El pie de atleta es una infección causado por el hongo dermatofito que provoca dolor de pie, irritación, rojeces y malos olores. El causante de los pies de atleta es la humedad, por eso es muy importante mantener los pies secos todo lo posible.

Los baños públicos y los vestuarios son los principales escenario de vida de estos hongos, porque son lugares donde hay mucha humedad. Por este motivo se denomina así a esta infección, porque son los deportistas los que mayor tiempo pasen en estos lugares, más si son nadadores. Las piscinas, las duchas…son espacios de vida para los hongos y como los atletas pasan gran parte de su vida entre estos espacios, por eso esta denominación.

Ser o no ser atleta es indiferente para poder contagiarse de estos hongos, simplemente que como los lugares húmedos son visitados por los nadadores y deportistas, se les denominó pie de atleta. Pero aunque no hagas ningún tipo de deporte, si estás cerca de los escenarios de humedad, puedes contagiarte.

En este artículo también encontrarás interesantes consejos para eliminar los hongos en los pies.

El elemento clave para luchar contra el pie de atleta es el polvo de talco. Este elemento blanco hace que se reseque el pie, o cualquier otra superficie sobre la que lo echemos, y hace que no haya tanta humedad, por lo que si eres propenso a la sudoración, estaría bien que siempre llevaras contigo polvos de talco. Además es importante que te lo eches tanto en el pie, como en los calcetines como en los zapatos, eso sí, ten cuidado si el zapato es negro ya que puedes mancharlos, así que atento para limpiarlos.

De hecho, otra cosa que deberías hacer es llevar siempre unos calcetines de repuesto. La lluvia moja tus zapatos y pueden calar tus calcetines. Y cuanto más tiempo estés con los pies húmedos, más probabilidades de tener pie de atleta.

Si quieres huir de la infección, lo que tienes que seguir son estas pautas de cómo curar el pie de atleta de manera natural. Lo más importante es que seas constante en el tratamiento y sigas las instrucciones.

Instrucciones para curar el pie de atleta de manera natural

1. Aloe vera. La planta de aloe vera es buena prácticamente para todo. Ayuda a curar muchísimas infecciones y el pie de atleta es una de ellas. Échale la crema varias veces al día y extiéndetela bien por todo el pie. Lo más importante aquí, además de ser constante y hacerlo dos o tres veces al día, es que la planta sea buena. Esto quiere decir que no es lo mismo que compres una crema que ha pasado por bastantes procesos químicos y en el camino a perdido sus propiedades, a que hagas crema tú a partir de la planta. En Canarias, donde crece la planta, son cremas muy buenas de color verde, lo que te hace ver que no tiene mucho proceso químico. Otra de las opciones es que tú hagas la crema con la planta y para ello tienes que comprarla, aquí ten en cuenta que debe tener por lo menos 3 años, porque si no será demasiado joven, no estará madura y no te curará como debería.

2. Vinagre. Un par de veces al día, por la mañana y sobre todo por la noche ya que dejas reposar los pies, mete los pies en una mezcla de agua y vinagre, una tercera parte de vinagre y dos de agua. Deja los pies en la mezcla unos 10 minutos y luego lávatelos bien con agua y sécalos a golpecitos, ya que si arrastras el paño puede que te irrites la zona y no es bueno para los hongos.

3. Jengibre. Prepara una especie de infusión con jengibre y agua hirviendo. Hierve el agua y mete el jengibre, lo puedes hacer en trocitos o entero. En caso de que lo hagas en trozos ten en cuenta que luego lo tienes que colar. Aplícate la mezcla con algodón un par de veces al día y deja que se seque solo.

4. Bicarbonato. Si mezclas bicarbonato de sodio y mezclas con agua hasta que quede una masa sólida, entonces te podrás aplicar la mezcla en los pies. Repártelo bien y deja que actúe un rato, después lávate bien los pies y sécalos a golpecitos para que no te irrites los pies. Hazlo un par de veces al día, por la mañana y por la noche y verás cómo mejora.

5. Descanso. Puede parecer una tontería pero el descanso es muy importante para curar los pies de atleta, y es que cuando nos echamos un ungüento después nos ponemos a andar, los calcetines, zapatos…y no se cura del mismo modo, por eso siempre es bueno echarse los productos por la noche. Así que si tienes la oportunidad de hacer lo menos posible hazlo, al andar, con el roce de los calcetines y del zapato tu pie sigue sufriendo y así se curará de forma más tardía.

6. Cebolla. Coge una cebolla y córtala en trocitos, después métela en la batidora y echa un poco de agua para que sea menos sólida la masa. Lo que tienes que hacer es aplicarte esta masa dos meses al día en los pies con un algodón y dejarlo un rato para que repose.

Consejos para curar el pie de atleta de manera natural

  • Siempre tendrás que aplicar los ungüentos un par de veces al día, por regla general, por la mañana y por la noche, para que así el pie y la mezcla reposen y hagan más efecto ya que por la noche no nos movemos.
  • Es muy importante que seas constante en la aplicación de los medicamentos, ya que curar el pie de atleta es complicado porque no hay un tratamiento claro para ello. Así que si lo padeces ponle mucha atención y sigue siempre las indicaciones que marque el producto.
  • Es bueno que vayas también al médico para que sea él quien te aconseje qué debes comprar. Puede que te recete algo que no es natural, pero siempre puedes decirle que eso es lo que quieres y que te diga qué opciones tiene y cómo debes aplicártelo.
  • El problema de que sean recetas naturales es que no siempre tienen efectos positivos en todas las personas, lo que a una le beneficia y le quita el pie de atleta, a otra no le hace nada, por ello si ves que no te funciona, cambia de ungüento a otro y así hasta que des con el indicado que te ayude a quitarte los hongos.
  • No compartas nada con otras personas. La higiene es muy importante en estos casos y es mejor que ni siquiera tú de un pie a otro cambies los zapatos o los productos. Es decir, si te estás cortando o limando las uñas de un pie afectado, desinfecta el utensilio antes de pasar al otro pie, y es que los pies de atleta se transmiten con mucha facilidad.
  • Es muy importante que apliques bien los productos y de la forma correcta y que no se te olvide, porque si no vas a tardar en que la infección remita, así que apúntate en un papel los días de la semana y las dos veces que tienes que hacerlo y déjalo en un sitio visible, para que cuando pases por allí lo veas y te lo eches, así lo tachas y llevas la cuenta de las veces que lo haces. Es una manera práctica de acordarte y evitar que un día dejes de echarlo por falta de memoria.
  • Si alguien cercano a ti ha tenido pies de atleta, pregúntale qué es lo que hizo, puede que conozca otro remedio que tú todavía no has usado y que le haya servido. Siempre está bien preguntar y probar, luego puede que ese remedio a ti no te sirva, pero nunca está de más saber otros ungüentos.
  • -Sería conveniente que si eres propenso a la humedad y a que te suden los pies, que lleves siempre contigo unos polvos de talco y unos calcetines para cambiarte.
¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.