempo.
  • El estrés. Este es un desencadenante muy habitual en varias reacciones físicas del cuerpo humano. Cuando una persona sufre un período de estrés, sobretodo si es intenso y prolongado, suelen aparecer enfermedades o infecciones. Esta infección es una de ellas. Otro desencadenante común al estrés son las emociones fuertes. Ambos actúan de forma similar en el cuerpo.
  • La fatiga o el cansancio. Cuando exponemos al cuerpo a ejercicios, trabajos, estudios… y el ritmo de vida ajetreado causará que éste se canse. Cuando el ser humano está cansado sus defensas andan bajas y es más probable que los agentes patógenos, los virus y las infecciones actúen contra él.
  • Exceso de alcohol. Las personas que están habituadas a beber más alcohol del recomendado diariamente o tienen problemas con la bebida, tienen más probabilidad de contraer infecciones. Cómo en el caso del cansancio, pero mucho más acusado, las defensas están bajas y el cuerpo no se defiende bien de agentes infecciosos.
  • Cambios hormonales bruscos. Cuando tus hormonas tienen una serie de reacciones a las que no están habituadas y ocurre de forma brusca, existen más posibilidades de que ocurra un herpes labial. Por eso, es más frecuente, en mujeres, que salgan estas heridas cuando están menstruando. El cambio repentino de hormonas es una situación ideal para la reaparición de ciertos virus.
  • La temperatura. Las temperaturas extremas hacen que los labios se debiliten, quedando más expuesto a la acción de las infecciones. Tanto las temperaturas excesivamente altas como las excesivamente bajas dañan sobremanera la salud de nuestros labios.

¿Cómo se previene un herpes labial?

Para evitar un herpes labial, una de las primeras cosas que hay que tener en cuenta son todos estos desencadenantes e intentar evitarlos. Pero, aún así, hay ciertas cosas que puedes hacer para prevenir un herpes labial. A continuación te las explicamos:

  • Dormir. Esto es esencial, ya no solo en la prevención de las infecciones, sino en la salud general de las personas. Dormir las ocho horas recomendadas diarias es totalmente obligatorio para un correcto funcionamiento del cuerpo. Nos aporta energía, nos ayuda a renovar las fuerzas y quitar el cansancio acumulado de todo el día. También influye en el sistema inmunológico, ya que durmiendo las horas suficientes hacemos que todo fluya correctamente.
  • Utilizar una protección adecuada. Aplicarnos protección ante las temperaturas extremas es algo esencial para unos labios saludables. Si es verano, escoge un cacao, bálsamo o vaselina que contenga agentes activos y, si puede ser, con protección solar. Si vas a la nieve o vives en climas muy fríos, existen también productos específicos para los labios en condiciones de bajas temperaturas.
  • Intentar reducir el estrés emocional. Tanto para tener unos labios sanos como para el bienestar general de tu cuerpo, es recomendable que regules el estrés que te genere tu vida. Tener tranquilidad y períodos de relax si tienes una vida muy ajetreada es muy importante para tu salud. Intenta buscar un hueco en tu día a día para relajarte y dejar los problemas comunes a un lado durante al menos un rato.
  • Hacer deporte a menudo. Esto viene completamente relacionado con el apartado anterior, ya que una de las principales ventajas del deporte es que libera la mente y fortalece el cuerpo. No hace falta que hagas deporte diariamente si no tienes tiempo, pero hazlo al menos tres veces a la semana para mantenerte en forma. Al igual que con el estrés, practicar ejercicio no solo evita tener calenturas en los labios, sino que aporta muchos beneficios a tu salud de forma general.
  • Llevar una dieta equilibrada. Este apartado también está en consonancia con los dos anteriores. Comer de todo aportará todos los nutrientes esenciales para el correcto funcionamiento del cuerpo. Asegúrate de comer variado para tener todos los tipos de vitaminas, proteínas y demás sustancias que son fundamentales para tu bienestar.

¿Cómo se cura un herpes labial?

Instrucciones para curar y evitar un herpes labial

  1. Lo primero que debes hacer cuando tienes un herpes labial es evitar el contacto con otras personas y otras áreas del cuerpo. Como hemos dicho anteriormente, este tipo de infecciones son altamente contagiosas, por lo que el mínimo contacto hará que salga una nueva calentura. Intenta evitar a toda costa tocar la llaga y, si lo has hecho, lávate las manos con jabón enseguida.
  2. Hay algunas soluciones naturales para aliviar los síntomas típicos de las calenturas. Una de ellas es aplicarte hielo en la zona infectada. Envuélvelo en un trapo para que el contacto no sea directo. Este método te ayudará a bajar la hinchazón y, además, te proporcionará un alivio inmediato al escozor o dolor que estés sufriendo.
  3. No compartas nada. Mientras tengas un herpes, lo mejor es que no compartas vaso, ni comida. Ya que podrías pegárselo a otra persona sin darte cuenta. Además, otra de las cosas con la que tienes que tener cuidado es el sexo oral. Si tienes un herpes labial y haces esta práctica, puedes provocar un herpes genital a la otra persona.
  4. Medicamentos. Si acudes al médico lo más habitual es que te recete alguna crema especial o algún tipo de medicamento de actuación instantánea. Otra de las cosas que puedes utilizar son los parches especiales para las calenturas. Para ello no debes ir al médico, tan solo cuéntale a tu farmacéutico lo que te sucede y él te dará lo que más te convenga.
  5. Otro remedio natural que puedes utilizar es el alcohol. Al igual que con el hielo, aplícatelo en la zona con un paño limpio humedecido en el alcohol. Da pequeños toques con el trapo, pero nunca frotes de forma brusca.
  6. Bálsamo de limón. En las farmacias suelen vender este tipo de bálsamos que son de gran utilidad para estos herpes. Hazte con uno y pregunta en la farmacia cómo debes aplicarlo y durante cuánto tiempo.
  7. Ser higiénico. Lavar el área varias veces al día ayudará a que el herpes desaparezca con mayor rapidez.
  8. El consumo de comidas picantes y saladas en exceso, y las bebidas muy calientes agravarán los síntomas. Por eso, durante el transcurso de la infección debes retirar estos alimentos de tu dieta para que tenga una mejor evolución y se cure cuanto antes.
  9. En algunas ocasiones el herpes puede causar fiebre. Si este es tu caso, además de los medicamentos que te hayan recetado y de los remedios naturales, deberás tomar algo que te baje la fiebre.

Cuidados posteriores

El proceso de curación suele durar entre una y dos semanas, si todo sale favorablemente. Tendrás algunos dolores y molestias durante este tiempo, pero si sigues todas las instrucciones, se pasará antes de lo que parece.

Pero, una vez ya se haya ido el herpes labial, es necesario hacer algunas cosas. Por ejemplo, la higiene es muy importante también cuando se haya acabado la infección. Es necesario que tires el cepillo de dientes que hayas utilizado cuando lo tenías. También es recomendable que pongas a lavar las sábanas y la ropa que haya podido rozar la herida.

Además, es bueno que utilices protector labial y que sigas las prevenciones descritas anteriormente para que el herpes no vuelva a salir.

Con todo esto, esperamos que tu recuperación sea satisfactoria y saludable. Si ocurre algún tipo de complicación o no sabes bien como actuar, visita tu médico de cabecera o tu farmacia habitual. Los profesionales te ayudarán a comprender mejor lo que es un herpes y te guiarán en la curación para que se te quite lo antes posible.

Esperamos que este artículo te haya sido de gran utilidad.

¿Te ha gustado?
10 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.