Las personas nos podemos enfrentar a distintos problemas de salud, los cuales pueden ser muy diferentes y bastante complejos; las enfermedades existentes son miles y así mismo los funcionamientos de cada uno de los órganos; por esto mismo la medicina se ha ido especializando en diferentes ramas, para centrarse en el estudio de algo más específico y así enfocarse en ciertas enfermedades y problemas que pueda padecer la persona. Sería imposible que un médico general pudiera comprender y estudiar específicamente cada punto de este mundo tan grande que es el ser humano.

Hay estudios que dicen que estadísticamente las mujeres acuden a más revisiones médicas que los hombres, por eso mismo, hoy nos centraremos en dos especialidades que se encargan del bienestar femenino: veremos cómo diferenciar un ginecólogo de un obstetra.

Instrucciones para diferenciar un ginecólogo de un obstetra

  1. Ginecólogo: son médicos especializados en todo lo que tiene que ver con el sistema reproductivo femenino; ellos son los que se encargan de velar por el cuidado principalmente de la vagina, el útero y los ovarios, por eso son las personas ideales para tratar por ejemplo periodos menstruales irregulares, ovarios poli quísticos y problemas del útero; así mismo, se encargan de hacer citologías para descartar el cáncer de cuello uterino de manera oportuna, para luego realizar un tratamiento y remitir a otros especialistas, en caso de ser necesario. También trabajan otros campos como la anticoncepción, la menopausia, la uroginecología, la medicina reproductiva y la colposcopía.
  2. Obstetra: su especialidad también es cuidar de la salud femenina, pero éste está enfocado en la maternidad de la misma; éste es el médico encargado de velar por la salud de las mujeres en estado de gestación; también puede prestar ayudar para planificar el embarazo y suelen sub especializarse en diferentes campos como: la medicina materna, la medicina fetal o la atención durante el parto. Este médico tiene en sus manos el cuidado del embarazo y el puerperio (período de tiempo posterior al parto),  sus complicaciones y los riesgos que éstos puedan tener, así como  de la salud del feto y su sano crecimiento. Es el que evalúa que las mujeres estén en óptimas condiciones para un embarazo, para que éste transcurra de la mejor manera y por último atender el nacimiento del bebé. Este especialista tiene doble responsabilidad, pues tiene dos pacientes en uno.
  3. Los obstetras se encargan de las mujeres embarazadas y los ginecólogos no.
  4. Muchas veces un obstetra puede trabajar como ginecólogo, pero un ginecólogo como obstetra, no.
  5. Los ginecólogos proporcionan tratamientos a las enfermedades encontradas; los obstetras se encargan de ayudar en problemas como abortos involuntarios o embarazos ectópicos.
  6. En un aborto involuntario, el ginecólogo puede prestar ayuda en la parte del cuidado y el tratamiento.
  7. Así podemos observar que el obstetra se encarga de los embarazos y los partos de las mujeres y el ginecólogo de su sistema reproductivo, con todos los problemas y trastornos que pueden estar relacionados.
  8. La palabra ginecólogo viene de γυνή, -αικός (gine) = mujer y λόγος (logos), así por lo tanto este especialista es el encargado de los estudios en la mujer.
  9. La palabra obstetra viene del latín obstetrix, el prefijo ob tiene el significado de posición encontrada o enfrente, ste es una raíz del verbo satare cuyo significado es estar en posición erguida o de pie, y por último el sufijo trix, el cual es un agente femenino.
    Cómo diferenciar un ginecólogo de un obstetra

Consejos para diferenciar un ginecólogo de un obstetra

  • Es muy común encontrar profesionales que se hayan especializado en las dos ramas, puesto que ambas son de mucha relación, éstos son los ginecobstetras;  éstos son profesionales más completos que te podrán atender de una manera integral.
    Cómo diferenciar un ginecólogo de un obstetra
¿Te ha gustado?
6 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.