Hoy día, en un mundo en que el consumo de azúcares se hace cada vez más habitual, así como el de grasas hidrogenadas y saturadas, entre otros alimentos insalubres, saber cómo curar la diabetes es indispensable, pues los casos aumentan por miles. Si bien, los diferentes círculos médicos han dictaminado ya que no existe cura para tal enfermedad, existen muchísimos tratamientos a través de los cuales, definitivamente se puede llevar esta enfermedad a un control y por medio de los cuales es posible hacer mejor la asimilación y la producción de insulina. Tener conocimiento de estos médicos para poder llevarlos a la práctica de la mejor manera a veces solo consta de adentrarse un poco en el conocimiento de la enfermedad y cómo funciona, sus causas, sus síntomas y recibir consejos, porque como bien nos lo decían nuestras queridas madres o abuelas, el que sabe tomar consejo seguramente llegará a viejo mucho mejor. En el desarrollo de esto texto aprenderemos cuáles son y cómo practicarlos.

Lo más importante es entender que la naturaleza ofrece las soluciones más efectivas y las más viables. Nunca es bueno ignorar las potencialidades de las plantas. Ya se lo figuraban nuestros ancestros que, sin necesidad de farmacias cerca o mecanismos de curación incorporados por tecnologías sofisticadas, realizaban curaciones (y lo siguen haciendo hoy día) de las enfermedades más complejas. Sus conocimientos del cuerpo y las distintas formas en que este manifiesta sus irregularidades, les permiten desarrollar fórmulas con base en la misma naturaleza, insumos que, analizados a simple vista, no parecen nada de otro mundo, pero que, sin lugar a dudas, son tan efectivos como muchas de las pastillas y soluciones que introducimos en nuestro cuerpo por medio de jeringas y otros objetos.

¿Que necesitas para curar la diabetes?

  • Diabetes
  • Tratamiento

Instrucciones para curar la diabetes

  1. Confía en lo natural: En primer lugar, debes estar consciente de que todas las enfermedades que adquirimos entran por distintas partes de nuestro cuerpo, en especial por la boca, que es nuestra principal fuente de alimentación. Es que, aunque parezca algo obvio, nuestra piel recibe diariamente y así mismo consume del entorno muchos microbios, acto que, de alguna manera podríamos considerar una “alimentación”, lo mismo sucede a través de nuestro cabello, nuestras uñas, pies, entre otras partes del cuerpo. Entonces, nuestra boca debe ser objeto principal de nuestra atención. A través de ella debe procurarse una dieta saludable, en la que podamos contar con nutrientes de distintos tipos pero que no posea cantidades grandes de glicemia. Así mismo, debemos controlar las calorías que ingresan en el organismo ¿Cómo lo haremos? Sencillamente, debemos empezar, siguiendo una fórmula diaria, una rutina de ejercicio físico. Esto va a depender, naturalmente de tus condiciones físicas y tu estado de salud; es decir, dependiendo de qué tan avanzados estén los síntomas, puedes realizar más o menos ejercicios.

fresh-orange-juice-1614822_640

  1. Consigue una buena rutina de ejercicios: Es recomendable ingresar a sitios en internet, si no puedes salir de casa, – si es allí donde realizas tus cuidados o alguien se encarga de ti – poniendo en el buscador de google la frase “rutina de ejercicios para principiantes” o palabras por el estilo. Posiblemente tu cuerpo asimile mayores niveles de ejercitación, por lo que tú mismo debes procurarte la exigencia que tu cuerpo necesita. Siempre teniendo cuidado de no sobre esforzarte y no hacerte daño. Lo que queremos es cuidarnos. Una alternativa es inscribirte en el gimnasio de tu preferencia e indicar al instructor tu estado de salud y cuáles son los cuidados que necesita tu cuerpo, él o ella sabrá cuál es la rutina más adecuada para ti. Una de las ventajas de acudir a un sitio público o privado de ejercicios es que estarás en contacto con otras personas que te motivarán diariamente, incluso sin necesidad de estrechar relaciones contigo, pues la energía positiva que se genera al poner en funcionamiento el cuerpo, será suficiente para animarte cada día a mejorar tu salud.
  1. Lo que buscamos con esto es, como dijimos anteriormente, regular las grasas que estamos consumiendo, porque si bien, estamos consumiendo una medida muy pequeña, debemos mantener nuestro cuerpo en trabajo indetenible para llevarlo a ese equilibrio.
  1. Para responder a la pregunta de cómo curar la diabetes, es fundamental que tengas en cuenta los consejos anteriores; enumeramos: el ejercicio físico y la sana alimentación. Seguir una dieta va a ser uno de los pasos a consolidar en tu tratamiento; si bien, posiblemente estás asistiendo a un médico y él ya te ha recetado un tratamiento; bueno, llévalo adelante pues los médicos son la mejor alternativa para enfermedades delicadas y de mucho cuidado como esta. No obstante, que tengas claro el tipo de alimentos ideales para ti es crucial y aquí te entregamos una guía de alimentación que será muy útil para tu tratamiento.

Consejos para curar la diabetes

  1. Las harinas integrales y los cereales, por ejemplo, son alimentos excelentes para reemplazar las harinas comunes, aquellas que encontramos diariamente en supermercados y otros sitios de venta de alimentos. El pan común, en particular, no es recomendable para ti, principalmente porque no contribuye a una sana digestión y además es portador de glucosa; en cambio, consumir panes integrales o preparar tu propia harina es un paso que debes dar en la búsqueda de una dieta sana, una rutina alimenticia que será de gran ayuda para ti. Aquí te indicamos qué puedes incluir en la preparación de tu propia masa.
  1. Puedes preparar panecillos, arepas o tortillas con solo una pizca de harina común; estas recetas son cien por ciento integrales en la medida que agregas otros ingredientes a la mezcla; por ejemplo, la linaza es una semilla sumamente beneficiosa para tu organismo, no solo posee grasas sanas y aceite como el Omega 3, sino que es un estimulante para tu intestino. Puedes incluirla en la mezcla de harina mas agua; asimismo, la avena es tan saludable como lo indica su misma apariencia. Si te fijas bien, al ponerla en contacto con el agua ella soltará su almidón que es muy fresco; además, se ablandará hasta ir generando una textura suave, que romperá con esa dureza propia de las masas tradicionales, masas que se atascan en tus intestinos. Cereales como estos son totalmente beneficios para tu organismo y hacer una harina integral juntando estos ingredientes más un poco de sal, te dará unas tortillas deliciosas. Prueba poner un poco afrecho a la mezcla; el afrecho es salvado de maíz y el maíz es un alimento muy nutritivo, con propiedades maravillosas que debes probar.
  1. Al tener una masa así, debes ponerle un pequeño toque de sal, aunque evitar la sal también es bueno. Pones en el sartén los trozos de masa aplastada y una vez haya finalizado la cocción, prueba mojarlas un poco en la bebida caliente. Un desayuno así será realmente saludable si le pones un poco de queso o una lonja de jamón. Verifica que los embutidos que consumas no posean grasa y evita al máximo los embutidos en general, pues son hechos con un gran contenido de grasa animal.
  1. Las bayas son frutos saludables que puedes incorporar a tu dieta. Además, son deliciosos y no tienen nada que envidiarles a frutos más conocidos por todos; ellos se caracterizan por tener antioxidantes, potasio y fibra, además de ser portadores y Vitamina C, esencial para fortalecer tu cuerpo y mantenerte con al ánimo arriba. Combatir la diabetes consumiendo frutos como estos hacen que la batalla sea menos dura, pues son realmente un gran placer, productos que, para consumirlos, no debes hacer ningún esfuerzo, excepto pedir que te los compren o ir a tu frutería preferida.
    medical-563427_640
  1. Otros productos que contienen vitamina C y que son, en suma, ineludibles en tu tratamiento contra la diabetes, son los cítricos. Frutas como el limón, la naranja, la toronja, entre otros, fortalecerán tu cuerpo y te ayudarán a controlar los niveles de azúcar que pudiera haber en tu cuerpo. Ya sabes que controlar la diabetes es ahora un gran placer, siempre que puedas pasarte el día tomándote un buen juego de naranja, una limonada en la tardecita o un jugo de toronja para la cena. Los sabores de estas frutas, como sabemos todos son espectaculares; y dejan atrás toda suerte de tristeza y desánimo. Ya quisiéramos todos tener una dieta así.
  1. Puedes comer los gajos de la naranja o bien, los gajos de la mandarina, poniéndolos en un plato y tomándolos a mitad de la tarde, momento en el que a la mayoría nos da un poco de hambre. No dejarás de pasarla bien ni un momento pues, tu cuerpo estará enérgico, tu mente alerta y tu paladar feliz, comiendo alimentos deliciosos, mientras cuidas tu cuerpo y logras controlar la diabetes.
  1. Los vegetales también son una fuente de carbohidratos indispensables para tu organismo; las hojas verdes como los coles y las espinacas son propicios en tu tratamiento pues se metabolizan muy rápido y tienen un bajo nivel de calorías y altos niveles de vitaminas y minerales. Consume también tomates y frutos secos, no dejes de visitar a tu médico y mantente lejos del azúcar.
  1. Seguir esta serie de pasos garantizará para ti un tratamiento especial. Depende solamente de ti cuidarte y saber cómo curar la diabetes. Recuerda, eres el principal responsable de tu vida Trátate con amor y respeta tu cuerpo.
¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.