Dormir con la boca abierta puede ser un auténtico incordio. No solamente porque termines despertándote con la boca muy seca, sino porque puede ser la antesala de problemas respiratorios algo más graves.

Por norma general aquellas personas que duermen con la boca abierta son más propensos a roncar debido a problemas nasales o en el conducto respiratorio. Y esto no es agradable ni para ti ni para las personas que puedan dormir contigo.

Normalmente los problemas respiratorios implican una mala calidad del sueño y falta de descanso. En caso de que esto te suceda muy probablemente te despertarás de peor humor y con la sensación de no haber descansado. Si estás harto de que esto te suceda, has llegado al lugar adecuado. Desde doncomos vamos a enseñarte cómo dejar de dormir con la boca abierta de manera sencilla y rápida. Además, si estás interesado en las alteraciones del sueño estamos seguros de que estos artículos te resultarán muy útiles.

Cómo evitar roncar

Cómo dejar de roncar

¿Dejar de dormir con la boca abierta es difícil?

No tiene por qué serlo. Muchas personas tienen este mismo problema y han aprendido a solucionarlo con el paso de los años. La manera más sencilla de descubrir si el tratamiento que sigues te está sirviendo es ver cómo te sientes al despertar. Si notas que la boca no está reseca, si te sientes descansado y si te despiertas de buen humor, probablemente hayas conseguido poner fin a este problema.

Sin embargo, si no lo logras con estos sencillos consejos, no lo dudes y acude a tu médico. Él podrá orientarte sobre otros remedios que pueden servir para que descanses mejor a partir de ahora.

¿Que necesitas para dejar de dormir con la boca abierta?

  • Leer el siguiente artículo
  • No perder la paciencia
  • Prestar atención a nuestros consejos
  • Acudir a un médico especializado si no logras dejar de dormir con la boca abierta

Instrucciones para dejar de dormir con la boca abierta

  1. Evita tener alfombras en tu dormitorio o al pie de la cama. Aunque parezca una locura, tener una alfombra puede afectar negativamente a tu descanso. Piensa que las alfombras son unos imanes para las bacterias y las partículas de polvo. Estas quedan adheridas a sus fibras y empeoran la calidad del aire. Si ya tienes problemas para respirar con la boca cerrada, tener una alfombra cerca de tu cama empeorará la situación. El tener cerca un foco de bacterias y partículas de polvo solo provoca mayor dificultad a la hora de respirar. El organismo puede atacar este estrés respiratorio abriendo la boca. Así que ya sabes, para dormir con la boca cerrada, ¡quita las alfombras que tengas cerca!
  2. Consigue una mejor calidad del aire. El aire viciado es uno de los peores problemas que podemos tener si queremos dormir con la boca cerrada. Al no tener aire de calidad nuestro cuerpo reacciona abriendo la boca para conseguir más oxígeno. Para evitarlo nada mejor que abrir las ventanas. De esta manera podrás renovar el aire de tu dormitorio y no necesitarás abrir la boca para conseguir más oxígeno.
  3. Elimina las plantas de tu dormitorio. Todo el mundo sabe que las plantas generan más oxígeno y que son ideales para dar luz y más salud a nuestro hogar. Sin embargo, por las noches, las plantas hacen todo lo contrario. Generan dióxido de carbono. Su “respiración” por la noche es similar a la de cualquier persona durante el día. Buscan el oxígeno en el aire y eliminan dióxido de carbono. Por este motivo no es recomendable dormir con plantas cerca pues será como compartir habitación con más de un miembro. Esto afectará a la calidad del aire y a la cantidad de oxígeno que haya en la habitación.
  4. Intenta dormir de lado. Uno de los mejores trucos para dejar de dormir con la boca abierta es acostarte y dormir de lado. Por norma general, si te duermes mirando hacia arriba, la boca suele abrirse debido a la postura que adquieres. Dormir mirando al techo es una de las posturas más pesadas y de las que más impide que el aire entre correctamente por la nariz. Sin embargo, al dormir de lado, esta tendencia no se desarrolla. Suele haber menos probabilidades de abrir la boca durmiendo de lado que haciéndolo hacia arriba. Así que ya sabes, coge una buena postura lateral y a probar. Te recomendamos que utilices algún cojín o muñeco para colocar las piernas sobre él y evitar sentirte incómodo. De esta manera te sentirás mucho más cómodo y estarás más cerca de lograr tu objetivo.
  5. Asegúrate de no estar congestionado. Uno de los principales motivos por los que dormimos con la boca abierta es tener congestión. En caso de que no puedas respirar correctamente es lógico que por la noche abras la boca. Es la manera que tiene el organismo de obtener el aire necesario para sobrevivir. Para evitar dormir con la boca abierta por culpa de la congestión nasal lo mejor es cortarla de raíz. Existen diferentes métodos para evitar la congestión nasal. Desde aerosoles hasta remedios caseros. Por ejemplo, respirar vapor con eucaliptus o vicks vaporub. De esta manera conseguirás dormir mucho mejor. Sin embargo, si la congestión persiste lo mejor es que acudas a tu médico de cabecera. Es probable que hayas cogido algún catarro o que padezcas alergia. Sea cual sea el caso él sabrá asesorarte mejor que nadie sobre qué hacer. No olives comentarle que duermes con la boca abierta y que notas que no descansas bien.
  6. Usa tiras nasales. A veces un tabique nasal desviado puede provocar que el aire no entre de manera correcta por las fosas nasales. Ante este problema nuestro cuerpo reacciona respirando por la boca. Piensa que cuando estás inconsciente mientras duermes el organismo sigue funcionando por ti para asegurarse de que recibes el aire necesario. Si no estás muy animado con la cirugía, que a veces no es lo mejor para acabar con un tabique desviado, puedes probar con tiras nasales. Las tiras nasales abren más los conductos respiratorios y te permiten respirar mejor. Son un truco infalible para evitar los ronquidos y, por supuesto, dormir con la boca abierta.
  7. Si no consigues dejar de dormir con la boca abierta con estos consejos, no esperes más y acude a tu médico de cabecera. Está claro que si los consejos sencillos no funcionan, muy probablemente tengas alguna afección respiratoria algo más grave. Esta afección puede estar provocando tu necesidad de dormir con la boca abierta. Ante esta situación lo único que puedes hacer es acudir a tu médico de cabecera. Él se encargará de realizar las explicaciones oportunas y derivarte a un especialista en caso de considerarlo necesario. Lo más probable es que te proponga un tratamiento para ver si la situación mejora. Si la situación no parece equilibrarse es probable que tengas el tabique desviado o algún otro tipo de malestar mayor. En estos casos es probable que tengas que recurrir a la cirugía. Pero no te preocupes. Tu médico se encargará de asesorarte y de darte los mejores consejos.

Consejos para dejar de dormir con la boca abierta

Por último querernos recordarte, como siempre hacemos, que en doncomos no somos médicos. Es decir, que si notas alguna gravedad en tu situación que provoque que duermas con la boca abierta, nuestro consejo siempre es el mismo: acude a tu médico. Él conoce tu expediente y sabrá que es lo mejor para tu caso.

Esperamos que estos trucos te hayan servido de ayuda. Estamos deseando leer los tuyos propios en el apartado de comentarios. Compártelos con nosotros para que otros lectores de doncomos puedan sacar el máximo partido a tus consejos. ¡Gracias por leernos!

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.