Las enfermedades del sistema digestivo son algunas de las enfermedades más frecuentes que nos acechan, y entre ellas podemos encontrar la gastroenteritis viral y la gastritis.

Estas dos enfermedades suelen confundirse, por lo que es importante distinguirlas y tratarlas adecuadamente, para ello debemos saber qué es cada enfermedad y cómo afecta al estómago.

La gastritis es la inflamación de la mucosa del estómago, y esta inflamación se puede producir por un virus, una bacteria, u otras razones como una excesiva ingesta de alcohol o estar sometida a mucho estrés durante un tiempo. Por otro lado tenemos la gastroenteritis la cual es una enfermedad viral.

Si quieres saber qué es y cómo curar la gastroenteritis continua leyendo este artículo de doncomos.com donde vamos a darte toda la información y todos los consejos que necesitas saber para curar la gastroenteritis.

Qué es la gastroenteritis

La gastroenteritis provoca la inflamación o hinchazón del estómago y de los intestinos debido a la presencia de un virus. La gastroenteritis también es conocida como gripe estomacal.

Existen muchos tipos de virus que pueden provocar la gastroenteritis, entre ellos los más frecuentes son:

El norovirus (el cual es frecuente entre los niños en edad escolar, los brotes en hospitales y en cruceros marítimos), el rotavirus (es el principal causante de la gastroenteritis grave en niños, personas que viven en residencias de ancianos y a los adultos cercanos a niños con el virus), el astrovirus y el adenovirus entérico.

Entre las personas que corren más riesgo de contraer gastroenteritis grave encontramos a los niños pequeños, los ancianos y las personas con un sistema inmunitario débil.

Qué causa la gastroenteritis

La gastroenteritis es causada por un virus, pudiendo entrar los microorganismos al cuerpo de distintas formas, además, suele ser un virus contagioso y afectar a una persona o a varias que hayan realizado el mismo procedimiento contaminante o por el simple hecho del contacto cercano entre personas.

Fuente: https://www.shutterstock.com/video/clip-5521019-stock-footage-slim-model-in-jeans-with-a-stomach-cramp-on-white-background.html?src=search:related_thumb/8xiWD11StvumL9vqzul2zA:2

Las formas más frecuentes de adquirir este virus son a través de la ingesta de alimentos, o agua contaminada, y también por la utilización de platos y otros utensilios de comer infectados por el virus.

Qué síntomas se sienten por culpa de la gastroenteritis.

Aunque los síntomas pueden diferir de una persona a otra, y ser más o menos fuertes lo cierto es que los síntomas suelen aparecer entre las primeras 4 y 48 horas después de que se haya entrado en contacto con el virus.

Los síntomas más frecuentes son: la diarrea amarilla, las náuseas y vómitos y el dolor abdominal. Pero otros síntomas pueden ser: fiebre, rigidez articular o dolor muscular, alimentación deficiente, pérdida de peso, escalofríos, piel fría y húmeda o sudoración. Además es importante tener en cuenta una posible deshidratación, la cual se detecta con signos como: tener la boca seca o pegajosa, hipotensión arterial, ausencia o bajo gasto urinario (la orina se ve de un color amarillo oscuro), falta de lágrimas, ojos más hundidos de lo normal, puntos blandos en la parte superior de la cabeza de un bebé y el letargo o coma (producido por una deshidratación grave).

Cómo se diagnostica

Normalmente al acudir a un médico este señalará el diagnóstico al conocer los síntomas y procederá a dar las instrucciones precisas para curar la gastroenteritis. No obstante, se podría solicitar realizar pruebas coprológicos lo que nos permitirá conocer cuál es el virus exacto que está causando la enfermedad. También se podría realizar un coprocultivo, para saber si el problema está causado por una bacteria y no por un virus, lo que daría lugar a otra enfermedad estomacal.

Cómo curar la gastroenteritis

Cuando comiences a sufrir fuertes dolores en el abdomen tanto duraderos como fuertes pinchazos repentinos será mejor que te tumbes o que te pongas en posición fetal, ya que esto puede ayudarte a sentirte un poco más cómodo y a no sentir el dolor tan intensamente.

Mientras estés padeciendo gastroenteritis y sobre todo si tienes vómitos y diarrea es preciso estar muy bien hidratado. Deberás beber entre dos litros y medio y tres litros de agua.

Puedes tomar también infusiones sobre todo el jengibre te ayudará (deberá ser jengibre de verdad, puesto que es el que posee las propiedades inflamatorias y así te ayudará a calmar el estómago). Para ello puedes hervir agua y añadirle una cuchara de jengibre fresco rayado por cada taza de infusión. También podrías añadir una rodaja de jengibre fresco al agua hirviendo y seguir al fuego al menos dos minutos más. Tómate la infusión tibia, pero no es recomendable tomarla fría.

Las infusiones de menta son ideales para reducir los espasmos de tu estómago haciendo que te den ganas de vomitar y que calme todo tu sistema digestivo.

También puedes tomar infusiones de té negro puesto que te ayudará a parar los síntomas de la gastroenteritis y empezarás a sentirte mejor.

Si comienzas a sufrir síntomas de deshidratación y has comido muy poco o nada entonces deberás tomar algún suero o sales, éstas te ayudarán con la rehidratación y además volverás a restablecer los niveles de glucosa y otros minerales que se pierden con la deshidratación.

También puedes tomar bebidas para deportistas, las cuales ayudarán a equilibrar tus electrolitos, sales y otros minerales que hayan disminuido durante tu dolencia. En el caso de niños le puedes dar Pedialyte, Gatorade, Powerade o mejor aún, agua de coco.

Siempre debes evitar las bebidas con cafeína, como el café y los refrescos, puesto que la cafeína contribuye a empeorar la deshidratación y además hará más daño a tu estómago.

Mientras sientas dolor evita también la leche y los productos con lactosa puesto que resultan pesados para tu estómago, empeorando la inflamación. También debes evitar el zumo de frutas, sobre todo si es de frutas ácidas, ya que molestarán a tu estómago.

Si en pocos días tu deshidratación no mejora deberás acudir a tu médico para una revisión y que decida si debes adquirir líquidos por vía intravenosa.

Si tienes fiebre o te cuesta tomar mucho líquido seguido puedes comer hielitos poco a poco. Pon en una bolsa o bol un hielo y pícalo, así podrás ir chupando trocitos pequeños y tomando líquidos disimuladamente. Gracias al hielo conseguirás ir hidratándote y a la vez te ayudará a bajar la temperatura de la fiebre.

Medicación. En cuanto a tomar medicamentos no son recomendables que tomes nada mientras padezcas gastroenteritis. Si tienes diarreas deberás dejar que el proceso siga su curso, ya que es la forma en la que tiene nuestro cuerpo de eliminar toxinas, por lo que tomar medicamentos que corten la diarrea de golpe no son nada aconsejables. También deberías evitar tomar medicamentos para el dolor, pues acaban haciendo más daño al estómago y la inflamación empeora (sobre todo medicamentos como el ibuprofeno).
En cambio, sí que podrías tomar ciertos anti ácidos para el estómago. Estos medicamentos que tratan la acidez y la indigestión pueden ayudarte a aliviar algunos síntomas de la gastroenteritis. Algunas medicinas pueden ser: el Pepcid, el Maalox y el Pepto Bismol.
Aunque si lo necesitases, siempre es recomendable que acudas a tu médico y que sea él el que te recete el medicamento más apropiado para ti.

Lleva una dieta blanda mientras padezcas la gastroenteritis. Entre los alimentos que mejor te sentarán y no te harán daño encontramos las tostadas, las zanahorias, las patatas, las manzanas, los plátanos, el pan, el arroz y el pollo hervido. Estos alimentos son fácilmente digeribles por el estómago, te proporcionarán fibra, lo cual es necesario para mejorar la capa interior del estómago. Si te cuesta comer sólido prueba a tomar puré de zanahoria, o de patatas (pero sin mantequilla ni leche), compotas de manzana o de plátanos, etc.
Cuando comiences a sentirte mejor podrías introducir el yogurt en tu dieta.

Debes evitar los alimentos grasos. La grasa es fatal para el estómago y empeora los síntomas de la gastroenteritis.

Nunca tomes alcohol mientas tengas gastroenteritis. Además evita las comidas picantes, las judías y otras legumbres pesadas así como la carne roja, el cacao y todas las frutas ácidas (como la naranja o el limón).

Evita comer dos o tres comidas grandes divide las comidas en varias porciones más pequeñas pero comiendo más seguido. Así podrás ingerir alimentos evitando sentir náuseas o que te duela todavía más el estómago.

Intenta comer despacio masticando muchas veces antes de tragar. Gracias a esto la digestión resultará más sencilla.

No estés en ayuna durante mucho tiempo, ya que la falta de alimentos hará que te duele todavía más el estómago.

Normalmente los síntomas de la gastroenteritis desaparecen después de tres días, pero pueden durar hasta Por supuesto si después de 10 días no presentas síntomas de mejoría  días. Debes volver a acudir al médico, puesto que los síntomas de la gastroenteritis también pueden ser síntomas de alguna enfermedad gastrointestinal más seria. Es mejor que acudas a un médico especialista en el sistema digestivo, será él el que te mande a realizar algunas pruebas específicas según crea que puedas tener alguna otra enfermedad distinta de la gastroenteritis.

Mientras dure la afección también es importante el descanso. Descansa lo máximo posible, mejor estate tumbado, relajado y duerme todo lo que puedas. Mientras estés tumbado y relajado disminuirás los dolores. La tranquilidad es crucial, ya que el sentirte nervioso sólo provocarás que el estómago se inflame todavía más.

Cómo prevenir la gastroenteritis

Vacunación a los bebés. Hoy en día existe disponible la vacuna contra el rotavirus en algunos países, la cual se administra a los niños de menos de un año y conseguirá que el niño no presente síntomas serios de la gastroenteritis a lo largo de su vida.

Antes de comer y de tocar ningún alimento, plato o utensilios debes lavarte bien las manos con jabón. Además lávate siempre las manos después de ir al baño, después de estar en sitios públicos y algunas veces al día siempre que sea necesario.

Si tienes algún familiar con gastroenteritis lava bien toda la ropa, la ropa de cama, y los juguetes y objetos que hayan estado en contacto con ella. Así evitaremos propagar el virus.

Limpia todos los días las encimeras y superficies de la cocina, así como el baño con lejía o cloro, de este modo matarás las bacterias que se propaguen.

Lava todas las verduras y frutas antes de comer o de pelar para evitar ingerir las bacterias. Nunca tomes leche sin pasteurizar ni agua sin tratar, además si estás de viaje bebe siempre agua embotellada y además usa el agua embotellada para lavarte los dientes.

Evita tocarte la cara a lo largo del día, puesto que puedes introducir los virus y bacterias por la boca, la nariz, las orejas y los ojos.

La gastroenteritis suele pasar en pocos días, pero sigue estos consejos sobre cómo curar la gastroenteritis para sentirme mejor cuanto antes y recuperarte por completo.

¿Te ha gustado?
68 usuarios han opinado y a un 97,06% le ha gustado.